Pilares para aplicar la Disciplina Positiva

Si la meta que perseguimos es que nuestros hijos hagan lo que nosotros queremos, ya no es Disciplina Positiva

Cuando escuchamos hablar de Disciplina Positiva, muchas familias esperan obtener una caja de herramientas educativas mágicas que les permitan solucionar todos los retos de la crianza a los que se enfrentan en su día a día. Pero, lamentablemente, las varitas mágicas solo existen en los cuentos. Entonces, ¿cómo aplicar la Disciplina Positiva para que funcione? ¿Cuáles son sus pilares?

La crianza respetuosa es un trabajo de pico y pala, implica una revisión profunda de nuestras creencias y un trabajo personal enorme. No vale solo con cambiar unas frases por otras o utilizar determinadas herramientas educativas. 

A veces, en la Tribu CSC nos encontramos con consultas de familias que nos dicen: “Es que yo ya valido sus emociones y no funciona o “es que yo ya le doy opciones cerradas pero sigue empeñado en no sé qué cosa”Ante este tipo de situaciones, siempre me planteo que deberíamos hacernos dos preguntas: ¿Para qué estamos aplicando Disciplina Positiva? Y, ¿cómo la estamos aplicando?

¿Para qué aplicamos Disciplina Positiva?

Esta sería la primera pregunta. ¿Cuál es nuestro objetivo? Porque si la meta que perseguimos es controlar la conducta infantil, ya no es Disciplina Positiva. Si mi objetivo es que mi hijo haga lo que yo quiero, para eso ya está la educación tradicional. Si lo que persigo es que mi hija deje de tener conductas que a mí me resultan incómodas, para eso el autoritarismo me iría mucho mejor. 

Sí, ya sé que hay determinadas conductas que no podemos permitir y que nuestra labor es guiar. Pero el control nunca debería ser la meta. Porque cuando yo intento controlar a alguien, en realidad, no solo le estoy robando su libertad; también le estoy privando de la oportunidad de experimentar y aprender de sus errores; también le estoy aniquilando la confianza en sí mismo/a. Porque el mensaje implícito y abrumador es: “Tú no sabes. Yo tengo que decidir por ti”. 

La varita mágica de la Disciplina Positiva eres tú. Tu manera de enfrentarte a los retos puede hacer la diferencia. Tu “para qué” quiero educar desde el respeto es la llave. 

 

Pilares para aplicar la Disciplina Positiva

 

Educamos desde el respeto para entender. La observación de nuestros hijos e hijas para comprenderles, que no para controlarles, es fundamental para afrontar los retos de la crianza desde una perspectiva respetuosa. La infancia no necesita paciencia, necesita comprensión. 

Educamos desde el respeto para guiar. Y guiar no es lo mismo que moldear. Nuestras hijas e hijos no son un pedazo de arcilla con el que podemos construir lo que queramos. No son proyectos de personas adultas. Son seres completos ya, ahora. 

Educamos desde el respeto para cuidar. Y cuidar implicará a veces tomar decisiones con las que no estén de acuerdo por su seguridad. Solo a veces. En otras muchas ocasiones pueden y deben tomar decisiones sobre sus vidas recién nacidas. 

Educamos desde el respeto para aprender. Porque de la maternidad y la paternidad aprendemos mucho más sobre nosotras/os mismas/os que sobre cualquier otro tema. Girar el foco hacia dentro y asumir nuestra responsabilidad es uno de los mayores regalos que nos hace la Disciplina Positiva.

 

Descubre cómo educar con respeto mediante la Disciplina Positiva en nuestro Curso Online «Educación Respetuosa y Disciplina Positiva»

 

Educamos desde el respeto para proteger. No para protegerles del mundo y allanarles el camino. Tampoco para protegerles de las consecuencias naturales de sus propias decisiones. Educamos desde el respeto para protegerles de aquellas situaciones peligrosas que aún no tienen capacidad para intuir y gestionar. 

Educamos desde el respeto para soltar. Para aprender a limitar nuestra intervención a aquellas situaciones en las que es estrictamente necesaria y aprender a confiar en sus capacidades y en sus decisiones

Educamos desde el respeto para acompañar. Y acompañar implica aceptar que tienen derecho a sentir y a expresar lo que sienten. La finalidad no es que deje de llorar o de tener rabietas. La finalidad es que sepa que estamos ahí para acompañarle

Y una vez que sabemos para qué aplicamos Disciplina Positiva, la siguiente pregunta sería…

¿Cómo aplicamos la Disciplina Positiva?

Porque la base de la Disciplina Positiva es el equilibrio. La capacidad para ser amables y firmes al mismo tiempo. Y esta es una cualidad que requiere entrenamiento porque en la educación tradicional lo habitual es ir dando bandazos de un lado a otro y tener que elegir entre ser una cosa o la otra. 

Nuestros hijos aún no tienen una gran experiencia en la vida, pero tienen una habilidad inmensa para descubrir nuestros “para qué”. Nuestras hijas pueden no saber por qué actuamos de una manera o de otra, pero tienen un sexto sentido para conocer la finalidad de nuestros actos

 

Pilares para aplicar la Disciplina Positiva

 

Y si disfrazamos un castigo de consecuencia lógica, son capaces de ver la realidad con las gafas de la verdad sin trampas de la infancia. Y si les damos a elegir entre dos opciones con el objetivo de que elijan lo que nosotras/os queremos, son capaces de intuir nuestra manipulación y rebelarse contra ella.

Y si les decimos que no pasa nada porque se les haya derramado la leche mientras resoplamos, son capaces de captar que para nosotros sí pasa algo. Y si validamos sus emociones para conseguir que dejen de llorar, son capaces de sentir esa falta de conexión

Porque las gafas de la verdad sin trampas de la infancia son capaces de ver nuestra esencia.

Porque sin empatía, sin honestidad, sin flexibilidad, sin comprensión, sin amabilidad… La Disciplina Positiva se queda vacía. 

Porque la Disciplina Positiva puede ofrecernos una caja de herramientas educativas maravillosas para aprender a educar desde el respeto. Pero lo más importante, la única varita mágica que puede hacer la diferencia en vuestras vidas, eres tú.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Educación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Educación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Pilares para aplicar la Disciplina Positiva"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube