Accidentes domésticos más comunes en los niños (I): Caídas, golpes y descargas eléctricas

Uno de los grupos de mayor riesgo ante los accidentes domésticos lo conforman los menores de tres años

¿Sabes cuáles son los accidentes domésticos más comunes en los niños, cómo proteger a tus hijos de ellos y cómo actuar en caso de que ocurran? Te contamos cuáles son, cómo evitarlos y cómo actuar cuando se producen.

Accidentes domésticos más comunes en los niños

Los peques son los habitantes de la casa más vulnerables frente a los posibles accidentes en el hogar. Su desconocimiento del entorno que les rodea y su fragilidad hacen que estén especialmente desprotegidos ante las situaciones potencialmente peligrosas que puedan surgir dentro de una casa.

Durante el confinamiento debido a la pandemia por coronavirus, las urgencias pediátricas han detectado un aumento de los accidentes domésticos en niños. Y es que cuanto más tiempo estemos en casa, más aumentan las posibilidades de sufrir accidentes, y uno de los grupos de mayor riesgo son los menores de tres años. Estos son algunos de los accidentes domésticos más habituales en los que suelen estar implicados los pequeñines de la casa:

Accidentes domésticos más comunes: Caídas y golpes

Son unas de las causas más frecuentes de accidentes infantiles en el hogar. Los niños tienden a girar sobre sí mismos incluso con pocos días de edad. Hay que tener cuidado, sobre todo, con los golpes en la cabeza. Para ello:

  • Cuidado con las escaleras. Si en tu casa hay escaleras, pon especial cuidado en impedir que se precipiten por ellas instalando puertas de seguridad para evitar accidentes. Recuerda que los tacatás o andadores no están recomendados debido a su peligrosidad y a que entorpecen el ritmo de desarrollo psicomotor de los peques. Potenciar su movimiento libre en espacios seguros y despejados es lo mejor para su desarrollo.
  • Ventanas abiertas: una tentación peligrosa. Muchos pequeñines sienten la tentación de subirse al sofá, silla o cama para asomarse a las ventanas abiertas. ¡Son tremendamente irresistibles para ellos! Para evitar que se conviertan en un punto peligroso hay varias soluciones: instalar cierres adecuados para niños, mosquiteras, rejas o barrotes exteriores… Una caída por la ventana, incluso desde un primer piso, puede resultar mortal para un niño pequeño. ¡Mejor prevenir que lamentar! Vigila también las salidas de acceso a terrazas, jardines y patios (especialmente si los espacios exteriores son elevados o tienen piscina).

 

 

  • Un espacio de sueño seguro. Hay que evitar dejar solo durmiendo al bebé en nuestra cama o un sofá. Podría girarse o reptar y acabar en el suelo. Con los que duermen en la cuna también se debe extremar la precaución y pasarles a una camita baja o con barrera de protección en cuanto comienzan a ponerse de pie en ella. Mientras tanto, puedes evitar el riesgo de asfixia colocando al bebé a los pies de la cuna. ¡Es el lugar más seguro para él! En las sillitas, tronas y hamaquitas, comprueba que el arnés esté siempre abrochado y bien ajustado.

Cómo actuar ante un golpe en la cabeza

Los servicios de urgencias pediátricas atienden centenares de casos al año de bebés que se han caído de la cama de los padres o por las escaleras. Los golpes en la cabeza resultan especialmente peligrosos para los niños pequeños ya que sus efectos pueden resultar duraderos.

Si tu bebé se ha dado un fuerte golpe en la cabeza, comprueba la zona afectada por el impacto. Un golpe en la cabeza puede producir una lesión superficial en la piel, como una herida, raspón, un hematoma o un chichón. Estas lesiones son de fácil solución: un buen lavado con agua y jabón de las heridas superficiales, algún punto de sutura si es necesario y hielo en el chichón serán suficientes.

También debes examinar la nariz, ojos y oídos para detectar posibles hemorragias internas. Si tu bebé tiene menos de 12 meses, debes acudir a un hospital para que lo valoren.

 

 

Lo normal es que después del berrinche y aunque todo esté bien, el niño se duerma debido al cansancio provocado por el susto y el llanto. Puedes dejarle descansar, pero debes prestar atención para detectar si el peque presenta mucha somnolencia o le cuesta despertar tras un golpe en la cabeza.

El problema se plantea cuando el golpe ha sido mayor y sospechamos que hay una fractura de cráneo o una conmoción cerebral. Si el peque presenta pérdida de consciencia, irritabilidad, somnolencia excesiva, convulsiones, alteraciones de la vista o sangrado por la nariz o los oídos; hay que acudir a urgencias. En este post te contamos más detalladamente cómo actuar según la edad y los síntomas del peque.

Electricidad, otra causa común de accidente infantil

Los enchufes y cables eléctricos son muy peligrosos para los niños. Cuando comienzan a gatear, su curiosidad les acerca peligrosamente a ellos. Algunas medidas para minimizar riesgos consisten en:

  • Proteger todos los enchufes de la casa. Sobre todo, los colocados al alcance de la mano de los pequeños, para impedir que metan en ellos los dedos. Hay que hacerlo desde que comienza la etapa de sedestación, porque desde que empiezan a sentarse solitos en el suelo hasta que gatean pasa muy poquito tiempo y nos pueden sorprender desplazándose por la casa en el momento menos pensado.
  • Enchufes con toma de tierra. Son una buena opción para prevenir calambres y accidentes. Muchos llevan incorporado un botón de encendido y apagado que los hace aún más seguros.

 

 

Cómo actuar en caso de descarga eléctrica

Lo que hay que hacer es interrumpir inmediatamente la corriente eléctrica y examinar la piel del niño en la zona por donde ha pasado la corriente: si solo está enrojecida, hay que ponerla bajo el chorro de agua fría. En cambio, si se ha producido una quemadura debemos valorar la importancia de la misma.

En las quemaduras superficiales la piel suele estar oscura y pegada a la dermis o se puede formar una ampolla. En estos casos, se puede atender al niño en la propia casa sin la intervención de un médico. Tenemos que empapar con agua fría una gasa y aplicársela sobre la piel. Después, hay que cambiar frecuentemente la gasa empapada sobre la parte quemada, para mantenerla fresca. Pasados unos 10 minutos, hay que quitar la gasa y aplicar una capa abundante de crema antiquemaduras. Finalmente, cubriremos la herida con una gasa estéril y fijaremos sus lados con un esparadrapo. En el Seminario Online «Botiquín infantil», la pediatra de la Tribu CSC, Gloria Colli, nos habla de lo que nos conviene tener siempre en una casa con peques.

 

 

Si el niño presenta una quemadura amplia y profunda y/o sufre un ligero shock (aunque esté consciente), está pálido, tiene sudor frío y debilidad muscular, hay que tumbar al niño con las piernas ligeramente más elevadas que la cabeza poniéndole una almohada debajo de las rodillas, taparle con una mantita y buscar ayuda médica.

Si tiene náuseas o vomita, hay que tumbar al niño con la cara de lado (para que no se ahogue con el vómito) y llamar al médico o llevar al niño a urgencias. Igualmente, si la quemadura afecta a las capas más profundas de la piel, aplicaremos un paño empapado en agua y también hay que llevar al niño, lo antes posible, a un centro de urgencias.

 

Aprende a detectar cuándo una enfermedad empieza a ser grave, qué síntomas sirven de alerta en un bebé y cómo actuar cuando tu peque está enfermo/a con nuestro Seminario Online «¿Cuándo ir a urgencias?»

 

En Criar con Sentido Común tenemos un seminario online específico para crear espacios de aprendizaje, desarrollo, juego y descanso seguros para los más peques de la casa. Podéis ver este y los más de 120 Cursos Online de CSC de forma totalmente gratis si sois miembro de la Tribu CSC, lo que además os da acceso a realizar consultas online a cualquier miembro del equipo de profesionales de Criar con Sentido Común que os asesorarán y os darán la información necesaria para tomar las mejores decisiones para la crianza, la salud y la educación de vuestros peques. ¡Os esperamos familias!

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Accidentes domésticos más comunes en los niños (I): Caídas, golpes y descargas eléctricas"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube