Perdona por ponerte un 10

Carta a mis alumnos

Querido alumno, querida alumna:

Perdona por ponerte un 10, o un 7, o un 5… perdona sea cual sea la nota que te he puesto. Perdona por tener que poner una calificación a todo lo que has crecido este año, a todo lo que has aprendido, a todo lo que me has enseñado. Como si en una sola cifra cupieran todas las horas de lectura, los libros que dejaste a medias porque no te gustaban, el poema que escribiste para tu mejor amigo, los juegos inventados para aprender a poner la tilde en su sitio. Como si un solo número pudiera encerrar tus dibujos hechos con formas geométricas, tu capacidad para resolver problemas o tu creatividad.

Perdona, sobre todo, porque en ese boletín de notas no aparecen los números más importantes de este curso escolar: los 4 centímetros que has crecido en estos meses, los 2 dientes que se te han caído, las 3 amigas nuevas que has hecho este año, las 7 veces que has llorado porque tuvisteis un conflicto en el recreo y las infinitas horas que dedicamos a resolverlos y a aprender a expresar nuestras emociones.

Las 6 faltas de asistencia sí quedan reflejadas pero no pone que a pesar de tener la gripe te preocupaste de llamar a un compañero para saber qué habíamos hecho en clase. Tampoco quedan reflejadas nuestras charlas los lunes a primera hora para empezar la semana ni el análisis que hacíamos los viernes a última hora de cómo había ido todo.

No aparecen las dos lágrimas que se me escaparon cuando leí aquella carta que me escribiste ni las veces que nos hemos abrazado. No he podido reflejar en ningún sitio las veces que nos ha dolido la barriga de reírnos ni cuántas veces nos hemos enfadado.

Solo nombres de asignaturas cerradas y números que dicen tan poco de lo que hemos vivido en estos meses juntos… perdóname por no ser capaz de construir una escuela en la que lo importante no sea cuántos conceptos nuevos has memorizado este año. Porque tengo la absoluta certeza de que lo básico del aprendizaje, lo esencial, la lectura, el cálculo… lo habrías aprendido conmigo o sin mí.

Aprender es vuestra naturaleza y, a veces, aprendéis con ayuda de la escuela; otras veces, a pesar de ella.

Este verano no quiero que repases las tablas ni la ortografía. Pero espero que no olvides nada de lo importante que tanto hemos trabajado en clase. Si te enfadas mucho, espera a enfriarte para solucionarlo; enfadados solo disparamos palabras y nos cuesta escuchar a los demás. Habla de cómo te sientes tú, mejor que acusar a los demás. No ensucies la naturaleza. Sé amable con todo el mundo. Confía en ti. Besa y abraza mucho a quienes quieres, solo si te apetece. Sueña despierto y construye tu vida como quieras. Pregunta, no obedezcas a ciegas sin entender nada. Ríe cuanto puedas, llora si lo necesitas. Disfruta mucho este verano.

Nos vemos en septiembre.

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

1 comentarios en "Perdona por ponerte un 10"

  1. Me ha gustado mucho en este post ver expresados mis propios sentimientos ante las calificaciones que llegan al final del curso. Doy gracias a mi peque de 7 años por todo lo que me ha enseñado desde su nacimiento. Ella es y serà la mejor de todas las notas, de los expedientes académicos. Es la chica mas generosa y empàtica que nunca he conocido.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube