La disquecia del lactante: Cuando el bebé no está estreñido pero le cuesta hacer caca

Se trata de un trastorno benigno que se produce por la inmadurez del bebé que es incapaz de sincronizar el empuje con la apertura del ano para hacer caca

Artículo publicado el 10 Jul 2021 - Este artículo ha sido revisado y actualizado con fecha 28 mayo, 2024

La disquecia del lactante es un cuadro benigno que afecta a los recién nacidos y que se confunde en muchas ocasiones con el estreñimiento. Pero no es lo mismo. En el primer caso, existe una falta de sincronía entre las ganas del bebé de hacer caca y cómo reacciona su cuerpo, o más bien cómo no reacciona. El esfínter se contrae impidiendo que salgan las heces.

Sin embargo, la reacción del bebé es contraerse, hacer esfuerzo, ponerse colorado y llorar. Así que, como (p)madres nos preocupamos de inmediato, tratamos de calmarlos de todas las formas posibles. Igual que si hace caca demasiadas veces, o la hace mientras toma el pecho. Y, al final, podemos caer en la tentación de “ayudarlos” para que hagan caca. Y es ahí donde hay que ser prudentes. Con la intención de aliviarles, podemos provocarles un problema que no tienen.

¿Qué es la disquecia del lactante?

Desde el punto de vista médico, la disquecia del lactante es un trastorno funcional, transitorio y benigno que afecta a los menores de seis meses y alimentados con leche materna. El bebé empieza a empujar, se pone colorado, pero no consigue expulsar las caquitas al menos durante 10 minutos. Estas maniobras suelen ir acompañadas de un llanto intenso que desaparece en cuanto las expulsa.

“Vemos que encoge las piernas, aprieta con fuerza, protesta y se pone muy colorado, pero cuando revisamos el pañal no ha conseguido expulsar nada“, explica la pediatra del equipo de Criar Con Sentido Común, Gloria Colli, en este post.

 

 

“Esto sucede porque para eliminar las heces precisa relajar el esfínter anal después de apretar. Este proceso de coordinación de los dos movimientos: primero apretar, después relajar, no es tan fácil. A veces lo conseguirá, pero precisará intentarlo muchas veces hasta que funcione sin problemas“, añade la especialista infantil.

Es decir, no es un problema de salud sino que falla la coordinación entre el aumento de la presión intra abdominal y la relajación del suelo pélvico. Es una situación que se puede prolongar algunas semanas pero al final desaparece sin necesidad de tratamiento alguno. “El bebé debe aprender a coordinar el esfuerzo con la relajación y si lo estimulamos no le estamos dando la oportunidad de hacerlo”, subraya Gloria Colli.

Diferencias entre la disquecia y el estreñimiento

La disquecia del lactante se produce por la inmadurez del bebé, porque es incapaz de controlar el esfínter anal y abrirlo cuando tienes ganas de defecar. El estreñimiento, sin embargo, se produce porque el bebé tiene dificultades reales a la hora de hacer salir sus deposiciones. Estas son cacas duras, secas y en formas de bolitas. Es posible que se pase varios días sin hacer caca, aunque también puede ocurrir que lo haga a diario y aún así esté estreñido.

Un bebé estreñido sí siente dolor y lo pasa mal. Se mostrará incómodo y llorará (como en la disquecia) pero puede incluso sangrar por pequeñas fisuras en el ano al expulsar la caca. La disquecia del lactante, por el contrario, “no duele ni molesta”. Además, las heces son blandas y semilíquidas.

 

 

Otra de las diferencias es que la disquecia del lactante se da en bebés que se alimentan con leche materna en exclusiva. De hecho, es muy raro que un niño alimentado con el pecho sufra de estreñimiento. Por el contrario, los peques que se alimentan con leche artificial sí son más propensos a estreñirse. Es más, una de las soluciones para ayudarles a superar este trastorno es cambiar la leche de fórmula por otra. Existen, incluso, leches especiales para combatir el estreñimiento.

Y, por último, mientras la disquecia del lactante no necesita tratamiento, el estreñimiento sí puede necesitar la intervención del pediatra (en la Tribu CSC podéis consultar vuestras dudas con nuestras profesionales). Este decidirá si es necesario recetar algún medicamento para aliviar al peque, como supositorios. Podéis probar antes (o al mismo tiempos) algunos remedios naturales contra el estreñimiento (y, no, introducir un termómetro o una ramita de perejil no está entre ellos).

 

Descubre qué debes tener en casa y qué no para medicar antes de ir al médico con el Seminario Online “Botiquín Infantil”

 

Algunos consejos para acompañar al bebé cuando no puede hacer caca

Ante la disquecia del bebé no hay que tratar al bebé como hemos visto porque es algo transitorio y propio del desarrollo de su cuerpo. Sin embargo, sí podemos tener ciertos comportamientos para acompañarlo durante esos momentos.

Lo primero y principal es mantener la calma y asumir que, si las deposiciones son blandas o líquidas, no está estreñido. Eso significa que no hay que estimularle con nada. Es más; si lo hacéis podéis conseguir el efecto contrario, que se acostumbre y solo haga caca con estímulos externos.

 

 

Es muy probable que se despierte por la noche o incluso llore mientras duerme si tiene disquecia del lactante. Por eso, hay que acudir a atenderle y calmarlo. Si respondemos, si sabe que estamos allí, volverá a dormirse. También es posible, además, que coma menos o menos veces y menos cantidad.

Sí podemos darles masajes suavecitos en el abdomen. Hay que realizar movimientos suaves y circulares, en el sentido del reloj. Existen distintas técnicas de masaje infantil que favorecer el buen funcionamiento intestinal de los bebés.

 

Descubre los beneficios del masaje infantil tanto para el bebé como para ti, de la mano de la Fisioterapeuta Marta Saeta, en el Seminario Online “Masaje infantil”

 

Por otro lado, podemos flexionar sus piernecitas presionando un poco el abdomen, pero sin ejercer mucha presión. Esto puede ayudarle a sincronizar el esfuerzo abdominal y la apertura del esfínter anal para que libere la caquita.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Alimentación Complementaria?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Alimentación Complementaria y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

2 comentarios en "La disquecia del lactante: Cuando el bebé no está estreñido pero le cuesta hacer caca"

  1. En mi caso mi peque puede tardar hasta 7 días en hacer caca pero nunca hace esfuerzo, cuando la hace apenas se le nota en la cara, aún así mi pediatra dice que es diquecia. Es correcto o puede deberse a otro motivo?

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube