• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Mis primeros… pasos hacia la adicción al azúcar

Los niños de hoy están comiendo hasta 10 veces más azúcar de la máxima recomendable

Quizás hayáis visto estos días por las redes lo mismo que he visto yo (en mi caso gracias a una foto del compañero Carlos Ríos @nutri_rivers): la imagen de un nuevo producto destinado a niños llamado “Mis primeros Lacasitos”.

Muchos pensamos en principio que era un fake. Lo parecía enteramente, pero no, lo cierto es que es real como la vida misma. La imagen no tardó nada en levantar expectación en Twitter y rápidamente Antonio R. Estrada, más conocido como @SinAzucarOrg (siguiendo en su línea de trabajo habitual) nos mostraba esta otra imagen:

 

 

La cosa ya cansa, la verdad. Primero fue Mi primer Danone, luego Mi primera galleta, luego Mi primer ColaCao, luego los Actimel Kids, y ahora esto…

 

 

Cada vez nos encontramos con más productos de alimentación destinados a niños. Esto no tendría nada de malo si la diferencia fuera para bien (ingredientes escogidos especialmente por ser más saludables o nutritivos, recetas con menos sal y menos azúcar, etc.). Pero no. Lo que vemos, y eso es lo peor de todo, es que todos ellos son productos que no son saludables y mucho menos imprescindibles en su alimentación.

Creando los enfermos del mañana

Cada día, y digo cada día, me llegan familias nuevas a las consultas con hijos con sobrepeso u obesidad sin saber muy bien cuál es el motivo.

Yo les explicaré cuál es:

TODOS, y digo TODOS, consumen a diario productos ultraprocesados que no son recomendables para la salud y que favorecen la aparición de sobrepeso y obesidad (por no hablar de la aparición de enfermedades metabólicas y cardiovasculares a medio/largo plazo).

Niños que toman ColaCao todas las mañanas, que consumen galletas en el desayuno o en la merienda, que comen yogures azucarados de postre, zumos de frutas envasados… un sinfín de productos cargados de azúcar que hacen que estos niños superen con creces, cada día, las recomendaciones de ingesta máxima de azúcar libre de la OMS.

 

 

Cómo pasarte de azúcar siendo niño casi sin darte cuenta

Vamos a verlo con un ejemplo: y para ello voy a hacer uso de las magníficas fotografías de @sinazucar.org, que son muy clarificadoras.

Desayuno: leche con ColaCao + 2 magdalenas

 

 

Media mañana: paquete de galletas dinosaurio + batido

 

 

Almuerzo: postre yogur

 

 

Merienda: palmera de chocolate

 

 

Cena: natillas

 

 

En este ejemplo encontramos un total de 68 Azucarillos, lo que equivale a 272 g de azúcar libre (y esto sin contar los refrescos que se puedan consumir en las comidas, que hay niños que no beben agua).

¿Se ve así más claro? La OMS recomienda consumir como máximo 25 g de azúcar libre al día en adultos (los niños deberían consumir aún menos) pero a nuestros niños les estamos dando, en muchos casos, 10 veces más (el consumo máximo de azúcar recomendado en niños oscilaría entre 10, 15 y 20 g según la edad).

¿Y por qué los padres les dan estos productos a sus hijos si son tan malos?

Pues es muy sencillo: Porque no lo saben.

Desconocen el riesgo que supone el consumo frecuente de estos productos, desconocen que todos estos productos destinados a los niños sean tan perjudiciales para su salud: ¿Cómo un zumito de frutas va a ser malo, si mi madre me hacía un zumo cada día? ¿Y cómo los cereales de desayuno van a entrañar tanto riesgo, si son de toda la vida? ¿Cómo un producto que se llama Mi primera galleta, que viene en este bonito envase, puede ser malo, si es para bebés?

Pues lo son, señores y señoras: estos productos no son recomendables.

Mis primeros pasos hacia la obesidad y la enfermedad

Mi primer yogur

 

 

Mi primera galleta

 

 

—Espera, espera… ¿Estás diciendo que un producto que comercializa una marca de papillas y que pone desde los 4 meses… no es saludable?

—Pues no, no lo es. Es más, las recomendaciones de ingesta de azúcar hasta el año de vida es de “cero” y a partir del año evitarla tanto como sea posible. Poco a poco las recomendaciones suben hasta los 25 g/día como máximo en adultos, que se alcanzan enseguida.

—Entonces, si la recomendación de tomar azúcar es cero hasta el año…. ¿Por qué se comercializan estos productos?

—Porque pueden, porque no hay ninguna ley que lo prohíba, porque estamos totalmente desamparados ante la comercialización de productos cargados de azúcar y grasas nocivas con mensajes llamativos y estamos sometidos el bombardeo de información sesgada por parte de la industria alimentaria. No tenemos una ley que nos ampare, que nos proteja, “nos venden lo que quieren y como quieren” (Podéis ver en detalle el análisis de “Mi primer ColaCao” de la manos de Julio Basulto en este enlace).

 

Descubre cómo “traducir” las etiquetas de lo que compras para que no te engañen, con este Seminario Online.

 

Y esto ha llegado ya a unos niveles alarmantes, a unos niveles en los cuales ya se ha “Normalizado” que un niño desayune “ColaCao y galletas” y lo peor de todo es que ya es normal incluso cuando el niño ni siquiera tiene un año, que ya tome Mi primera galleta (ultraprocesado con azúcar), yogures de bebé (ultraprocesados con azúcar) y pronto Mi primer colacao (casi un 40% de azúcar).

 

 

¡Ah! y Mis primeros ¡Lacasitos! Azúcar y más azúcar (lo del riesgo de atragantamiento lo dejamos para otro día si eso…). Y encima tienen el valor de poner en el envase “Sin aceite de palma”. ¡Que de cada 100 gramos de producto 69,5 gramos son azúcar!

Veo niños por los parques…

En ocasiones, que digo en ocasiones… ¡a diario! Veo niños en los parques comiendo galletas, ositos rellenos de chocolates, jugando con su bolsita de Mini chips ahoy en la mano… y se ve como algo normal.

¿Y la fruta? ¿Dónde nos la hemos dejado? ¡Ah claro! Que hay que pelarla y como al niño le gustan tanto las galletas, se las come bien y además algunas de ellas están aparentemente “avaladas” por la AEP pues mejor le doy eso… y así vamos.

Con las papeleras de los parques y los coles atestadas de envases de batidos, zumos y paquetes de galletas y muy pocas cáscaras de plátano o mandarina (que son fáciles de pelar incluso en el parque, por cierto).

Nos han comido el tarro

Así, tal cual, nos han comido el tarro. Comemos lo que quieren que comamos, tenedlo claro, no son decisiones solo nuestras, estamos totalmente influenciados y sugestionados. Os recomiendo la lectura de este documento de “Justicia Alimentaria” llamado “Mi primer veneno”.

La falta de actividad (hace 10 años)

Hace 13 años, cuando comencé a trabajar en consulta y llegaban niños con problemas de sobrepeso u obesidad las causas de este sobrepeso eran diferentes de las de ahora. Antes el principal problema era la falta de actividad física (que también a día de hoy es factor influyente en el sobrepeso, no digo que no).

Pero hace 13 años no disponíamos en el supermercado de la enorme variedad de productos para niños que nos encontramos a día de hoy. De hecho, los niños comían algo mejor que ahora. Las tasas de obesidad infantil se han incrementado notablemente desde entonces y gran culpable de ello es el consumo exacerbado de este tipo de productos de los que vengo hablando.

Ningún producto alimentario  destinado para niños es recomendable

Así de simple. Si queréis que vuestros hijos coman sano desde pequeños dadles comida de verdad desde pequeños. Comprad en el mercado, que allí estamos más lejos de la influencia de los productos ultraprocesados; dadles fruta cuando quieran algo dulce;  acostumbradlos desde pequeños al sabor de la comida real, no modifiquéis su paladar haciéndolos adictos a la comida endulzada y ultraprocesada.

Un niño pequeñito que aún es un bebé no debería consumir más de 5-10 g de azúcar libre al día (tirando por lo alto, recordad que hasta el año el consumo recomendado es cero). Con cualquiera de estos productos ya nos estamos pasando.

 

 

La próxima vez que veáis un producto que se llame “Mi primer…” o “No sé qué Kids”, pensad que el consumo de esos productos no es saludable para vuestros hijos y que, además, modifica su paladar acostumbrándolos al dulce, haciéndolos esclavos de ese sabor, para que cada año que pase el consumo de azúcar aumente hasta el punto que hemos visto anteriormente, con casi 300 g de azúcar al día (un menú bastante frecuente).

La educación nutricional comienza desde la infancia. Da a tus hijos comida real desde que empiezan con la alimentación complementaria y huye de este tipo de productos diseñados especialmente para bebés, que les harán más mal que bien.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


Esto no es todo. Un Grupo de apoyo virtual y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la Tribu "CSC"


Más Información

14 comentarios en "Mis primeros... pasos hacia la adicción al azúcar"

  1. Hola
    Me gustaría q el uso de la palabra diabetes fuera acompañada del típo de diabetes al q se refiere. Cómo conocerá seguramente la diabetes tipo 1 o diabetes infantil es un tipo de enfermedad cuya causa es principalmente de origen inmunológico. La diabetes tipo 2, q se da mayoritariamente en adultos es debida al sedentarismo y mala alimentación. Es importante hacer esta distinción porque luego la gente, cuando ve a un niño con diabetes asocia a un mal cuidado por parte de los padres y, créame, nada más lejos de la realidad.
    Espero q tenga a bien rectificar y quedo a su disposición para cualquier comentario.
    Saludos

  2. Completamente de acuerdo con Beatriz, cuidado con usar inadecuadamente la palabra diabetes. La diabetes tipo 1 no esta relacionada con haber llevado una mala alimentacion, es una enfermedad autoinmune que padecen muchos niños y se puede confundir a la gente.A los papas de niños con diabetes tipo 1 nos duele mucho que nos culpabilicen de la enfermedad de nuestros hijos, y por supuesto a los niños que la padecen les duele mas cuando le dicen que la tienen por haber comido mucha azucar. Por favor rectifiquen ese titular que da lugar a confusion.Gracias.

  3. Gracias Beatriz y María. Hemos modificado el subtítulo porque no habíamos caído en que pudiera tener ese efecto.
    Un abrazo y gracias por mencionarlo 😉

    Armando.

  4. Yo conozco madres que dan toda la marranada a sus hijos y les veo sanos y delgados. Y a mi me dicen loca y exagerada por cuidar a mis hijos. Justamente estas cosas ellos nunca comieron y me gusta cuidarlos.

  5. Gracias por este artículo. Soy una mama novata que intenta alimentar a su bebe lo mejor posible a base de comida variada y saludablesaludable, pero he caido en el error de comprar yogures y galletas para bebes… Como es posible que les permitan poner ese titulo a ese veneno…

  6. Elisabet Martín Moreno3 julio, 2018 a las 8:52 amResponder

    Muy buen artículo pero hay otro gran problema aparte del desconocimiento. Cuando me informé y ví lo nocivos que son estos productos y empecé a comer comida real tanto yo como mi hijo, “todo el mundo”, me refiero a las abuelas, tías, amigas vecinas, desconocidas… le ofrece estos productos a los niños para ganarse su amor y te dicen que ¡pobre niño! que no le compras zumos o galletas. Es una autentica tortura, que les regalen bollería ultraprocesada incluso otros niños y no poder rechazarla porque tu hijo te mira queriéndola y la madre del otro niño te mira como si fueras una desagradecida y el otro niño te mira diciendo ¿porqué no? Tienes que decir siempre que sí a caramelos y todo tipo de porquerías o el típico dame un besito que tengo una cosita para tí. Cuanto daño han echo los huevos kinder! que mis padres le compraban cada día a mi hijo, darmelos a mi cada día en los 80 sería impensable. Y el si te comes todo te doy un premio, y el premio son conguitos, y lo justifican diciento que son frutos secos! No sólo se tiene que informar a los padres porque yo estoy más que informada, es “toda” la población para que dejen de hacer este tipo de regalos, y da igual que los abuelos sepan que la madre desaprueba eso que: tengo una cosita para tí, un paquete de 6 de donuts, o un huevo kinder gigante.

  7. Si por favor, haz un post como este, informativo y conciso y destinado a abuelos para que se los podamos hacer leer y entender y que no se sientan ofendidos. Ya no es sólo la alimentación, a mi me ofende que traten a mi hijo como un perrito adiestrandolo con recompensas. Esto es condicionamiento pavlovjiano ¿Es que no se dan cuenta?

  8. Muy interesante el artículo pero tengo una pregunta: y los sustitutos del azúcar en yogures o galletas del tipo “sin azúcar añadido” ¿qué tal son? ¿Los habéis analizado? Es difícil no tener galletas en casa para la leche y, a veces busco galletas en la sección de dietéticos pero, no tengo muy claro si es peor “el remedio” que “la enfermedad”

  9. Hacer yogurt o galletas caseras con ingredientes naturales no requiere de mucho conocimiento culinario y lleva poco tiempo. Mi hijo ama el yogurt entonces corto fruta bien madura y se la mezclo al yogurt natural. Hago galletas de avena y platano a veces con cacao o pasas. O crepas de avena y si es dia permitido baño con un poquito de miel…. Con sus abuelos me he peleado xq tambien me decían “ahhjh que puede hacerles una golosina” mi respuesta fue: Y xq no te la comes primero tu? Xq no es buena….entonces xq se la das al niño??? Y si alguien le regala algo simplemente digo no gracias y saco de mi bolso algo mas para convidar (almendras arandanos secos pasas) a veces ha sido mas difícil pero si lea hablamos les explicamos, nuestros hijos comprenden. Es cierto q a veces ir al supermercado es difícil. Evito todo lo que puede pero a veces debo comprar un yogurt. Pero se que es solo a veces….. No soy perfecta….

  10. Hola Armando, has puesto u. Comentario que no estoy de acuerdo, estar delgado nones la consecuencia de comer bien, y me pongo a mi misma de ejemplo, tengo 36 años ,acabo de dar a luz hace 5 meses, mido 1,63 y peso 59 kilos, me quedan dos para volver a mi peso de antes de estar embarazada. Cómo lo que me da la real gana, desde una hamburguesa hasta chocolate. Generalmente mi día a día como bastante Dani desayuno fruta, tostadas de pan con aceite de oliva y jamón serrano, no me gustan los fritos pero si los dulces, te puedo asegurar que tengo una facilidad pasmosa para delgazar , he llegado a pesar 51 kilos. Así que después de hacer todo tipo de estilos de vida tanto saludables como no saludables , no estoy de acuerdo en que estar delgado es sinónimo de comer bien. Cómo también estarás conmigo en que estar delgado no es sinónimo de estar sano.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.