La ciencia vincula el estrés paterno con los “terribles dos años” de los niños

Los expertos vinculan el estrés del padre en los meses posteriores al nacimiento de su hijo con el posterior desarrollo de problemas emocionales y de comportamiento del niño a los dos años

Los “terribles dos años” son un periodo del desarrollo infantil especialmente difícil y temido por las familias primerizas, caracterizado por rabietas, gritos, llantos y el uso repetido de la palabra ‘no’. Ahora, los investigadores del King’s College London pueden haber descubierto finalmente la causa de los llamados “terribles dos”.

Para llegar a estas conclusiones, los autores de la investigación, la más reciente y novedosa sobre este tema, tomaron los datos de una cohorte de nacimiento de Finlandia que incluía a 901 padres y 939 madres, los cuales rellenaron cuestionarios sobre sus niveles de estrés, ansiedad y depresión durante la gestación, tres etapas del puerperio (periodo entre el nacimiento y 35 o 40 días después) y una entrevista final a los dos años en la que indicaban los posibles problemas de sus hijos.

Un nivel alto de estrés en el padre antes y después del parto podría repercutir en un mayor riesgo de su hijo a desarrollar problemas emocionales y conductuales a los dos años, independientemente del estrés materno

Hay ríos de tinta sobre los efectos que tiene el estrés materno en la salud presente y futura del bebé, pero ahora, un nuevo estudio realizado por miembros del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del King’s College of London (Reino Unido) y el Institute for Health and Welfare, ponen el foco en cómo afecta el estrés paterno en los problemas emocionales y de conducta de los niños a los dos años.

La investigación, que se ha dado a conocer en el Journal of Child Psychology, Psychiatry and Allied Disciplines, indica que los hijos de padres que han tenido niveles altos de estrés antes y después del parto podrían tener mayores probabilidades de presentar problemas emocionales y de conducta al cumplir los 24 meses de edad. Este periodo del desarrollo infantil, al que tradicionalmente nos referimos de forma popular como “los terribles dos años”, se manifiesta con rabietas, gritos, mayor propensión al llanto, el uso continuado del ‘no’, e incluso agresividad en el niño.

 

Aprende a diferentes estrategias para acompañarles de forma respetuosa durante las rabietas para mantener la calma en esas ocasiones en las que ellos pierden el control de la situación y de sus emociones con el Curso Online “Las Rabietas”

 

Para llegar a establecer esta asociación, los investigadores han estudiado los comportamientos paternos con los niños debidos a sus niveles de estrés o el impacto en los comportamientos maternos. La asociación más fuerte que encontraron fue la del estrés paterno a los tres meses del posparto con más riesgo de problemas emocionales y conductuales en los niños, incluso cuando se tenía en cuenta el estrés, depresión y ansiedad de la madre.

En este sentido, el estado emocional de la madre suele ser el objeto principal de estudio en prácticamente todas las investigaciones sobre el impacto de la crianza en los hijos/as. No obstante, cada vez son más los estudios que se centran en la corresponsabilidad en la crianza y en la necesidad de cuidar la salud mental y el bienestar emocional de ambos progenitores.

La vuelta al trabajo o la falta de sueño podría aumentar el estrés paterno

Además, creen que el estrés paterno no se va minimizando con el tiempo, sino que el regreso al trabajo tras los permisos laborales asociados a la paternidad, los problemas para dormir que causan los bebés y las dificultades de comportamiento cada vez más evidentes también podrían llegar a contribuir al desarrollo de dichos comportamientos en los pequeños.

Los niveles de estrés se clasificaron en una escala de 20 puntos, considerando que 10 o más eran niveles altos de estrés. El 7% de los padres del estudio presentaron mucho estrés en las primeras etapas perinatales, un porcentaje que aumentó al 10% después del nacimiento del bebé.

 

El estrés paterno y los terribles dos años

 

El estrés provoca falta de disponibilidad y genera un estilo de crianza negativo

Los autores del estudio apuntan a que el estrés podría causar “falta de disponibilidad emocional o física con el niño, estilo de crianza negativo, conflicto de relaciones, impacto en la salud mental de la madre o una combinación de estos”, lo que puede acabar desencadenando los problemas del niño hacia los 24 meses de edad, cuando comienzan a ser más conscientes de las emociones del entorno y de sus propias emociones.

Según los investigadores, la ausencia en la búsqueda de ayuda de los padres o la tendencia a sentirse excluidos puede agravar el problema. Los hombres, al parecer, tienden a expresar peor sus necesidades y padecen sus estados emocionales adversos en silencio:

“Nuestro estudio encontró que el estrés paterno hace una contribución única a los resultados del niño, particularmente durante los primeros meses del posparto. No obstante, los hombres pueden ser reacios a buscar ayuda o expresar sus necesidades durante este tiempo y pueden sentirse excluidos del enfoque materno de los servicios perinatales, ha explicado la Dra. Fiona Challacombe, principal autora del estudio.

 

El estrés paterno y los terribles dos años

 

Asimismo, es difícil establecer en qué medida la asociación entre el estrés paterno perinatal y los problemas emocionales de los niños a los dos años es más correlacional que causal o viceversa, ya que de la misma forma que el estado emocional del padre influye en sus hijos, el estado emocional de estos también influye en el grado de estrés paterno.

Si quieres más información o necesitas asesoramiento profesional, en la Tribu CSC puedes consultar online a nuestro equipo de expertos/as en salud materno-infantil y crianza respetuosa. Entre ellos/as se encuentra la psicóloga Mamen Bueno

 

¿Te interesa todo lo relacionado con Crianza Respetuosa?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Crianza Respetuosa y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "La ciencia vincula el estrés paterno con los "terribles dos años" de los niños"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube