• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Hoy te he visto

Eres tú, exactamente, la madre que tus hijos necesitan

Hoy te he visto en la sala de espera del pediatra con la cabeza agachada mientras preparabas el biberón a tu hijo de 6 días; te he visto sonrojarte al justificarte sin que nadie te lo pidiera explicando por qué no le dabas el pecho.

Hoy te he visto esquivarme la mirada en la cola del supermercado, apurada, cuando tu hija ha tirado la fruta del expositor. Mi mirada, que era de complicidad, pero que no has alcanzado a cruzar.

Hoy te he visto tragar saliva, respirar hondo y sonreír cansada cuando esa otra madre, en un cumple, te ha dicho que “ese niño ya es muy grande para tomar teta”.

Hoy te he visto avergonzarte en el parque porque tu hijo pequeño no quería compartir sus juguetes; y te he escuchado explicar a otras madres que vosotros le decís que hay que compartir.

Hoy te he visto en la consulta preguntando a la pediatra qué debías darle de almorzar a tu bebé.

Hoy te he visto en la puerta de la guardería preguntando cuándo tenías que empezar a quitar el pañal a tu hija.

Hoy te he visto en el colegio preguntando a la maestra si es normal que tu hijo quiera pasarse cada noche a vuestra cama.

Hoy te he visto llorar tras las gafas de sol mientras te llevabas a tu hijo del parque porque había pegado a otro niño.

Te he visto vulnerable, asustada, desbordada, cansada de sentirte juzgada y sobrepasada por la maternidad.

¿Pero sabes que más he visto mientras te miraba?

He visto a una madre amorosa que hablaba dulcemente a su bebé mientras le daba el biberón.

He visto a una madre que explicaba pacientemente a su hija que hay que tener más cuidado mientras colocaban juntas de nuevo la fruta en el expositor.

He visto a una madre capaz de mantener una lactancia larga y placentera a pesar de los comentarios y juicios en contra.

 

 

He visto a una madre preocupada por educar bien a su hijo, temerosa de equivocarse.

He visto a una madre que busca fuera las respuestas que tiene dentro pero que no consigue escuchar.

He visto a una madre preocupada por no llegar a ser la madre perfecta, de revista, que todos esperan.

Y, ¿sabes qué, mamá?

Que las madres perfectas no existen. Que las decisiones sobre cómo alimentar a tu bebé solo os incumben a vosotros. Que los niños hacen ruido, rompen cosas, tienen rabietas. Que a ser madre también se aprende cada día y todas cometemos errores. Que la pediatra y la maestra saben mucho de lo suyo, pero de cómo quieres criar a tus hijos en tu casa sabes tú. Que yo también he leído libros sobre crianza para tener opiniones de expertos que validaran mis creencias. Pero al final solo tú y tu bebé podéis escribir vuestra historia. Escúchale. Escúchate. Confía en ti porque lo estás haciendo genial.

Maternar es demasiado difícil para atormentarte con lo que esperan los demás; es demasiado bonito para dejar que el ruido de fuera lo enturbie.

Porque cuando se cierra la puerta de casa solo ese núcleo perfecto que es tu familia tiene la palabra.

Porque al final del camino solo tú misma y tus hijos podréis mirar atrás y ver cuáles fueron las piedras y los valles de vuestro camino. Que las unas y los otros sean fruto de tu aprendizaje y tu crecimiento como madre. De vuestra historia juntos. Que sigas a tu corazón y no a la opinión de los demás. Porque tus hijos no te cambiarían por ninguna otra madre del mundo. Porque tú, eres hoy, así, con tus seguridades y tus miedos, con tus luces y tus sombras, exactamente la madre que ellos necesitan a su lado.

Su madre…

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


Esto no es todo. Un Grupo de apoyo virtual y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la Tribu "CSC"


Más Información

3 comentarios en "Hoy te he visto"

  1. Hoy precisamente mi hija y yo hemos estado charlando de este tema, Mi hija acaba de ser madre de una niña que ahora tiene 5 meses y está mal que lo diga yo, su abuelo, pero es la niña mas maravillosa que he conocido incluyendo a su madre, son tal para cual
    Pues asi es, mi hija necesitaba hablar de sus inseguridades, de la presion del entorno y yo creo que necesitaba sentirse refrendada en su labor de madre. Al final la conclusion que hemos llegado es que ella junto a su hija son las que marcan las pautas y decisiones en su vida, que el sentido comun y el amor de madre les llevará seguro por un buen camino, que lo está haciendo de maravilla (solo hay que ver los ojos de felicidad de su hija) y que dentro de muchos años (la vidsa es muy larga pero se hace muy corta) seguro que recogerá los frutos, los mismos que estamos recogiendo mi mujer y yo con ellos.
    La verdad es que ser padre es dificil, ser madre muchisimo mas pero es lo mas maravilloso que existe.
    Un fuerte abrazo

  2. Ricardo Escudero, permítame que le diga la inmensa suerte que tienen su hija y su nieta de tenerle. Cuánta sensibilidad en sus palabras.
    Y a la autora del texto…directo al corazón. Entrañas removidas al maximo. Gracias!

  3. Ricardo Escudero. Soy su fan. Ojalá todos los padres/suegros fueran tan razonables, y se empapasen de actualizaciones en el tema crianza. Enhorabuenata y gracias por sus palabras.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.