¿Son recomendables los zumos de fruta para chupar?

Aunque sea fruta, no es lo mismo que la fruta entera.

Hace poco, en un taller de etiquetado que realicé (y del que próximamente tendréis una versión en forma de webinar) , donde las mamás y papás que asistieron podían traer productos que tuvieran en casa para analizar su etiquetado y ver si eran saludables, me llamó la atención una cosa, y es que todos traían un producto en común. Cada uno de diferente marca, unos ecológicos y otros no, pero todos en esencia son el mismo producto. Hablo de los zumos de frutas y los envasados para chupar.

Podemos encontrarlos bajo diversos nombres: fruta de bolsillo, fruta para chupar, zumo de frutas, concentrado de frutas, 100% fruta, etc.

¿Qué dicen los organismos oficiales?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo lo siguiente en marzo de 2015:

En las nuevas directrices sobre la ingesta de azúcares para adultos y niños de la Organización Mundial de la Salud se recomienda reducir el consumo de azúcares libres tanto para los adultos como para los niños; este consumo se debería reducir a menos del 10% de la ingesta calórica total. Una reducción por debajo del 5% produciría beneficios adicionales para la salud.

Las azúcares libres son las añadidas a los alimentos por los fabricantes, los cocineros o los consumidores, así como los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes, los jugos de fruta y los concentrados de jugo de fruta.

No hay pruebas de que el consumo de azúcares que se encuentran en las frutas y las verduras enteras frescas tenga efectos adversos para la salud, las recomendaciones de las directrices no se aplican a este tipo de azúcares llamados intrínsecos.

Es decir, que este azúcar, si va presente dentro de la matriz propia del alimento (fruta) es bueno, no lo es tanto si va fuera de esta matriz (por ejemplo en zumo o en concentrado). Por tanto, siguiendo las recomendaciones de la OMS, no deberíamos comprar este tipo de productos a nuestro hijos (y no solo estos de chupar, más adelante veremos que en este saco también entran los zumos de frutas para beber, sobre todo lo envasados).

El zumo de frutas no equivale a la fruta entera

Pero esto no es nuevo, es algo que ya se viene diciendo desde hace años. Por ejemplo, ya en 2006 la AEDN nos decía en este documento lo siguiente:

No se puede considerar una ración de zumo de frutas equivalente a una ración de fruta.

Los motivos son los siguientes:

1. El menor contenido de fibra de los zumos de fruta respecto de las frutas

Lo cual resulta relevante si se tiene en cuenta la baja ingesta de fibra por parte de la población española. Pensadlo bien, un zumo de frutas concentrado, y da igual que sea de chupar, que sea de beber en brick o que sea casero, está desprovisto de lo mejor de la fruta: la fibra, la matriz. Esto hace que el poder de saciedad y de saciación de este preparado sea mucho menor que el de la fruta fresca.

Imagínate preparando una zumo de naranja por la mañana en casa: coges tres naranjas, las exprimes y con el zumo de esas tres naranjas llenas un vaso de unos 200 cc, te lo bebes (o se lo das a tu hijo) y después te comes la tostada, la leche, el café o lo que sea.

Ahora imagínate esa misma mañana, pero haciendo algo diferente: te levantas, te sientas en la mesa, coges tres naranjas, comienzas a pelarlas y empiezas a comértelas gajo a gajo. Te comes una, pelas la siguiente, te comes dos, pelas la siguiente… y no se tú, pero yo cuando voy por la tercera ya no puedo más. No solo soy incapaz de tomar después un café con tostada (cosa de la que sí sería capaz después de beberme un zumo), sino que ni siquiera soy capaz de terminarme la tercera naranja.

Este efecto es debido precisamente a la fibra que nos aporta la naranja, a que estamos tomando el alimento dentro de su propia matriz; esta fibra, además de saciar (y evitar que ingiramos más calorías de las que realmente necesitamos), hace que el pico de glucosa que se produce en sangre no sea tan acusado como ocurre tras la ingesta de un zumo, desprovisto de esa fibra, y que sufre una rápida absorción provocando un gran pico de glucosa en sangre que después puede producir una hipoglucemia compensatoria, pidiendo al cuerpo más dulce para revertir la situación.

2. La posible relación entre consumo de zumos de fruta y sobrepeso-obesidad

Esto es debido a la mayor ingesta calórica cuando se toman estos productos ricos en azúcares y libres de fibra, ya que como he comentado antes, al estar desprovistos de la fibra, tienen menor poder de saciación y provocan menor saciedad.

3. La relación existente entre los azúcares de los zumos de fruta y el riesgo de caries dental

Son diversos los estudios que hallan relación entre un elevado consumo de azúcares y riesgo de caries en la infancia. Sin ir más lejos, la Academia Americana de Pediatría ha publicado este año unas recomendaciones en las que afirman lo siguiente:

El alto contenido de azúcar en el jugo contribuye al aumento del consumo de calorías y al riesgo de caries dental.

4. La relación entre un alto consumo de zumos de fruta en niños y su estado de salud

A día de hoy se conoce que existen gran cantidad de patologías cuya prevalencia está directamente relacionada con el consumo de estos productos (consumo de azúcares, grasas nocivas y productos ultraprocesados), y la tendencia  en el consumo de zumos de fruta va en aumento, mientras disminuye el consumo de fruta fresca.

Es decir, el problema no es solo que al niño le estemos dando un alimento rico en azúcares, que favorece el sobrepeso y la obesidad, perjudica la salud y que además provoca caries, sino que además al darle este tipo de productos, estamos desplazando la ingesta de la fruta fresca, con todos los beneficios que esta aporta.

Conclusión: no son recomendables

Así que la conclusión es clara que podemos extraer después de todo lo explicado es que:
NO, este tipo de productos de frutas envasados o concentrados no son recomendables.
La fruta debe tomarse fresca y cuanto menos manipulada en casa y menos procesada, mejor.

¿Y cómo hacer un menú equilibrado?

Además, si os estáis preguntando cómo organizar la fruta y otros alimentos dentro de un menú semanal, podéis ver el Seminario Online «Cómo crear tu Menú Semanal para niños de 1 a 3 años«:

 

 

Lo podéis ver con una inversión de solo 9’95 euros, o gratis si formáis parte de la comunidad «Criar con Sentido Común». En él podréis conocer las recomendaciones más importantes para que todos los grupos de alimentos estén presentes en la dieta de vuestros hijos, y en qué proporción, además de otros temas relacionados.

Fotos | Hay, Bruce Tuten, Burrows en Flickr (CC)

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

2 comentarios en "¿Son recomendables los zumos de fruta para chupar?"

  1. Entiendo que los zumos de frutas sean azúcares libres , pero una papilla de fruta echa en casa también son azúcares libres

    • Precisamente por eso (y por otras cosas más) se piensa que el método BLW es mucho más sano. Las papillas vaseras destruyen parte de la fibra, aunque no toda, es cierto que parte quedan como azúcares libres, por ello es recomendsble pasar a la fruta machacada o fruta entera cuanto antes.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube