El cerebro del recién nacido está programado para buscar y detectar rostros

El recién nacido tiene la capacidad de buscar y detectar rostros y lugares, algo importante para su supervivencia y desarrollo

El cerebro del recién nacido está programado, desde su nacimiento, para buscar y detectar rostros. Algo que resulta importante para su supervivencia y desarrollo. Asimismo, también permite el diagnóstico precoz de algunas alteraciones neuropsicológicas y, por tanto, de su mejor tratamiento.

La visión en el recién nacido

Cuando nace tu hijo lo primero que haces, cuando por fin puedes tenerle cerca, es mirarle a los ojos. En los primeros días, son pocos los momentos en los que mantiene los ojitos abiertos. Sin embargo, en esos momentos en los que abren los ojos (como platos) no ven prácticamente nada. Inmediatamente tras el parto, el recién nacido solo percibe los cambios de intensidad en la luz.

Por eso el bebé muestra interés en los focos de luz y los buscará girando su cabecita. Al principio será capaz de ver objetos a unos 20 o 30 centímetros a su alrededor, y se cree que tan solo los percibe en blanco y negro, como si se tratase de una película antigua. Poco a poco la visión de bebé irá evolucionando y mejorando durante sus primeros meses de vida.

 

El cerebro del recién nacido está programado para buscar y detectar rostros

 

El primer punto de interés de bebé es el rostro de su madre. Pero no solo conseguirá interpretar los estímulos visuales de su cara, sino que asociará esta a una serie de sensaciones como la voz, el tacto, el olor, las caricias, el alimento… que vinculará con sentimientos agradables.

No ven bien, pero buscan rostros

Como ya hemos indicado, aunque no vean nítidamente saben dirigir la mirada. Así lo demuestra un estudio publicado en marzo de 2020 con el título «Conectividad en los orígenes de la especificidad de dominio en las redes de caras y lugares corticales», publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Esta investigación, desarrollada por psicólogos de la Universidad Emory en Atlanta, Estados Unidos, analizó el córtex visual de bebés recién nacidos a través de imágenes de resonancia magnética funcional. A través del escáner pudieron demostrar que desde el sexto día tras el nacimiento, el cerebro de los bebés está programado con las tareas específicas de buscar y observar rostros y, no solo eso, también lugares.

 

¡La OMS pide más abrazos para los niños!

 

Con este estudio, se puede concluir que los patrones de la actividad cerebral de los bebés son similares a las de los adultos, aunque más débiles. Por eso, es importante trabajar el apego con el recién nacido también a través del contacto visual. Especialmente, en el caso del padre o la mamá no gestante, ya que con la madre generar el apego es más fácil. También es útil saber que el bebé consigue mucho mejor buscar la mirada con la distancia apropiada.

Conocer cómo funciona el cerebro del recién nacido nos permite detectar posibles anomalías

Se trata de un gran avance porque al poder entender la organización del cerebro del recién nacido, se pueden solucionar algunos puntos claves cuando algo no vaya bien. Por ejemplo, si este reconocimiento facial no está bien conectado en el córtex visual del bebé, se podría estudiar si está vinculado con algún desorden asociado con la aversión al contacto visual.

Según los investigadores autores de este estudio, si se consigue diagnosticar el problema con antelación se puede intervenir antes y aprovechar la increíble maleabilidad del cerebro infantil.

 

 

Por esto, lo fundamental de este estudio son dos aspectos: que el cerebro del bebé está programado para buscar y observar rostros aunque no vean aún con claridad, y que conocer su forma de funcionar podría abrir las puertas a tratamientos más tempranos para algunos desórdenes específicos relacionados con el contacto visual.

Cómo se realizó el estudio

Para la realización de esta investigación hizo falta que un grupo de psicólogos de la Universidad Emory explorasen, mediante resonancia magnética funcional, la corteza visual de 30 bebés con edades comprendidas entre seis y 57 días de vida. Los experimentos se realizaron mientras los recién nacidos dormían para evitar que los bebés se movieran. Igualmente, los estudiosos escanearon el cerebro de 24 adultos en reposo para establecer las comparaciones necesarias.

 

 

Con estas muestras, pudieron concluir que las dos regiones de la corteza visual relacionadas con el procesamiento facial se activaron de manera sincronizada en los bebés. Lo mismo sucedió también con las dos redes cerebrales asociadas con la percepción de lugares.

Los patrones de actividad en los recién nacidos fueron similares a los de los participantes adultos, aunque más débiles. Por tanto, se puede concluir que en este sentido el cerebro va evolucionando poco a poco. También que el de un recién nacido se parece al de un adulto mucho más de lo que investigaciones anteriores habían indicado.

El bebé detecta y procesa rostros y lugares

En 2017 otro estudio científico reveló que desde los cuatro meses, la corteza visual de los bebés dispone de dos regiones que trabajan conjuntamente para procesar caras y otras dos que colaboran entre sí para procesar lugares: es decir, que esta diferenciación neuronal que existe en los adultos, se daba desde los cuatro meses de vida.

 

¡La OMS pide más abrazos para los niños!

 

Ahora se ha podido demostrar que esta distinción es aún más temprana. Con tan solo unos días de vida ya el bebé puede procesar caras y lugares independientemente. Con esto, se puede establecer si esta diferenciación en el cerebro es innata o si la experiencia moldea nuestro cerebro.

El contacto visual, base del vínculo con tu bebé

A pesar de que nuestro bebé prácticamente no nos vea las primeras semanas, queda demostrado (con estas investigaciones) la importancia del contacto visual. Con esta relación se creará un vínculo especial entre madre e hijo. Es importante, por tanto, no perder la oportunidad de crearlo aprovechando el momento de dormirlo o de alimentarlo para establecer este contacto visual.

 

Crea un vínculo fuerte y sano con tu bebé que favorezca su desarrollo y vuestra unión con el Seminario Online «El desarrollo del vínculo afectivo»

 

Además, en estos momentos cotidianos estaremos a la distancia a la que el bebé puede distinguir claramente (20-30 cms). Podrá fijarse en nuestros ojos, cejas, boca… Incluso poco a poco irá apreciando nuestra expresión aportándole seguridad. No podemos olvidar que el cerebro del recién nacido evoluciona según el entorno y los cuidados que recibe, especialmente de su principal figura de apego, que por lo general es su madre.

En este enlace podemos ver un sorprendente experimento en el que investigadores alemanes estudiaron la relación de diversas mujeres con sus bebés. Del estudio concluyeron que el desarrollo del recién nacido varía según el entorno cultural en el que nacen y crecen, y su principal vínculo es su madre.

 

 

Por todo esto, cuando las madres buscan instintivamente el contacto visual con su bebé (aunque este aún no vea perfectamente), sin saberlo está creando las bases del vínculo emocional y beneficiando a su pequeño de muchas maneras diferentes.

 

Vistas totales 191 , Vistas hoy 1 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Bebé recién nacido?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Bebé recién nacido y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "El cerebro del recién nacido está programado para buscar y detectar rostros"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube