¿Por qué no debes llamar pesados a tus hijos?

Es más productivo y más respetuoso frenar y acompañar desde la conexión y el respeto

Artículo publicado el 24 May 2022 - Este artículo ha sido revisado y actualizado con fecha 19 noviembre, 2023

La crianza puede ser un reto agotador. Un bebé requiere atención continua y, cuando va creciendo, aunque las necesidades básicas van siendo más sencillas de cubrir, la atención que implica la crianza sigue siendo muy grande; y las medidas de conciliación brillan por su ausencia, lo cual tampoco ayuda a sobrellevar esta compleja tarea. A pesar de ello, hoy hablamos de por qué no debemos dejarnos llevar por el desbordamiento emocional y llamar pesados a los hijos.

Mi hijo es muy pesado

Las madres y los padres no somos las únicas personas que sufrimos esta falta de tiempo y de medidas para conciliar. Los niños y las niñas también sufren por esta falta de atención. En la mayoría de los hogares hay que hacer malabarismos para conseguir atender a niños y niñas mientras los dos miembros de la pareja, cuando la hay, mantienen su actividad laboral.

Mamáááááá, quiero agua. Pamáááááá, tengo miedo. Mamáááááá, el hermano me ha pegado. Pamáááááá, quiero estar contigo. Mamáááááá, mamáááááá, Mamáááááá. Pamáááááá, pamáááááá, pamáááááá. 

¿Por qué no debes llamar pesados a tus hijos?

Puede resultar abrumador. Lo sé. No es fácil conectar con tanta demanda de atención mientras se nos exige que sigamos rindiendo en el resto de facetas de nuestras vidas como si no estuviéramos criando; como si no conviviéramos con personitas que requieren nuestra atención de manera continua.

Y, ante esta situación, es fácil que nos sintamos desbordadas/os y caigamos en el error de llamarles “pesado” o “pesada”. Y digo error, porque aunque puede que lo hagamos de manera inconsciente, cada una de las palabras que les dirigimos tienen un peso en sus vidas.

También es cierto que cada niño o niña vive las situaciones y expresa las emociones de distinta forma y que, puede haber casos, en los que la intensidad o la insistencia nos desborden. Pero debemos tomar conciencia de que su demanda y su insistencia surgen de esa necesidad de atención y de ser visibles para nosotros/as, que para ellos/as es una necesidad básica y esencial para su supervivencia. Lo que en Disciplina Positiva llamamos la necesidad de pertenencia y significancia.

Descubre cómo educar con respeto y sin gritos, lágrimas ni castigos, mediante la Disciplina Positiva en nuestro Curso Online “Educación Respetuosa y Disciplina Positiva”

Por qué no llamar pesados a los hijos

Es fácil escuchar a una mamá decir frases como “Mi hijo es muy pesado”. O a un papá decir algo así como “Mi hija es muy pesada con otros niños”. Sin embargo, como ya hemos comentado, cada palabra que decimos sobre nuestros hijos y nuestras hijas se convierte en una etiqueta que les lastra y les condiciona; y más aún, si se les dice con frecuencia.

Pero es que además de los perjuicios que conlleva cualquier calificativo peyorativo que se asigne a los niños o las niñas, cuando les decimos que son pesados les estamos transmitiendo un mensaje muy negativo. Cuando le decimos a un niño que es muy pesado, le estamos haciendo sentir poco querido y poco valorado. Cuando le decimos a una niña que es muy pesada le estamos transmitiendo la idea de que no es importante para nosotros/as, de que sus asuntos y sus emociones no nos interesan. Justamente lo contrario de lo que necesitan y de lo que están reclamando con esa conducta que tanto nos exaspera.

Además, es injusto. Esa conducta que tanto desasosiego nos produce es exactamente la misma conducta que otra persona gestiona y acompaña con calma, así que ese desasosiego es nuestro y no es justo que responsabilicemos a nuestros hijos e hijas por ello.

¿Cómo se trata el TDAH en niños?

Es más productivo y más respetuoso que aprendamos a tomar distancia, aislarnos de la situación y tomar conciencia de que nos estamos dejando llevar por el piloto automático. Si somos capaces de frenar y acompañar desde la conexión y el respeto es más probable que solventemos la situación de forma satisfactoria para todas las partes y que, de paso, nos ahorremos el daño gratuito que les hacemos cuando les llamamos “pesado” o “pesada”.

En la Tribu CSC acompañamos a muchas familias en esta apasionante y compleja aventura de la crianza apostando siempre por un modelo respetuoso.

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Crianza Respetuosa?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Crianza Respetuosa y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿Por qué no debes llamar pesados a tus hijos?"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 semana de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube