• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Tendrían que haberme avisado (por Margarita Gutiérrez)

Vuelvo a ser la mujer que podía con todo.

Desde que soy madre me siento la persona más afortunada de este mundo.

No puede ser más maravilloso cada instante que vivo a su lado y tengo claro que si pudiera, mi vida la emplearía en tener hijos, cuidarlos, educarlos y verles crecer enamorada de la vida… Bueno, y si sumamos el viajar por el mundo con ellos ya sería redondo, aunque estos últimos deseos quedan algo lejos de la realidad económica en la que me veo sumergida.

Estoy 5 días de 7 sola con ella, viviendo en otro pueblo, 15 horas semanales de trabajo gracias a la reducción y el resto con mi niña, nada me pesa. Soy plenamente feliz, disfruto cada instante y soy consciente de que hasta lo duro hay que saborearlo y verlo desde otra perspectiva porque pasará y hasta ello lo echaré de menos.

Disfruto de la teta, del colecho y tengo una niña que nunca quiso hamaca, carro, ni estar sola. Siempre con mami, en brazos y yo feliz como una perdiz. Leí sobre todo ello aunque no pensé que me saliera una niña tan de libro (jajaja).

Ahora bien, lo que nunca me contaron, lo que nunca olvidaré, lo peor de este camino: la gente (no toda, claro está, pero la justa para subir muchos parámetros, poco saludables, en mi cuerpo).

Los familiares y amigos por la confianza y los extraños por eso mismo, porque son extraños y no pierden nada abriendo la boca.

Puedo decir que ha sido durísimo, que me han hecho llorar, que me he peleado contra viento y marea y que a día de hoy he tenido que alejarme de lo tóxico para conservar la salud.

Cuando mi niña nació todo lo que antes había aguantado dejó de caber en mi paciencia y comenzaron las batallas. Yo pedía respeto y como madre que protege a su cría montaba en cólera por la poca cabeza de la gente. Mi niña tenía horas y hubo personas que vinieron enfermas al hospital a verla. ¿En serio? ¿Eso podía pasar? ¿A mí? No daba crédito, ¿cómo puede ser? Ahí ya supe que iba a tener un duro camino y no me equivoqué.

Empezaron a lloverme consejos que no pedía y no solo eso, se me intentaban imponer. Yo sentía que se saltaban mi papel de madre y es que si te digo que te quites de un sitio con ella porque hace corriente, ¿por qué sigues? Parece una tontería si ocurre una vez y es algo puntual pero a diario siempre algo, semana tras semana, con todo lo que conlleva un comienzo de madre primeriza… Cuesta.

Miles de veces salvaba a mi hija de los brazos en los que no quería estar. «Si llora no quiere estar contigo, no tienes que entretenerla ni llevártela o apartarla de mí, no quiere, devuélvela a donde estaba, a mis brazos». Tenía y tengo muy claro que mi hija no iba ni va a llorar sin necesidad. No he tenido un bebé para cubrir las carencias de nadie.

Bueno, eso de llevársela para que no vea a mamá es algo que aún hoy por hoy me sigue molestando muchísimo; lo que ocurre que ya no guardo silencio y reparto a diestro y siniestro.

La batalla de la teta ha sido otro tema complicado donde todo el mundo tiene que hablar. Menos mal que durante el embarazo me preparé bien mentalmente y todo ha ido de lujo (estoy segura de que haber hecho caso hubiera sido el fin) pero aún recuerdo a personas que soltaban la coletilla de «Bueno, le darás pecho si puedes». A ellas le dedico mi lactancia durante 13 meses y medio y los que quedan.

El chupete, déjala que llore, dale manzanilla, está enviciada con la teta, la niña debe dormir en su cuna no en brazos que eso no es bueno, no la cojas tanto y bueno, ya luego con la Alimentación Complementaria y el Baby-led Weaning… Eso no es comer, la niña así no come, la niña así se queda con hambre… Esto último pasó bastante poco porque opté por comenzar en casa sin público «opinólogo experto» y bueno, tengo que decir que otro triunfo por parte de ella.

A veces tenía la sensación de vivir peleada con el mundo porque siempre tenía que andar a la defensiva para frenar ciertas cosas y aun así muchas que aguanté por evitar. Por evitar malas caras o enfrentamientos pero, ¿a costa de quién? ¿De mi hija? No, jamás volveré a aguantar por los demás porque la primera es ella y si el mundo en su adultez no respeta, es su problema.

Si yo entrara en una casa y viera a alguien llorando correría a ayudarla, a calmarla… ¿Por qué debo dejar a mi hija llorar? ¿Y por qué yo la tengo que dejar llorar y tú llegas y lo que quieres es arrebatarla de mis brazos? O sea, yo que soy la madre, que me he llevado 9 meses con los botes de antiestrías no la cojo, y tú venga brazos… Y sí, digo arrebatarla porque mi niña nació y desde los primeros días supo que solo quería estar conmigo. Otra batalla.

Cuando yo más necesitaba, psicológicamente, por los comienzos como primeriza que era, más difícil me lo ponían.

De todo esto mi familia se lleva la peor parte, por la confianza con ellos, no callaba, al contrario, por esta «pelea interior hormonal» pagaba con ellos todo lo que en principio callaba con los demás. Gracias a que me quieren, a que les duelo, a que me sienten y a que estuvieron ahí para calmar mis lágrimas, gracias. Ojalá fueran eternos.

Puedo decir para concluir que tuve y tengo la capacidad de dejar todo esto al lado con mi niña. Con ella son todos momentos felices. Era un cambio de chip radical porque todo era perfecto y nada ni nadie me iba a enturbiar ni tan solo un segundo.
Cuando la miro, como ahora, dormida en mi regazo, aferrada a su teta, siento algo tan grande que no puedo explicar. He tenido que ser muy buena en esta vida para tener tal recompensa. Me encanta sentir que somos la primera la una para la otra y todo lo demás, lo malo, forma parte de la vida misma, solo me queda aprender de ello para que no vuelva a pasar y si pasa, saber que si quiero, nada puede influirme.

Vuelvo a ser la mujer que podía con todo y con ella, mi hija, me siento más fuerte que nunca.


No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

19 comentarios en "Tendrían que haberme avisado (por Margarita Gutiérrez)"

  1. Ole esa madre, ole ese genio, ole ese carácter, ole tú…me encantais…(pero más tu niña que tú)…besos

  2. Que bonito y que real!gracias por compartirlo super mamá 😘😘😘

  3. Me has descrito completamente… Incluso ahora mism esta dormida en mi regazo con su teti….. La única diferencia es que yo no tengo a mi familia… Un pilar fundamental para mi y mi pequeña…. Tengo que justificar cada necesidadde mi hija… Estoy en batalla continua…..

  4. Me encanta!! Y me encantais las dos mami e hija!! Te deseo mucha fuerza para seguir con la batalla porque siempre habra alguna nueva por la que luchar!!! Ya sean batallitas, batallones, guerrillas….☺……besitos

  5. Te felicito a ti y a tu hija. Te prometo que me has emocionado, ha sido como leer mi propia experiencia con todos los detalles. Tengo un bebé de 10 meses y también es igual que tu pequeña. No me arrepiento de nada y como bien dices me siento más fuerte que nunca. Un abrazo a todas las que no han tenido apoyo.

  6. Acabo de leerte y tengo la piel de gallina y mi corazón latiendo en la garganta, con una sonrisa enorme y ganas de llorar.. me has removido mil sentimientos por dentro. Así es y así han sido mis ultimos 9 meses, tan hermosos por tenerla en mi vida y a la vez tan duros. Lucha constante con el mundo exterior.. pero no con el mío propio.. aquí en la cama con ella en mis brazos con su teta.. aquí todo es paz y felicidad. Gracias por compartir tu trocito de vida

  7. Ole esa pedazo de madre !!! Cuanto te comprendo tener que batallear con los comentarios de la gente y sobre todo la familia, yo por desgracia es con la familia politica y con lo conlleva con el padre que a veces no comparte la forma de ver las cosas de una madre. Pero bueno a seguir luchando y haciendo ver que es lo mejor, su teta, el dormir con mami, el blw, la crianza con apego y un largo etc. Gracias… gracias por darme fuerza al leerte que hay que segui luchando.

  8. Muchas gracias por compartir. Hoy más que nunca necesitaba leer esto, saber que no sólo me pasa a mi. Hoy me han dotado la bendita frase de «la has mlcostumbrado» » tiene mamitis» Solo tiene 7 meses!!!!.. Llora cada vez que alguien que no sea de la fama la tiene en brazos por un rato aveces sencuanto la quiero coger. Al unos nos dicen nada, pero sus miradas de «que mal lo estas haciendo» me estaba atormentando. Lo pienso desde el principio de mi maternidad, lo más difícil de ser madre es la gente.

  9. Siempre sienta bien saber que no somos los únicos y raros que luchan contra el exterior para tener simplemente una maternidad natural y con amor. Me encantó leerte. Estamos igual y ya van 19 meses. Mil gracias

  10. Cuanta razón en tus palabras. Has descrito el sentimiento que tenemos muchas de nosotras. Con mi hija mayor (3 años) tuve mil y una discusiones con la gente. Con el pequeño (11 meses) la gente ya sabe lo que hay y no se molestan a opinar. He tenido que sacar uñas y dientes para que se me respetara, bueno nos respetarán a mi marido y a mí por como criamos a nuestros hijos. Lo que es increíble es que se vea mal dar la teta o que tú hijo duerma contigo. En fin largo camino nos queda para que cambien las cosas y la forma de pensar de muchas personas.
    Gracias por el post.

  11. Toda la razón.
    Y ya no os cuento si el niño tiene discapacidad como le pasa a mi hijo. Todo el mundo sabe, opina, juzga y cuestiona haciendo un daño horroroso. Al final vale más contestar, quedarse agusto y alejarse de los tóxicos y sabelotodo que tanto abundan…

  12. Y escuchar constantemente….»vaya, las madres de hoy sabeis de todo…no se como lo hacíamos antes», no claro….si la que conoce a mi hijo eres tu… Que necesario es el respeto!! A mi al menos estas vivencias me sirven para aprender lo que no tengo que hacer ni decir cuando alguien tiene un bebé…

  13. Me siento totalmente identificada! Mi bebé hace que todo sea fácil, hasta lo que en un principio resultó duro y complicado, él lo hace fácil! Pero nunca pude imaginar que quien iba a causarme más problemas y malestar era el entorno. Todos quieren ver al bebé y nadie tiene en cuenta al bebé! No es un museo que visitar, coger y tocar cuando quieras. Él muestra constantemente sus necesidades y sentimientos al igual que la mamá y también el papa tienen necesidades y sentimientos diferentes en este momento y la gente solo mira lo que quieren ellos, que es coger al bebé o opinar sobre lo “supuestamente” le pasa al bebé… claro ellos que lo conocen “perfectamente”….

  14. Me siento totalmente identificada. en cada momento que me pasa como en tu relato, yo pensaba que era la única, pero me doy cuenta que a todas nos pasa, y que todas lo llevamos dentro y en silencio. Ya esta bien de dar consejos que no pedimos, de decir cosas que no vienen a cuento, y a comparar a mi hijo con el tuyo! no es justo. A mi me consuela, y es algo que me conecta con mi hijo, que es que cuando yo estoy mal, porque en ese momento veo cosas que no me gustan porque me arrebatan a mi hijo de los brazos, mi hijo conecta con mi mente y pide brazos de mamá. Son tan listos! Me ha encantado tu entrada y nuevamente te digo que no pensaba que hubiese tanta gente como yo.

  15. Me siento identificada totalmente, la gente en general es una opinologa experta en toda materia, ahora bien, si no se celan de ti, como nos pasa a mi cuñada y a mi (y no somos intimas precisamente) y encima malmetiendo, pues esa suerte tienes. Encima nueva en la maternidad y constantemente zasca tras zasca, haciendote sentir como en un tempano de hielo a punto de hundirse. Lo de la lactancia, aqui sigo, casi dos años y lo que quiera la peque. Yo la verdad que me he tragado muchas, no he tenido suficiente coraje en muchas ocasiones. Doy gracias a mi familia, en especial a mi madre, si no es por ellos, no se como estaria hoy.

  16. Me he sentido identificada en cada palabra y en cada comentario. LO PEOR DE LA MATERNIDAD ES LA GENTE, NO TODA CLARO. Sin haberlo planeado asi, simplemente por instinto, por respeto a mi bebe y a sus necesidades llevo 11 meses de lactancia, colecho por supervivencia, porque despierta mil veces cada noche y no acepta cuna. Llevo peleando con mi madre dia tras dia porque quiere que le de biberón sin tener en cuenta no ya mi voluntad sino la de su nieto. Mi hijo NO QUIERE BIBERÓN, NO LE GUSTA, NO LE CALMA. LA TETA NO ES SOLO ALIMENTO, LE RECONFORTA, LE AYUDA A DORMIR, ES SU MOMENTO DE ESTAR CERCA DE MAMÁ. A mi madre le sabe a cuerno quemado verlo agusto en mi regazo, por puro egoísmo, porque lo quiere tener ella. Le sabe a cuerno quemado que llore en sus brazos y busque los mios, tengo que escuchar que está enmadrado a diario. Me dice que lo he malacostumbrado a colechar cuando es pura necesidad, porque él despierta en cuanto lo dejo en la cuna. Sin embargo ella lo ha intentado varias veces meter en su cama y que se duerma sólo, hasta que mi hijo se ha puesto histérico y lo he tenido que ir a buscar.
    Mi suegra lleva 11 meses preguntando si no duerme del tirón, si se despierta en la noche. Qué tal has dormido esta noche? Le pregunta al niño, y el niño no habla y yo le respondo: PUES COMO TODAS MARISOL, YA LO SABES, TE LO LLEVO DICIENDO 11 MESES…..y se hace la sorprendida como los últimos 330 días…..qué capacidad de olvidar lo que te dicen a diario. Hasta hace nada me seguia preguntando si no me coje chupete. Bueno, ella, mis amigas, vecinas y conocidas varias. No, no lo coge. Tienes que insistir ME ORDENAN…yo lo intenté con 25 tipos y al final lo cogió. Me miran con cara de pensar lo inútil que soy por no haberlo conseguido. Acaso me meto yo con ellas? Acaso las juzgo porque tienen un hijo de tres años dependiendo de un trozo de plástico, que no lo quiere dejar? acaso les digo quítale el.chupete porque es mayor, ya va al colegio? Mi hijo es feliz sin chupete, hay alguna Ley que obligue llevarlo? Que hay una boda, despedida, cena de amigas……DÉJALO CON LOS ABUELOS Y QUE LE DEN BIBERÓN…..los abuelos no saben dormirlo, no respetan sus necesidades, no lo conocen, quieren que se duerma solo para ellos descansar, quieren que juegue cuando ellos quieren jugar, quieren obligarlo a comer cuando no tiene hambre, quieren darle biberón cuando él lo que quiere es el calor de su mama, NO RESPETAN LAS NECESIDADES DE SU NIETO, SOLO BUSCAN SATISFACER SU EGO. No lo digp claro, sólo lo pienso, y les respondo con una sonrisa, es que mi hijo rechaza el biberón, no quiere, quiere su teta, y además sólo duerme con mama. Y siento que me taladran con esa mirada de juzgarme y pensar lo mal que lo estoy haciendo y me sueltan, ah claro, está viciado. Pues se tiene que avostumbrar a otras personas. No le pasa nada porque llore. Bueno, eso lo dices tú, yo no opino igual y no me meto en tu vida ni en tu forma de criar pese a que no comparto nada de lo que me dices.
    Mi suegra lo cogía desde pequeño en brazos y yo no tenía inconveniente mientras él estuviera agusto pero en el momento que lloraba le pedia que me lo devolviera. Ella se hacía la sorda, como si yo no existiera. Le decía al niño: ay tienes gases, ay te cambio de postura, se lo llevaba, hacía de todo con tal de no darmelo. Llegó a encerrarse en su habitación con el niño cada vez más histérico, me podía la impotencia, al principio trataba de ser educada, luego ya vista su falta de tacto y empatía se lo arrancaba de los brazos sin ningún tipo de miramiento, acudia a rescate de mi hijo, me lo llevaba a un rincón tranquilo a darle su teta y a dormir. Si venia a mirarme no la miraba si quiera, me producía odio. Esto también me sucedia con mi madre pero al ver su nieto sufrir se le ablandaba más rápido el corazón y si le tenia que gritar lo hacía.
    Por todas estas cosas me he aislado de amistades que ven la maternidad de una forma totalmente opuesta a la mía. Por todo esto me he alejado de las abuelas y lo ven menos de lo que quisieran, porque andar peleando tooodo el tiempo desgasta muchísimo, unido a la revolución hormonal, las noches en vela, el cansancio……es muy difícil de llevar. Es tan difícil respetar, empatizar con las otras personas? Yo no juzgo a nadie, a ninguna madre le digo que no lo meta en la guardería y no le de chupete ni biberón. A mi me lo dicen constantemente, vete a trabajar que estarás mejor, dejalo en la guardería que se adaptará, dale chupete, dale biberón, dejalo con los abuelos, dejalo llorar, no lo dejes entrar en tu habitación……ESTOY HARTA, HE COGIDO ODIO A TODO AQUEL QUE NO ME RESPETA, QUE NO RESPETA MI FORMA DE CRIAR, QUE SE CREE CON DERECHO A OPINAR DE TODO, QUE CREE QUE CONOCE A MI HIJO MEJOR QUE YO QUE ESTOY CON EL 24×7 durante 11 meses, LAS ODIO A TODAS POR SU FALTA DE SENSIBILIDAD, POR NO DEJARME DISFRUTAR DE MI MOMENTO PLENAMENTE. Y entonces las evito, me alejo, me conecto conmigo y con mi hijo y hago lo que siento que debo hacer, no lo que me dicen. Y a veces por el camino me encuentro con otras mamas que ven las cosas igual que yo, y me comprenden porque están en la misma situación y no me siento tan bicho raro. Un abrazo a todas.

  17. Elisabet Martín Moreno5 julio, 2018 a las 1:15 pmResponder

    Me ha encantado el artículo, parecía que era yo la que lo había escrito. Es muy triste que la mayoría por no decir todas las madres se sientan así y a nadie le importe ni el bienestar del bebé ni de la madre.

  18. Maravillosamente expresado, en mi caso quién me hace sentir en lucha es mi familia, y los que me rodean elegidos por mi, son mi apoyo, incluso más ahora con el segundo.
    Un placer leerte y comprenderme.

  19. Waooo!!!!!!!😱Esto lo escribí yo en un mundo paralelo!! Muchacha que ni te cuento.. y lo peor es que este tipo de gente no cambia y cuando defiendes tu posición van adónde está el infeliz buena gente de tu marido a hablarle mierda de ti.jaja ya de cara a mi segundo parto el otro día sabes lo que le dijo a mi esposo una tía? Que yo soy una comepinga, ja eso aquí en Cuba es una ofensa bastante fea. Todo porque él le paró los pies diciéndole que yo no quería visitas en el hospital cuando nazca el bebé. Mi marido explotó y le respondió, «más comepinga eres tú». De todo eso yo me enteré después. Le dije: no les respondas ni los ofendas que al final a mi no me importa lo que ellos piensen. Y como me va a importar si son gente que nunca se preocupan por nosotros ni mi hija aunque haya estado enferma en el hospital. Qué gente

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube