¿Se me va a caer el pecho por amamantar?

Hay factores durante el embarazo y el posparto que influyen mucho más en la caída del pecho que la lactancia materna

Cuántas veces no habremos escuchado la frase: «No, yo no voy a dar el pecho porque no quiero que se me caigan tras la lactancia». Muchas, ¿verdad? Yo incluso se las he escuchado a pacientes que vienen a mi consulta, operadas de implantes mamarios a las que el cirujano plástico les ha comentado que mejor no amamantar para evitar ese tipo de problemas. ¿Pero, qué hay de verdad en esto? ¿El pecho se cae por culpa de la lactancia materna? ¿Es mejor no dar el pecho si no quiero que me ocurra? 

El desarrollo de la glándula mamaria

La mama es un órgano que se va desarrollando a lo largo de la vida de la mujer. Nacemos simplemente con el botón mamario, y es en la pubertad cuando empieza a desarrollarse el pecho. Sin embargo, es durante el embarazo cuando más se estimula este crecimiento y más se desarrolla la glándula mamaria. De hecho, muchas mujeres notan que están embarazadas precisamente porque perciben que les ha crecido el pecho y/o tienen más sensibilidad en la zona. 

 

 

Este crecimiento es mayor durante el primer trimestre, y ocurre en la inmensa mayoría de las mujeres (de hecho si no ocurre, hay que estar muy pendientes si se quiere amamantar, ya que puede haber un problema de base con la glándula mamaria y su posible producción). Cuando se suspende la lactancia materna, la glándula mamaria involuciona, aunque nunca vuelve al tamaño original que tenía antes de que la mujer se quedara embarazada.

La subida de la leche

Otro momento en el que el pecho aumenta de tamaño, pero de forma menos significativa, es durante la subida de la leche, que ocurre a los 2-3 días tras el parto. Esta subida puede ser más o menos intensa dependiendo de diferentes circunstancias: cuanto más se amamante y más frecuentemente lo haga durante los primeros días, paradójicamente, menos se va a sentir esa subida.

 

 

Y cuánto más se restrinjan las tomas, normalmente el pecho se pone más duro y es más difícil de drenar. También se ha visto que influye la administración de líquidos en el parto. Sueros intravenosos que son necesarios en caso de epidural, administrados en gran cantidad, pueden conllevar a un edema en la glándula mamaria posterior.

Cómo evitamos la lactancia

A las mujeres que tienen muy claro que no quieren amamantar, se les suele dar una medicación tras el parto (cabergolina, que inhibe la producción de prolactina que es la hormona encargada de la producción de leche). Sin embargo, aunque administrada precozmente tras el parto tiene buenos resultados, no siempre es eficaz, consiguiendo disminuir los síntomas de congestión mamaria en un 70-85% de los casos.

 

 

Por supuesto, también es importante destacar, que se trata de un medicamento y como tal, tiene contraindicaciones: no se puede dar en mujeres con hipertensión en el embarazo y postparto, tampoco si hay antecedentes cardíacos y presenta efectos secundarios frecuentes como dolor de cabeza, náuseas, vómitos, alteración del estado de ánimo…

En definitiva, es una medicación que administrada precozmente es eficaz, pero que no te asegura que no vayas a tener la subida de la leche y que además tiene efectos secundarios. 

¿Se cae el pecho por la lactancia?

Por lo que hemos visto anteriormente, en realidad, son estos dos momentos: crecimiento del pecho durante el embarazo y subida de la leche (mucho más el primero) los que determinan el aumento de volumen mamario, y los que pueden hacer que posteriormente el pecho quede caído. 

 

Las mujeres tenemos tetas

 

La lactancia establecida influye en mucho menor grado que todo lo anterior. De todo esto, se habla en un estudio realizado por cirujanos plásticos americanos, que siguieron a mujeres que habían sido sometidas a implantes mamarios y posteriormente se habían quedado embarazadas:

El estudio evaluó los cambios en las medidas de los pechos en mujeres que habían tenido un embarazo en mujeres que se sometieron a un aumento de pecho y amamantaron (57 pacientes) y aquellas que no amamantaron (62 pacientes). Las mediciones se tomaron antes del embarazo y un año después del embarazo o un año después de completar la lactancia.

Los cambios en las medidas del pecho el grado de flacidez no fueron significativamente diferentes en las pacientes de que amamantaron y las que no lo hicieron. En general, las medidas de los senos y la gravedad de la flacidez aumentaron en las pacientes, pero se atribuyeron a cambios que ocurrieron solo debido al embarazo.

Un estudio similar en mujeres sin implantes mamarios encontró que la lactancia materna no era un factor de riesgo significativo para la flacidez del pecho. Dado que la lactancia materna mejora la salud general tanto de la madre como del niño, la educación del paciente sobre este tema es de importancia.

 

Aprende a identificar y corregir los posibles inconvenientes que surgen durante la lactancia con el Seminario Online «Problemas de la lactancia»

 

Por todo esto, si te preocupa que tu pecho se vaya a quedar caído si das lactancia materna, lamento decirte que simplemente por haberte quedado embarazada, ya tienes posibilidades de que esto ocurra por lo que no tiene sentido no amamantar por este motivo.

 

Vistas totales 131 , Vistas hoy 1 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Lactancia materna?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Lactancia materna y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿Se me va a caer el pecho por amamantar?"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube