Diástasis y problemas musculares que pueden aparecer en el postparto

La diástasis es un problema común tras el parto que va más allá de la estética, ya que puede afectar a nuestra salud

Que el cuerpo cambia durante el embarazo es más que evidente, pero hay cosas que no se ven a simple vista en el postparto y una de ellas es la diástasis abdominal y los problemas musculares que se derivan de este estado.

¿Qué es una diástasis abdominal?

Durante el embarazo los músculos abdominales se expanden para dar espacio al bebé y esto hace que se produzca una rotura de la línea alba, dando lugar a una diástasis. Después del parto, no siempre vuelve a recuperar su forma anterior… ¿Os suena, verdad?

 

postparto

 

En el postparto debería volver a su forma natural, pero en el 80% de las mujeres (aproximadamente) esta alteración musculoesquelética perdurará quedando el abdomen con aspecto flácido.

El aumento de esta distancia entre estos músculos puede aparecer durante el segundo trimestre, pero es sobre todo durante el tercer trimestre del embarazo cuando la incidencia es total. Esta patología va más allá de lo estético, provocando problemas como pérdidas de orina, dolor al mantener relaciones sexuales, estreñimiento, malas digestiones, dolor abdominal, etc.

¿Cuándo deberíamos sospechar de una posible diástasis?

La diástasis y sus problemas funcionales están relacionados con problemas en el suelo pélvico en el postparto. Así que podemos sospechar de diástasis cuando aparecen síntomas como estos:

  • Incontinencia urinaria, fecal o algún tipo de disfunción sexual.
  • Prolapso de los órganos abdominales.
  • Dolor pélvico.
  • Problemas digestivos como: gases, problemas con las digestiones, estreñimiento…
  • Si al incorporarnos, al toser, reír o estornudar notamos que sale uno o varios bultos, es que existe una posible hernia y la pared abdominal no puede contener de forma adecuada los órganos.
  • Alteración del patrón de respiración.
  • Si ha sido un embarazo múltiple, el niño ha sido grande o si es el segundo o tercer embarazo.
  • Si se ha ganado más peso del recomendado.
  • Si hay flacidez abdominal.
  • Bajo tono abdominal previo al embarazo.
  • Parto prolongado, con mucho trabajo durante la fase expulsiva.
  • Si hay cesáreas previas (ya que esta intervención implica separar los abdominales justo por la línea alba y conlleva un cambio de la biomecánica muscular).

 

Recupérate antes y mejor tras el parto, mejorando tu higiene postural y fortaleciendo tu suelo pélvico con el Seminario Online «El método 5P»

 

¿Cómo puedo comprobar si tengo diástasis?

Si has contestado de forma afirmativa a alguno de los síntomas anteriormente descritos, es momento de hacer un sencillo test orientativo en casa:

  • Busca una superficie firme donde puedas tumbarte (el suelo es mejor que la cama).
  • Coloca las rodillas flexionadas y los pies bien apoyados en el suelo.
  • Levanta un brazo y coloca la mano detrás de la cabeza.
  • Con la otra mano libre, pon los dedos en el abdomen, a la altura del ombligo.
  • Con el acompañamiento de la mano de la nuca, realiza una pequeña abdominal. Bastará con levantar la cabeza del suelo (como si hicieras una abdominal de las comunes).
  • Con la yema de los dedos busca si se produce un hueco entre los dos rectos abdominales («la tableta de chocolate»).

 

 

Si en este hueco te caben dos dedos o calculas que la separación es igual o superior a 2’5cm, es posible que exista una diástasis de los rectos abdominales.

¿A qué profesional debo acudir?

Si la prueba anterior ha salido positiva no hace falta salir corriendo al médico, pero sí tenerlo en cuenta para comentarlo en la revisión postparto o pedir cita, ya sea con el ginecólogo o con un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico.

Tras el parto, una de las cosas que debería realizar el ginecólogo u obstetra es comprobar el estado de la pared abdominal y, en caso de ser necesario, derivar al fisioterapeuta. Esto nos permitiría ponerle remedio lo antes posible y posibilitar una correcta recuperación.

 

 

La recuperación natural y la mayor disminución de la diástasis tiene lugar entre el primer día y la octava semana después del parto. Cuando no se da la disminución de la distancia entre los rectos abdominales de manera natural, tenemos que ponernos en manos de especialistas para ponerle solución ya que no se trata sólo de un tema estético, es un tema de salud.

Pero por desgracia, no siempre es así… Muchas veces oímos hablar de la diástasis el primer día de gimnasio donde acudimos para solucionar la flacidez abdominal. Por este motivo, cada vez más, disponen de personal muy bien formado en este campo que nos indicarán que acudamos al fisio o al ginecólogo, para luego poder coordinar con ellos parte del tratamiento.

Medidas que puedo tomar para reducir el impacto de la diástasis en el postparto

La diástasis es un problema muy común y fácil de observar. Es importante no caer en el error de sobrediagnosticar ni banalizar, y obtener un diagnóstico fiable. Para reducir su impacto, podemos:

  • Mantener una buena postura cuando estamos de pie, sentadas o dando el pecho.
  • Tener la cuna, el cochecito y cambiador bien graduados a nuestra altura para no hacer esfuerzos.
  • No estar mucho rato de pie quietas durante la primera semana después del parto.
  • Realizar ejercicios circulatorios.
  • Evitar cargar pesos.
  • No hacer los abdominales tradicionales.
  • Tomar medidas contra el estreñimiento.
  • Levantarnos de la cama o del sofá de manera adecuada para no hacer una hiperpresión abdominal e intentar contraer el suelo pélvico para protegerlo.
  • Evitar valsalvas (esfuerzos con apnea, aguantando la respiración).
  • Si se puede, evitar un segundo embarazo antes de la completa recuperación.

 

 

Es importante remarcar que no hay suficientes estudios con validez científica que avalen si un método es mejor que otro. Se ha visto que solo realizar hipopresivos o solo ejercicios de suelo pélvico no es suficiente. Los investigadores apuntan que, con la evidencia que hay, para recuperarnos de una diástasis y de las alteraciones del suele pélvico tras un embarazo, es necesario hacer un tratamiento global empezando con una re-programación del control motor más que con un re-entrenamiento muscular.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 120 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 17 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Diástasis y problemas musculares que pueden aparecer en el postparto"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube