Cómo proteger a recién nacidos y bebés de los mosquitos

No se recomienda ningún repelente para bebés menores de 2 meses, por lo que lo mejor es usar barreras físicas para evitar las picaduras

Artículo publicado el 8 Jun 2022 - Este artículo ha sido revisado y actualizado con fecha 6 agosto, 2022

El 20 de agosto se celebra el Día Mundial del Mosquito. Y es que después de las lluvias de primavera llega el buen tiempo, la proliferación de los mosquitos hematófagos (aquellos que se alimentan de sangre) y, lo que más nos preocupa, sus picaduras a bebés y niños pequeños. Así que una pregunta frecuente entre las familias en esta época del año es ¿qué puedo hacer para que no le piquen los mosquitos a mi bebé? 

Los sprays y las cremas no están recomendados para ellos por su toxicidad, así que ¿cómo podemos proteger a los más pequeños de la casa?

Reacciones alérgicas y transmisión de enfermedades

¿Sabías que los mosquitos macho se alimentan solo del néctar de las flores y que son las hembras las que nos pican para extraernos sangre? Con nuestro fluido impulsan su corto ciclo de vida (unos 50 días) y esparcen sus huevos (en cantidades industriales, ¡hasta 300 en cada puesta!) por el mundo.

Las hembras son capaces de detectarnos por las corrientes discontinuas de CO2 que emitimos por nuestra respiración y se dejan guiar por ellas hasta nosotros. Por este motivo, pican más a las personas que emiten más cantidad de este gas, por lo que que casi siempre van a atacar antes a los adultos que a los niños (no es cierto el mito de que los mosquitos eligen a aquellos que tienen la sangre más dulce).

 

¿Qué puedo hacer para que no le piquen los mosquitos a mi bebé?

 

Nos detectan por el olor a distancias de entre 10 y 50 metros y, una vez que nos han detectado usando el olfato para seguir los rastros de CO2, se dirigen a lo más interesante visualmente (en un rango de entre 5 y 15 metros). Ya a un metro de distancia de nosotros, lo que las termina de decidir entre una u otra persona, es el calor corporal.

De hecho, se ha descubierto que los mosquitos tienen un receptor olfativo de señalización en sus antenas (las antenas son la «nariz» de los mosquitos) con el que detectan el olor humano. Este receptor, llamado IR8a, reacciona a componentes volátiles que componen el olor corporal, entre ellos el ácido láctico, presente en el sudor humano. Así que, ya sabes: ¡cuánto más sudes más posibilidad de que te piquen los mosquitos!

Los mosquitos están mucho más activos al atardecer y tras las lluvias, ya que estas activan su ciclo de crecimiento (las hembras ponen sus huevos en entornos acuáticos, principalmente, y, en las ciudades, aovan en objetos y zonas que se encharcan fácilmente como cubos, macetas, piscinas, fuentes…). Es por este motivo que debemos tomar precauciones especiales en estos momentos y cerca de estos lugares.

En nuestro país coexisten unas 61 especies de mosquitos hematófagos. La mayoría se alimenta de animales (reptiles, anfibios, aves…), pero hay algunos que tienen especial preferencia por la sangre humana. En España los hematófagos que más nos fustigan son Anopheles spp (mosquito Anopheles), Aedes albopictus (mosquito tigre) y el Culex pipiens (mosquito común).

 

¿Qué puedo hacer para que no le piquen los mosquitos a mi bebé?

 

El mosquito tigre es el más conocido. Se trata de una especie invasora originaria del sudeste asiático que ha invadido prácticamente todo el planeta (¡menos la Antártida!) y una de las especies exóticas más dañinas del mundo (según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) por su virulencia, su capacidad de transmitir enfermedades, su enorme expansividad y capacidad adaptativa…

Todos los hematófagos hispanos producen picaduras que pueden ser dolorosas, provocar reacciones alérgicas y transmitir enfermedades como la malaria, el virus chikungunya o el virus Zika, el que más preocupa en la actualidad.

Prevenir las picaduras de mosquitos en niños y bebés: Repelentes químicos

¿Qué hacer para que no le piquen los mosquitos a mi bebé? Los repelentes son una de las mejores herramientas protectoras para evitar las picaduras de estos molestos insectos. Los repelentes químicos, en concreto, afectan a los receptores de los mosquitos (sus antenas), ahuyentándoles de nuestro alrededor. ¿Cuál es el problema entonces? Pues que sus componentes no están indicados para los más peques, tal y como señala la pediatra de la Tribu CSC, Gloria Colli, en este post:

«A partir de los 2 meses, se puede utilizar algún repelente autorizado por el Ministerio de Sanidad, que debe tener el número de registro en la etiqueta. Esto nos garantiza que se trata de un producto lo suficientemente seguro y efectivo. Muchas veces, por buscar algo más natural, elegimos un producto no autorizado que no nos garantiza ningún efecto y tampoco mayor seguridad».

¿Cuándo puedo ponerle repelente de mosquitos a mi bebé?

No se recomienda ningún producto para repeler los mosquitos en bebés menores de 2 meses de edad. Pero, según el tipo de repelente, se pueden usar a partir de los 2, 6, 12 o 24 meses, siempre en concentraciones apropiadas (formato familiar o infantil) y siempre siguiendo indicaciones de uso.

 

 

¿Cuál es el mejor repelente de mosquitos para bebés?

¿Cuál es el mejor antimosquitos para bebés?, ¿qué antimosquitos usar con bebés? Actualmente, las moléculas más usadas en los repelentes son la dietiltoluamida (DEET) y el ftalato de dimetilo (DMT), aunque últimamente se empieza a usar y a recomendar el hidroxietil isobutil piperidina carboxilato (Picaridin con nombre comercial Bayrepel), que tiene una eficacia similar al DEET (hasta ahora considerado el rey de los repelentes sintéticos, el más comercializado y conocido de todos).

Eso sí, debes ser muy consciente que estas sustancias no son inocuas. De hecho, recientemente se han puesto muchas objeciones al empleo al DMT, ya que hay investigaciones que apuntan a que el ftalato de dimetilo podría interferir en el desarrollo neurológico de los niños.

La American Academy of Pediatrics (AAP) hace unas recomendaciones muy concretas sobre el uso de la dietiltoluamida en niños y bebés:

  • Niños menores de 2 meses: se desaconseja su uso.
  • Niños mayores de 2 meses: productos con DEET en concentraciones de 10% a 30%. En estos casos la eficacia es similar a la de concentraciones mayores, pero la duración del efecto disminuye.

 

Aprende a escoger el mejor protector solar para tu bebé, a prevenir picaduras de insectos, cuál es la mejor alimentación para mantenerle hidratado en esta época del año y mucho más con el Seminario Online «Prepárate para el verano»

 

Consejos para el uso de repelentes sintéticos en niños

Si tu peque tiene la edad adecuada y quieres usar un repelente químico con él, tienes que tener en cuenta ciertas precauciones de uso con niños:

  • Guarda el repelente fuera del alcance de los niños.
  • Aplícalo en tus propias manos, no en la de los niños (ellos tienden a llevárselas a la boca y los ojos) y nunca dejes que ellos se apliquen el repelente a sí mismos.
  • Elige siempre marcas comerciales conocidas y establecimientos de confianza como farmacias o parafarmacias.
  • Es imprescindible que tengan un etiquetado legible que especifique las concentraciones del principio activo.
  • Comprueba que no haya pasado la fecha de caducidad.
  • Se aconseja aplicar los repelentes químicos en la ropa (en la superficie externa, nunca en la interna) de los peques y nunca directamente sobre su piel (así esta no absorberá tanto componente químico).
  • No se debe aplicar sobre heridas abiertas ni mucosas.
  • Hay que lavar la piel de los niños para retirar restos de repelente cuando vuelven a un espacio interior, y lavar la ropa en la que se haya aplicado. ¡Nunca hay que reutilizarla sin lavar!

 

 

Todas estas precauciones se deben a que muchos remedios químicos tienen cierto grado de toxicidad. Por ello, aunque si se emplean con sentido común y responsabilidad, no tiene por qué suceder nada, muchas familias prefieren prevenir las picaduras de mosquitos en los niños con medios físicos que actúan como barrera. Los métodos físicos se basan en la prevención, os hablamos de ellos a continuación.

Prevenir las picaduras de mosquitos en niños y bebés: Medios físicos

Para evitar que niños y bebés sean picados por los mosquitos, os proponemos una serie de recursos para mantener a estos antipáticos insectos alejados de los más pequeños de la casa:

Elegir bien la ropa en el exterior

La mayoría de las especies de mosquitos autóctonos atacan en horarios nocturnos, aunque hay que tener en cuenta que, desde hace algunos años, sobre todo en zonas costeras, hay presencia del mosquito tigre, de costumbres diurnas

Por este motivo, es conveniente tapar la piel de los bebés y niños al atardecer y cerca de zonas de agua: camisetas y camisas de manga larga, pantalones largos, sombreros de verano (a ser posible con cubre-nuca) y calcetines. Dependiendo de la edad de tu peque, en tiendas especializadas en trekking es incluso posible encontrar prendas especiales antimosquitos.

 

¿Qué puedo hacer para que no le piquen los mosquitos a mi bebé?

 

Debemos tener en consideración que estas medidas están orientadas a la protección en ambientes con muchos mosquitos o en peques que sufren reacciones alérgicas. Si la posibilidad de sufrir picaduras es mínima o baja no tiene mucho sentido cubrir de ropa a nuestros hijos e hijas con temperaturas cercanas a los 40º. Ante todo, sentido común. 

Evitar paseos al atardecer, especialmente por zonas de agua remansada o estancada

A medida que se vaya acercando esta hora del día, conviene tapar la piel del bebé con tejidos adecuados a la temperatura ambiente (una muselina ligera de algodón o lino, por ejemplo, o con mosquiteras en su carrito de paseo), especialmente en zonas costeras o campestres.

Mosquiteras

Uno de los mejores remedios posibles para evitar la entrada de mosquitos a nuestro hogar son las mosquiteras, sobre todo para proteger el sueño de los niños y niñas, ya que justo cuando ellos son más vulnerables, más activos son los hematófagos. Eso sí, sigue las instrucciones de colocación y uso del fabricante al pie de la letra.

Ciertos comercios retiraron del mercado sus mosquiteras infantiles por posible riesgo de estrangulamientos y muchos fabricantes advierten de que sus modelos de mosquiteras nunca se deben usar con bebés ni niños pequeños por riesgo de atrapamiento y estrangulamiento. No en vano, se reportaron varios incidentes con bebés en cuyos cuellos se enredaron accidentalmente las mosquiteras, aunque parece ser que en ningún caso se produjeron lesiones graves o mortales.

 

¿Qué puedo hacer para que no le piquen los mosquitos a mi bebé?

 

Por ello, te recomendamos que instales mosquiteras en las ventanas y puertas de las terrazas, jardines y patios de tu vivienda (si tienes gatos en casa, con esta solución también evitarás que los curiosos felinos se precipiten hacia abajo por una ventana abierta en verano). Para ello hay muchos tipos de mosquiteras fijas o movibles para puertas o ventanas, desde la tradicional red de mosquitera hasta las confeccionadas con materiales metálicos. Las hay de cortina, reclinables, fijas, extensibles, plegables, corredizas… incluso algunas las puedes adherir a los marcos con cómodos velcros.

No obstante, si decides instalar mosquiteras especialmente diseñadas para cunas, capazos y cochecitos de paseo infantiles, hazlo solo con bebés que tengan escasa movilidad y que desde su carrito, cuna o cama nunca lleguen a alcanzar la tela de la mosquitera. En la actualidad existen modelos de mosquiteras plegables de seguridad para bebés, pero aún así vigila durante el paseo o la siesta el bienestar del peque y extrema las condiciones de seguridad. Y, ante la duda, no arriesgues.

Dormir con la luz apagada durante la noche también es muy útil para no atraer a estos incómodos insectos a la habitación del bebé.

¿Emisores de electrónicos o vitaminas?: Soluciones de dudosa eficacia

¿Puedo usar antimosquitos eléctricos con bebés en casa? Manteniéndolos alejados del alcance de los peques, no hay ninguna contraindicación al respecto (aunque has de leer las indicaciones del fabricante para estar del todo seguro/a).

No obstante, mientras los emisores eléctricos de insecticidas sí funcionan (aunque debemos tener especial cuidado de que los más peques, que ya gatean, no los ingieran ya que contienen sustancias tóxicas), numerosos estudios científicos niegan la utilidad de los REM (repelentes electrónicos de mosquitos o aquellos dispositivos que funcionan con ultrasonido). En otras palabras: la ciencia no avala la eficacia de los emisores eléctricos de ondas antimosquitos, por más que su publicidad sí lo haga.

 

¿Qué puedo hacer para que no le piquen los mosquitos a mi bebé?

 

Tampoco la vitamina B1 ha podido demostrar su eficacia como repelente (la vitamina B1 o tiamina es una vitamina hidrosoluble que se elimina con el sudor y la orina, a veces se usa como repelente de mosquitos basándose en que altera las características organolépticas y confiere un olor desagradable al sudor, lo que se supone que repele a los mosquitos hembra). 

Remedios caseros para evitar las picaduras de mosquitos en los bebés: Repelentes naturales

La mayoría de los remedios caseros naturales (los de toda la vida) tampoco tienen una eficacia científica probada (a excepción de la citronela) e, incluso aunque funcionen con algunas especies, son mucho menos efectivos que los sintéticos, pero tienen la ventaja de su baja o nula toxicidad:

  • Lavanda. Mezcla un aceite o loción para peques con aceite de lavanda y aplícaselo en la piel.
  • Citronela. El aceite de citronela es uno de los remedios naturales más usados contra los mosquitos. En este caso, su eficacia ha sido ampliamente demostrada. Se emplea en lociones, velas o ambientadores. Pero, ¿la citronela es tóxica para bebés? Pues lo cierto es que se desaconseja su aplicación en la piel de niños menores de 3 años, pues puede provocar casos de dermatitis. En peques de esa edad, ha de aplicarse sobre su ropa, teniendo cuidado de que no se impregne la piel de los peques con el producto si acabamos de rociar la prenda y esta aún está húmeda. Por ello, son muy útiles los parches de citronela para bebés. Tienen un tamaño pequeño (1cm aprox.) y puedes colocarlo en un lugar al que el peque no pueda acceder (como la espalda). Eso sí, la mayoría indica que precisa que se raspe su superficie con la uña cada cierto tiempo para aumentar su efectividad.
  • Limón y clavo. Introduce semillas de clavo en la pulpa de medio limón de modo que la parte gruesa de las semillas queda expuesta y al aire. Coloca cada medio limón dentro de un recipiente y este en cada una de los dormitorios.
  • Hojas de eucaliptus. Cuécelas, rellena con el líquido recipientes pequeños (del tamaño de una tacita de café) y repártelos por las diferentes estancias de la casa y junto a las ventanas.
  • Albahaca y manzanilla. Puedes frotar ambos compuestos sobre la ropa y la piel en el caso de los niños más mayorcitos.
  • Aceite de almendras dulces y esencias de albahaca y geranio. La mezcla de estas esencias en cantidades adecuadas en un difusor aromático se utiliza para ahuyentar a los mosquitos y es apto para bebés y niños.

 

¿Qué puedo hacer para que no le piquen los mosquitos a mi bebé?

 

Eso sí, si te decantas por alguno de estos remedios naturales contra los mosquitos, ten cuidado con algunos de los formatos en los que se distribuyen estas esencias, como las velas aromáticas: es peligroso dejar objetos inflamables cerca de los niños y niñas mientras duermen.

Puedes, en cambio, decantarte por decorar tu hogar con dichas especies de plantas. Puedes colocar plantas con reconocidas cualidades repelentes de mosquitos en las ventanas como la albahaca, los geranios, la citronela (Pelargonium citrosum)… En los invernaderos puedes encontrar especies especialmente cultivadas para ahuyentar a estos insectos chupasangres, como el geranio antimosquitos o la albahaca antimosquitos.

¿Qué pasa si un mosquito pica a un bebé?

A pesar de haber tomado todas las precauciones posibles, las picaduras de mosquitos son muy frecuentes en esta época del año y se identifican fácilmente. Sus síntomas más frecuentes son: picor, enrojecimiento e hinchazón. Aunque son bastante molestas (y, en ocasiones, llamativas), no suelen acarrear ningún problema grave para la salud.

 

 

Pero aún así, son molestas para los más peques, que además, no paran de rascarse, empeorando la situación. Así que, ¿qué hacer si un mosquito pica a los más pequeños?

Cómo desinflamar picaduras de mosquitos en bebés

En los casos leves, se utiliza un tratamiento que reduzca la inflamación:

  • Hielo local en la zona afectada.
  • Se puede emplear un aplicador con amoniaco (AfterBite para niños o un producto similar). Eso sí, la utilización de este tipo de producto está indicada solo cuando la picadura se encuentra en una parte del cuerpo que el pequeño no pueda rascarse ni chupar.
  • Si la picadura se encuentra en una zona que propicia una mayor inflamación por la falta de espacio (los dedos de las manos o los pies, por ejemplo) o que sean muchas picaduras muy juntas entre sí, el pediatra puede recomendaros aplicar una pomada con corticoides de potencia baja o media (metilprednisolona) durante un día o dos.

 

Descubre qué debes tener en casa y qué no para medicar antes de ir al médico con el Seminario Online «Botiquín Infantil»

 

¿Cuándo hay que preocuparse por una picadura en un bebé?

Es muy raro que la picadura de mosquito produzca alergia o reacciones graves en un bebé. Pero hay casos en los que se complica con una infección local debido a un rascado excesivo (común en los peques que padecen dermatitis atópica). Esta condición, junto con el calor húmedo, es un factor de riesgo.

En estos casos, se recomienda vigilar el enrojecimiento de la piel alrededor de la picadura, así como la secreción de líquido amarillento. Además, es probable que el pediatra os recomiende desinfectar la zona con clorhexidina. En los cuadros más graves (que son la minoría), cuando esto no es suficiente, se podría indicar hacer uso de un antibiótico tópico como mupirocina o ácido fusídico.

Es extremadamente raro que un peque tenga una reacción alérgica a la picadura de un mosquito, pero si sucede debemos prestar atención a las manifestaciones que esto provocaría:

  • Palidez generalizada.
  • Hipotonía (disminución del tono muscular).
  • Un área amplia de inflamación y enrojecimiento (incluso podrían aparecer uno o varios bultos duros de color marrón rojizo, que pican; ampollas pequeñas o manchas oscuras con aspecto de moretones).
  • Ronchas.
  • Fiebre (generalmente baja).
  • Inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Rápida evolución.

Si se produce este caso, es necesario acudir con el bebé a Urgencias.

 

Aprende a detectar cuándo una enfermedad empieza a ser grave, qué síntomas sirven de alerta en un bebé y cómo actuar cuando tu peque está enfermo/a con nuestro Seminario Online «¿Cuándo ir a urgencias?»

 

Para evitar estas complicaciones lo mejor es vigilar que el peque no se toque la picadura y, si tiene la edad suficiente como para comprender, recordarle constantemente que, aunque le pique mucho, no debe rascarse ya que sólo conseguirá empeorarlo. Pero estamos seguros de que, con estas recomendaciones y los medios de prevención adecuados, ¡disfrutaréis en familia del buen tiempo con niños y bebés sin mosquitos!

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

1 comentarios en "Cómo proteger a recién nacidos y bebés de los mosquitos"

  1. Gracia spor el artículo,

    Solo un inciso. No se recomiendan mosquiteras para los gatos. De hecho las agujerean y se precipitan igual. Para los gatos hay redes de seguridad especiales. Los que tenemos felinos no nos cansamos de decir. Mosquiteras para mosquitos, no para gatos. Para Gatos red de seguridad.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Apúntate gratis al Congreso CSC
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube