¿Os han dicho que no le deis vitamina D al bebé porque se le está cerrando la fontanela? No hagáis caso

Si el bebé no tiene carencia de vitamina D el suplemento no hará nada porque equivale, simplemente, a estar un rato más al sol

Desde hace unos años se recomienda en España suplementar a los bebés con vitamina D (e, incluso, a las madres en lugar de a estos) para compensar las carencias observadas en muchos niños y niñas debido a que cada vez hacemos menos vida en el exterior.

El suplemento de vitamina D a los bebés se recomienda hasta los 12 meses de vida, ya que a partir de este momento se supone que el bebé ya consume alimentos sólidos habitualmente (además de leche materna o de vaca) y ya no es necesaria.

El suplemento no es más que una pequeña dosis de vitamina D que previene la carencia en todos los peques, porque a los que les falta les puede ir muy bien y a los que no les falta no les hace ningún mal.

 

Vitamina D y fontanelas del bebé

 

Ahora bien, algunas personas, incluso profesionales, creen que la vitamina D puede llegar a cerrar prematuramente la fontanela del bebé y, por este motivo, a muchas familias se les recomienda dejar de dar el suplemento para evitar que se produzca la soldadura prematura de los huesos del cráneo (craneosinostosis). ¿Y a vosotros/as? ¿Os han dicho que no le deis vitamina D a vuestro/a bebé porque se le está cerrando la fontanela? Es un error.

¿Qué es la fontanela? ¿Cuándo se cierra la fontanela de un bebé?

La cabeza de los bebés está formada por 6 huesos que se unen los unos a los otros por un tejido llamado sutura, muy resistente, que permite que los huesos vayan creciendo sin soldarse los unos a los otros, dejando huecos que se pueden palpar desde fuera. Uno de ellos, el más evidente, es la fontanela.

La fontanela del bebé o, mejor dicho, las fontanelas (porque nacen con dos) son la anterior, que es la más grande y la que más tarda en cerrar; y la posterior, más pequeña y que cierra enseguida. La anterior, que está en la parte superior de la cabeza del bebé, se suele cerrar entre los 9 y los 18 meses. La posterior se cierra muy pronto, entre el primer y el segundo mes de vida del bebé.

 

Vitamina D y fontanelas del bebé

 

La vitamina D y los huesos: ¿Qué pasa si no le doy a mi bebé la vitamina D?

La vitamina D está vinculada a la formación y el crecimiento de los huesos. Así, los bebés que tienen carencias severas de esta vitamina pueden llegar a sufrir raquitismo (huesos débiles y blandos), e incluso pueden tener problemas en la formación de los dientes, de manera que el riesgo de caries sea mayor.

Incluso tan solo una carencia leve puede provocar una formación ósea un poco más lenta que la de los bebés con niveles más elevados, de forma que se prolonga el cierre de las fontanelas. Es por esto que antiguamente muchos pediatras, cuando veían que una niña o un niño era ya “mayorcito” (se acercaba a los 2 años) y tenía una fontanela muy abierta, daban suplemento de vitamina D.

“Le han visto la fontanela muy cerrada por culpa de la vitamina D”

A veces se piensa erróneamente que si un bebé de pocos meses tiene la fontanela muy cerrada, es por culpa del suplemento y se indica a los progenitores que no le den al bebé más vitamina D, sin estar claro si la puede necesitar o no.

Esto no tiene ningún sentido, porque si fuera cierto la recomendación debería ser: “No le deis más vitamina D, dadle poca leche, pescado y huevos, y limitad la exposición del bebé a la luz exterior”. Y todo eso no lo dice nadie.

 

Vitamina D y fontanelas del bebé

 

El suplemento de vitamina D ayuda a los niños y niñas que tienen carencias, a los que tienen déficit, y la fontanela se cierra despacio precisamente porque existe una carencia. Al dar suplemento y restaurar los niveles óptimos, la fontanela se cierra más rápido.

Pero si el bebé no tiene carencia de vitamina D el suplemento no hará nada porque equivale, simplemente, a estar un rato más al sol o a aumentar la ingesta de vitamina D con alimentos ricos en ella. Por eso mismo, a los bebés sin carencias no les acelera el cierre de la fontanela y, en consecuencia, ¡no tiene sentido retirarla por este motivo!

¿Y si se le quita igualmente?

Pues entonces la recomendación es hacer mucha más vida fuera de casa y que el bebé tenga exposición a la luz del día, cuanta más mejor (pero sin exponerle directamente a los rayos solares en verano, si hay riesgo de quemadura). Durante el verano es más fácil que no haya carencias (también más fácil que se produzcan quemaduras, así que hay que tener mayor cuidado), pero durante el otoño y el invierno, la exposición es menor, por lo que que también aumenta el riesgo de una posible carencia (que se puede compensar enfocándonos más en la dieta).

Teniendo en cuenta que además de afectar a la osificación la vitamina D está relacionada con el desarrollo del lenguaje y con el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y respiratorias -como la bronquiolitis o la COVID-, puede ser interesante asegurarse su ingesta con el suplemento, al menos en las épocas en que salimos menos de casa.

 

Descubre qué debes tener en casa y qué no para medicar antes de ir al médico con el Seminario Online “Botiquín Infantil”

 

Y no, esto no afectará a las fontanelas, que se cerrarán cuando se tengan que cerrar. Hace milenios los humanos vivíamos en el exterior gran parte del día, también mamábamos (leche materna de mujeres con niveles correctos de vitamina D) y los que estaban cerca de los ríos comían mucho pescado (rico en vitamina D). Con semejante cantidad de vitamina D todos los bebés habrían cerrado las fontanelas muy rápido y no se habrían desarrollado correctamente, ni habrían tenido la posibilidad de llegar a ser individuos adultos. Así que de ser cierta la teoría de que a más vitamina D fontanelas más cerradas… ya nos habríamos extinguido.

En cualquier caso, si necesitáis asesoramiento profesional sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud de vuestros/as peques, en la Tribu CSC podéis consultar online a nuestro equipo de expertos/as en salud materno-infantil y crianza respetuosa. Entre ellos/as se encuentra la pediatra Gloria Colli.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Recién nacido?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Recién nacido y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿Os han dicho que no le deis vitamina D al bebé porque se le está cerrando la fontanela? No hagáis caso"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube