• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Los juguetes no tienen género

Por qué es bueno que niñas y niños jueguen con todo tipo de juguetes

Tradicionalmente se asocian determinados juguetes a las niñas (muñecas, cocinitas, sillitas de paseo…), y otros a los niños (cohetes y naves espaciales, coches y garajes, balones de fútbol…). Incluso en familias jóvenes y modernas, se sigue repitiendo este patrón. Y así es como muchas veces y sin apenas darnos cuenta perpetuamos roles de género que nos impiden inculcar valores de educación igualitaria.

Educación igualitaria: por qué jugar con todo tipo de juguetes

Para educar a nuestros/as hijos/as en igualdad, es importante que pongamos a su disposición todo tipo de materiales de juego sin plantearnos si son chicas o de chicos. Educar en igualdad es también inculcar autonomía y responsabilidad.

Cuando proyectamos la imagen de los adultos en los que nos gustaría que se convirtieran el día de mañana, seguro que todos nos imaginamos mujeres y hombres capaces y seguros de sí mismos. Hombres y mujeres que trabajan, cocinan, conducen, limpian, practican deporte e incluso llegan a formar su propia familia. Seres humanos adultos que colaboran juntos.

 

 

Y para ello, es necesario que les proporcionemos desde pequeños los materiales de juego adecuados que propulsen su desarrollo. El juego simbólico o de roles es el más importante y el que más se practica durante la primera infancia.

Consiste, básicamente, en imitar las actividades y roles que los/as pequeños/as observan a su alrededor, en el mundo de los adultos. Mediante el juego limpian, conducen, cuidan bebés y desempeñan roles y profesiones que les permite «ensayar» situaciones a las que después se enfrentarán en la vida real.

Si el día de mañana nuestros hijos desean ser padres, es lógico que de pequeños «ensayen» con muñecos, les den la teta o el biberón y los saquen de paseo. Tanto si deciden vivir solos como en pareja, han de ser capaces de ocuparse de las labores domésticas y hacer la comida, por ejemplo.

 

 

También las niñas querrán, probablemente, sacarse el carnet de conducir el día de mañana, practicar deportes (como el fútbol o el baloncesto) o estudiar una ingeniería. En este contexto, tanto a unos como a otras les valdrá de aprendizaje el juego con muñecas, cocinitas, juegos de construcción, carritos de limpieza de juguete, pelotas y coches.

Por este motivo es bueno huir de viejos roles y estereotipos y ofrecerles todo tipo de juguetes, para que puedan crecer de forma igualitaria y aprendiendo a desarrollar capacidades. Solo de esta forma podemos ayudarles a que se conozcan a sí mismos, lo que les gusta y lo que no, desarrollen su personalidad, aprendan a ejecutar funciones y sean felices.

 

Aprende a hacer en casa algunos de los materiales Montessori más populares, con el Seminario Online «Crea tus propios materiales Montessori»

Los roles de género en el juego

Por lo general los niños y niñas, cuando son peques, se sienten atraídos de forma natural e instintiva por todo cuanto les rodea. Somos nosotros quienes después les vamos condicionando con el paso del tiempo…

Jugar desde pequeñitos con todo tipo de materiales de juego les educa en libertad para elegir y en igualdad. Además, les inculca unos hábitos maravillosos… Por ejemplo, ayudar a su familia en las tareas domésticas.

Pero a pesar de todos sus beneficios, a muchas familias aún les preocupa que su hijo varón juegue con muñecas o que su niña quiera disfrazarse de bombero. Y lo cierto es que no hay motivo para preocuparse.

 

 

En primer lugar, porque hasta los 5 ó 6 años no tiene lugar la identificación sexual que lleva a los niños y niñas a diferenciarse en sus juegos. Así que hasta esa edad es completamente normal que ambos se interesen por todo tipo de juguetes.

Y después de esas edad también porque, en segundo lugar, los roles de género han cambiado mucho en nuestra sociedad, y eso se refleja necesariamente en el juego de niños y niñas como tantas otras cosas que observan en su entorno.

Jugar con muñecas, por ejemplo, es buenísimo para el desarrollo afectivo de las niñas y de los niños. Y no, no se puede determinar la identidad ni su orientación sexual al dejarles elegir sus propios juguetes y desarrollar libremente el juego simbólico con ellos. No tiene que ver, y aunque así fuera, ¿qué más da? ¿No deberían ser libres de escoger con qué jugar y con qué no, y de igual modo quién ser y quién no?

 

 

Ojo, que tampoco se trata de obligar: si una niña quiere jugar a ser una princesa y un niño no se siente atraído por las muñecas ¡pues no pasa nada! Lo importante es que sean siempre libres de escoger. De ahí que a la hora de regalar y ofrecer deberíamos abrir el abanico de opciones para que escojan según sus intereses, sin decirles nunca que «eso es de niña» o «eso es de niño», ni que «no, que es rosa» o «no, que es azul». Y por supuesto, para que se sientan libres de escoger, deberían ver en casa cómo sus progenitores hacen cosas de la casa indistintamente, sin un rol necesariamente diferenciado.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Los juguetes no tienen género"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube