Pros y contras del “al pueblo con los abuelos”

Pasar tiempo con los abuelos enriquece la vida de nuestros hijos, siempre y cuando establezcamos condiciones favorables para todos

Llega el verano y con él los tres meses de vacaciones. Pero nosotros trabajamos y, entonces, empezamos a barajar opciones para los peques. Campamento urbano, talleres, una persona que les cuide en casa o… ¿tirar de los abuelos y pueblear mientras trabajamos? Hoy hablamos de las ventajas e inconvenientes de llevar a los niños al pueblo con los abuelos.

¿Debemos dejar a los niños en el pueblo con los abuelos?

Yo soy de las afortunadas que tiene pueblo. Y digo de las afortunadas porque pasé los veranos en el pueblo con mis abuelos. Recuerdo salir del cole de Madrid el último día de curso y, con el uniforme del colegio aún puesto, afrontar el verano con la ilusión de saber que me esperaban tres meses de juegos, de diversión y de hacer todo lo que en la ciudad no se podía hacer.

Aprendí a montar en bicicleta, aunque siempre acabara en el sillín de la bici de mi abuelo mientras él empujaba su bici y la mía. Mi abuela me hacía trajes para las Nancys y papillas de maicena para los bebés. Recogíamos plantas del campo que mi abuelo decía que eran riquísimas y mi abuela tiraba en cuanto entrábamos por la puerta. No recuerdo días más felices.

 

Juguetes para llevar de vacaciones al pueblo, campo y montaña

 

Si has tenido algo así, estarás conmigo. Si no, quizá estés sintiendo un poco de envidia. Y ahora, eres tú quien se plantea si llevar a los niños al pueblo con los abuelos porque no sabes si es un buen plan o no. Si te sirve de algo mi opinión, ya imaginarás que me parece un buen plan, pero hay que tener en cuenta algunas cuestiones…

¿Dejar a los niños en el pueblo con los abuelos en verano?

La primera es que los abuelos quieran. A veces abusamos de la confianza y ellos se resignan. Es importante tener en cuenta sus condiciones físicas, su disponibilidad y que quieran quedarse con los nietos varios días, puesto que no es lo mismo ir a comer o pasar un fin de semana estando nosotros presentes que dejarles allí a los/as niños/as y que se apañen.

No menos importantes es que nosotros estemos dispuestos a que se queden y lo vivamos desde la alegría y la calma. Si dejamos en el pueblo a los niños, y lo vivimos con ansiedad y preocupación o mostramos excesiva tristeza, los niños y niñas pueden percibirlo y no sentirse bien.

 

Pros y contras del "al pueblo con los abuelos"

 

Una vez que ambas partes estén de acuerdo… ¡que empieza la fiesta!

Ventajas y desventajas de dejar a los niños en el pueblo con los abuelos

Debemos tener asumido que sucederán cosas que en casa no suceden. Los abuelos son abuelos y quieren lo mejor para sus nietos, pero, claro, es probable que su concepto de “lo mejor” no sea el nuestro. Seguramente, se acuesten más tarde, visiten el quiosco, coman solo cosas “ricas” y se les consienta de más.

Si esto os preocupa, lo ideal es que podáis hablarlo con anticipación y establezcáis acuerdos para que todos salgáis ganando. Por ejemplo, si los abuelos se empeñan en visitar el quiosco, se puede negociar que solo sea una vez a la semana o que intenten cambiar las chuches por algún pequeño juguete. Se trata de que todas las partes puedan sentirse cómodas.

Es importante tener en cuenta que, cuando delegamos cuidados, las personas en las que delegamos serán las que tengan la autoridad para resolver los conflictos y situaciones cotidianas que puedan producirse. Y, lo mas probable es que no resuelvan de la forma en que tú lo harías así que solo queda confiar y que sepan que confías en su buen hacer. Si no es así, mejor no dejar a los niños en el pueblo.

 

Te ayudamos a enfrentarte a los grandes desafíos con los que madres y padres deben lidiar respecto a los abuelos y te damos estrategias de comunicación para establecer un acuerdo común con ellos/as en el Seminario Online “¿Y si quien cría son los abuelos?”

 

Para facilitar a los abuelos la intendencia, hay que proporcionarles un listado por escrito de todo aquello que pueda ser importante como cuestiones relativas a la alimentación, medicación, etc. Y también algunas pautas básicas sobre cómo actuar en algunas situaciones que puedan ser estresantes como la gestión de las rabietas. Así no tendrán la necesidad de llamaros constantemente para preguntaros si hay que echar una crema u otra o si las nueces le dan alergia al pequeño o al mayor.

Si necesitáis una mano para gestionar y conversar sobre todo ello, estaré encantada de atenderte en la Tribu CSC, donde además puedes consultar al resto de miembros de nuestro equipo de expertos en salud materno-infantil, educación positiva y crianza respetuosa. 

Si todos estos detalles están claros y adecuadamente resueltos, ya podemos empezar a pensar en cuáles son los beneficios de pasar el verano en el pueblo:

Disfrutarán de un entorno natural más saludable que el de la ciudad

Así, podrán acceder a aprendizajes que en la ciudad no son tan accesibles. Podrán pasear por el campo, respirar aire puro, aprender nombres de plantas y animales, etc.

 

 

Aprenderán a vivir sin prisa

Con los abuelos todo ocurre sin tener que correr. Las prisas de la ciudad en el pueblo se diluyen y eso hace que se puedan disfrutar las cosas con calma y tranquilidad.

Descubrirán una parte de la historia familiar

A través de los objetos de casa de los abuelos o de fotografías, podrán enseñar a sus nietos cuáles son sus raíces, a qué se dedicaban, cómo se vivía o a qué jugaban.

Compartirán tiempo de juego

El verano es un momento ideal para aprender juegos de mesa o, por qué no, juegos tradicionales como la petanca, la peonza, los bolos o la rana en los que los abuelos son grandes campeones. 

Reforzarán el vínculo con ellos

Si la relación es buena, es una gran oportunidad para que nietos y abuelos conecten y refuercen ese vínculo tan mágico que se establece entre ellos.

 

Pros y contras del "al pueblo con los abuelos"

 

En definitiva, el verano con los abuelos puede ser apasionante siempre y cuando se establezcan unas condiciones favorables para todos. Si encontramos el equilibrio entre rutinas y sorpresas, entre educar y consentir, pasar tiempo con los abuelos enriquece la vida de nuestros hijos e hijas.

Pero, claro, quizá yo no sea objetiva. Al fin y al cabo, una buena parte de mi felicidad infantil se la debo a mis abuelos.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Crianza Respetuosa?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Crianza Respetuosa y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Pros y contras del "al pueblo con los abuelos""

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 mes de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube