La copa menstrual después del parto

La copa menstrual es un método de higiene íntima alternativo a las compresas y tampones, que tiene muchas ventajas respecto a los métodos tradicionales

La copa menstrual, ese elemento tan querido por algunas y tan odiado por otras. He de reconocer que la primera vez que vi una copa (hace ya bastantes años, cuando su uso no era tan frecuente) me quedé perpleja pensando en cómo “eso” iba a caber “ahí abajo”.

Y doy fe de que no soy la única que lo pensó. La mayoría de mujeres, sea cual sea el método de higiene menstrual que utilicen, son reacias al cambio tan grande que supone la copa menstrual.

¿Qué es la copa menstrual?

Para las que aún no conocéis la copa menstrual, es un método de higiene íntima alternativo a las compresas y tampones. Se trata de un recipiente con forma de copa (de ahí su nombre), fabricado en diferentes materiales y de diversas formas y tamaños.

Para utilizarla, hay que introducirla en la vagina de tal forma que se produce un sellado entre las paredes de esta y la propia copa, y el sangrado menstrual cae en su interior, de manera que, según el tamaño de la copa, puede no ser necesario un cambio hasta 8-12 horas después. Además, al no ser un método de absorción, no implica proliferación de bacterias.

 

 

Hay tres tipos de materiales de los que puede estar fabricada una copa menstrual:

  • Silicona quirúrgica. Es el material más usado con diferencia. Se trata de un material deformable y por lo tanto, se adapta muy bien a la anatomía de la mujer, pero a la vez es firme, para que no se produzcan escapes de flujo. Además es un material muy utilizado en el ámbito sanitario, por lo que se ha visto que produce muy pocas reacciones alérgicas.
  • Látex. Es un material ecológico, ya que se extrae de la corteza de un árbol. Es suave, evita la humedad, la infecciones por bacterias, etc. El problema es que el látex puede provocar reacciones alérgicas en algunas personas. Si eres alérgica al látex, no podrás decantarte por esta opción.
  • Plástico quirúrgico o TPE. Es el menos conocido de todos. Como la silicona, también es utilizado en elementos sanitarios, lo cual hace visible el bajo riesgo de reacciones alérgicas.

 

El Seminario Online “Maternidad y Ciclo Menstrual” ofrece toda la información sobre el ciclo menstrual, los cambios que se producen y qué es la eco-menstruación, así como los beneficios que comporta y cómo hacer uso de la copa menstrual

 

Ventajas e inconvenientes de la copa menstrual

Las ventajas de la copa menstrual son variadas. Como método de higiene íntima es:

  • Más económico: como hemos dicho, es reutilizable y su vida es larga (unos 10 años), así que echando cálculos, sale muy rentable.
  • Más saludable: evita la humedad de tampones y compresas, previniendo las infecciones. Además no daña la flora vaginal.
  • Más ecológico con el entorno: al ser reutilizable, no se genera material desechable.
  • Mayor capacidad: esto hace que pueda pasar más tiempo entre cambios, pudiendo llegar a las 12 horas.
  • Menos olor: al ser un dispositivo intracavitario, no se percibe olor como en compresas o salvaslips.

 

 

Por otra parte, los inconvenientes de la copa menstrual son:

  • Hay que saber elegir la talla correcta. Este es un inconveniente al empezar a usarla, ya que a veces puede ser difícil dar con la talla o la forma concreta que necesita una misma. Pero si tenemos la suerte de encontrar a alguien que nos asesore bien, no será difícil acertar con la copa adecuada a nuestra anatomía.
  • Aprender a ponérsela y quitársela. A veces, sobre todo al principio, puede llegar a desesperar el hecho de ponerla y quitarla, por no tener práctica. Se pueden producir pequeños escapes que son incómodos. Pero practicando se va adquiriendo cierta soltura y cada vez te resultará más fácil su puesta y extracción. Ten especialmente cuidado con esta última, porque si la extracción no se hace correctamente, se puede dañar el suelo pélvico. Al extraerlo bruscamente se crea mucha tensión en la musculatura que, si se hace en repetidas ocaciones, puede llegar a lesionarla.
  • El cambio es más aparatoso. Si te pilla el cambio fuera de casa , a veces es difícil no mancharse y poder lavarse en un lavabo que esté aislado de miradas ajenas.

 

 

¿Cómo se pone y se quita?

El mecanismo de acción de la copa menstrual se basa en crea un vacío en la vagina, formando un sello entre copa y vagina,  para que el sangrado menstrual sea recolectado por la misma y no salga al exterior.

Lo primero que hay que hacer no es tarea fácil: buscar un momento en el que estés cómoda y relajada (que no suele ser frecuente las primeras veces que utilizas tu copa menstrual). Pero tranquila, que según vas cogiendo soltura, el cuerpo se va relajando.

Lo segundo que debes hacer es lavarte las manos. Vas a entrar en tu vagina y por tanto, la higiene es importante. Coge la copa con tu mano dominante. Según el tamaño de tu vagina y la forma y dureza de tu copa, deberás realizar un pliegue en el borde: los pliegues en forma de “C”, si eres más experta, o en “V”, si eres aún novata, son los más frecuentes y fáciles de realizar. Pero hay multitud de maneras de realizarlos y tendrás que ir probando cuál se adapta mejor a ti.

 

 

Una vez realizado el pliegue, vas a separar las piernas (en el inodoro, en el suelo de cuclillas, o como te sea más cómodo) y con la mano no dominante vas a buscar la entrada a tu vagina. Colocas el borde de la copa e introduces lentamente el cuerpo (la zona más grande que va a recoger el sangrado) en dirección oblicua, es decir, hacia arriba y hacia atrás buscando la dirección de tu vagina.

No debes forzar ni presionar fuerte para que entre. Si necesitas ayuda de la otra mano, adelante. Es tu cuerpo y debes reconocerlo y tocarlo como tal. Cuando vayas introduciéndola, dejarás la terminación fuera (el palito o arito final). Sacas los dedos por los laterales y desde la parte más baja, casi con los dedos fuera, vas a hacer girar la copa a un lado y otro. Tienes que notar que queda uniforme en contacto con la vagina, sin pliegues ni zonas onduladas. No debes introducirla mucho porque se producirían fugas (no es un tampón de absorción, debe estar colocada en el sitio preciso).

Para extraerla, lo principal es romper el vacío que se ha creado. Introduce los dedos por los laterales de la copa (si llegas hasta el borde es perfecto)  y presiona hasta que notes que ya no haya vacío. Lo sabrás porque la copa se puede mover más libremente. A veces incluso puedes oír un ruido leve.

Tira lentamente de ella mientras sigues presionando el borde, hasta que salga al exterior. Si en algún momento te molesta, para y mueve o gira la copa para que sea más cómoda su extracción. Y sobre todo, asegúrate de que no hay vacío al sacarla. Una vez sacada del todo, desechar el sangrado en el inodoro y lavar la copa para su siguiente uso.

 

 

¿Cómo se limpia?

Para limpiarla basta con lavarla con agua y reintroducirla en vagina. Después de su uso, entre periodos, habrá que meterla en agua hirviendo unos minutos para eliminar las bacterias que hay de manera natural en la vagina, es decir, la flora vaginal.

¿Y si se produce un escape?

Generalmente es porque está mal colocada, ya sea porque tiene una mala inclinación o porque está demasiado dentro o fuera. También puede ser que esté llena, cámbiala más frecuentemente si tienes reglas abundantes.

Tipos y formas de las copas

En el mercado existen multitud de tipos y formas de copas menstruales. Copas para sensibilidad vaginal (que serán más blanditas y finas), para mujeres deportistas (más duras para adaptarse al suelo pélvico más trabajado), con cuello del útero corto (que serán más pequeñas para quedar en el lugar que necesitan), e incluso copas que no son copas, sino colectores redondos.

 

 

Puedes encontrarlas con una terminación en palito, aro o bola.  También de diversos colores, e incluso con medidor de flujo… ¡Las opciones son infinitas! Es cuestión de conocer tu vagina y buscar la copa que mejor se adapte a ti.

¿Y después del parto?

Habitualmente, después del parto se suele necesitar una talla más. Esto es debido a que el útero crece, la musculatura del suelo pélvico se dilata y, en consecuencia, la copa menstrual no va a ajustar perfectamente, produciéndose escapes. Si ya usabas antes del primer parto, es posible que la misma marca y modelo, aumentando una talla, sea lo que necesitas.

Pero, ¡cuidado con adelantarse! No siempre es así, así que primero prueba la copa que tenías antes del parto y si ves que ya no es tu talla porque se baja mucho, porque no se adaptar correctamente o porque se producen escapes de sangrado, entonces ya sí que deberás cambiarla.

 

 

Es habitual, y más si se ha optado por lactancia materna exclusiva, que la menstruación tarde en volver unos meses (incluso años). En ese caso, no habría problema, porque pasados unos meses, dependiendo del embarazo y el parto que se haya tenido, el suelo pélvico suele ser capaz de tolerar el uso de la copa.

Pero no siempre es así. Cuando la musculatura está muy dañada, es recomendable empezar por utilizar métodos externos, sobre todo si hay mucha debilidad o si ha habido desgarros o episiotomía. Y más aún si la menstruación vuelve a aparecer a las pocas semanas de haber nacido tu bebé.

Como siempre, recomendamos encarecidamente que visites a tu fisioterapeuta de suelo pélvico para que valore el estado del mismo y pueda recomendarte cuando volver o empezar a usarla. Si tienes dudas al respecto, ya sabes que puedes consultarlas en la Tribu CSC.

La vida útil de una copa menstrual puede ser de unos 10 años, según modelos, uso y cuidados que se le dé. Así que, si te adaptas a ella, ¡merece la pena arriesgarse al cambio!

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud de los Progenitores?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud de los Progenitores y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "La copa menstrual después del parto"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 mes de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube