Mi bebé tiene plagiocefalia. ¿Y ahora qué hacemos?

La plagiocefalia es una alteración en la forma de la cabeza que hace que esta esté más aplanada por un lado

Plagiocefalia… Un día te levantas, miras a tu bebé y te da la sensación de que algo no va bien, su cabecita… parece que por la parte de atrás está algo achatada, y que tiene menos pelo en esa zona…

Sí, ¡sin duda! Siempre ha preferido mirar hacia el mismo lado, quizá eso tenga algo que ver… ¡Uy! Si parece que incluso tiene una oreja más adelantada y el ojo de ese lado quizá algo más abierto. ¿Cómo ha podido pasarle esto? ¡Si ayer parecía estar todo bien! ¿Cómo no me he dado cuenta?  Si notas que algo similar le ocurre a tu bebé, seguramente tenga plagiocefalia.

La plagiocefalia es una alteración en la forma de la cabeza que suele ocurrir cuando son lactantes, frecuentemente alrededor del segundo mes de vida. Esta se verá asimétrica, más aplanada por uno de los dos lados y generalmente por donde más se percibe es por la parte de atrás.

¿Y por qué pasa esto? ¿Cuál es la causa de la plagiocefalia?

La causa es fundamentalmente postural en la mayoría de las ocasiones. La cabeza del bebé recién nacido es muy moldeable porque sus huesos son finitos y flexibles, y están unidos por unas fisuras que se modifican para poder pasar por el canal de parto. Esto hace que si el peso de la cabeza está siempre apoyado sobre el mismo lado, se pueda aplanar.

 

 

A veces, por la propia posición dentro del útero o por alguna tensión en el momento del parto, el bebé puede tener una contractura en la zona del cuello que hace que le duela girar la cabeza a uno y otro lado, y esto favorece que se produzca este aplanamiento del lado sobre el que siempre está apoyado. El uso de fórceps o ventosa en el parto también podrían ser causa de plagiocefalia.

¿Qué podemos hacer nosotros?

Hay ciertas cosas que podemos tener en cuenta y llevar a cabo para subsanar la plagiocefalia:

  • En primer lugar, consultar con nuestro pediatra. La plagiocefalia, aunque no es una alteración grave sino básicamente estética, hay que vigilarla para evitar que vaya a más. Nuestro pediatra será el encargado de ir mirando y midiendo la cabecita de nuestro bebé, por si es necesario derivar a algún especialista en algún momento.

 

 

  • Por otro lado, es muy interesante que llevemos a nuestro bebé a que lo valore un fisioterapeuta especializado en bebés. Él o ella se va a encargar de esas contracturas o desequilibrios musculares que comentábamos antes. Si el bebé tiene una pequeña contractura o tensión, además de trabajarlo allí en la sesión, nos enseñará a nosotros a seguir haciéndolo en casa.
  • En casa, nosotros tenemos que cuidar las posiciones en las que está nuestro bebé. Dormir, boca arriba, siempre siempre, ¡eso ya lo sabemos! Es la mejor manera de evitar el síndrome de muerte súbita del lactante. Lo que haremos será ir cambiando a nuestro bebé de posición dentro de la cuna o cambiar la cuna de sitio. Lo que conseguimos con esto es que nuestro bebé reciba estímulos por ambos lados. Imaginad que tenemos la cuna al lado de mamá, que es quien da el pecho, y al otro lado hay una pared. ¿Hacia dónde se girará el bebé? Siempre hacia mamá. Si ponemos al bebé un día hacia arriba y al día siguiente, le colocamos con la cabecita hacia abajo, estará recibiendo el sonido de mamá y papá cuando hablan o se mueven, su olor, la luz que entra por la ventana… tanto por un lado como por otro.

 

 

  • Cuando el bebé está despierto, cuidaremos igualmente esta estimulación, intentado cambiar de sitio la minicuna donde lo tenemos colocado, buscando que reciba más estímulos por el lado hacia el que le cuesta más trabajo girarse. Intentaremos evitar que esté mucho tiempo tumbado boca arriba, por lo que evitaremos las hamaquitas y en cambio lo cogeremos en brazos toooooodo lo que nos pida. Y lo llevaremos tanto con un brazo como con el otro. A veces, los que somos diestros tendemos a hacer todo con el brazo derecho sin darnos cuenta…

 

 

  • Igual cuando le demos el pecho o biberón. Tenemos que hacerlo cogiéndolo con un brazo y con otro, para que gire el cuello hacia un lado y a otro.
  • Cuando juguemos con él en el suelo, le ofreceremos los diferentes estímulos preferentemente por el lado hacia el que le cuesta girarse, animándole a hacerlo: le cantaremos, le enseñaremos las láminas o móviles con contrastes, el espejo, la pelota con cascabel, etc… por ese lado.
  • Porteo. Resulta fundamental y es la mejor solución para la plagiocefalia. Portearemos todo lo que podamos y un poco más. Si a nuestro bebé le gusta, claro.

 

curso-porteo
Adquiere las herramientas y conocimientos necesarios para saber qué es lo que más se adecua a tu familia en cada momento, y cuáles son los beneficios físicos y emocionales del porteo con el Curso Online «Porteo en la vida real»

 

  • Posición boca abajo. Esto siempre genera controversia. Nos lo recomiendan los pediatras pero al bebé no suele gustarle. Si además hacemos movimiento libre, no se aconseja poner al bebé boca abajo como tal. ¿Qué hacemos? Pues podemos practicar el “boca a bajo” cuando lo tengamos en brazos, sobre nuestro pecho o rodillas, aprovechar los momentos de aseo y cambios de ropa para pasar por esta posición y descargar así la cabecita del peso de estar tumbado. Y oye, que si queremos y a nuestro bebé no le molesta, ponerlo un poquito boca abajo sobre una superficie firme o incluso, sobre la pelota de pilates o un rodillito, tampoco está mal. Ahí cada familia tiene la libertad de valorar lo que mejor se adapta a sus preferencias y circunstancias.

 

Cómo mantener la higiene en los artículos del bebé

 

  • En cuanto al uso de cojines especiales y otras técnicas manuales en las que se trabaja directamente sobre la cabeza del bebé, no cuentan con suficiente validez científica como para recomendarlas o desaconsejarlas.

A modo de resumen muy resumido, ya veis cuál es el mejor remedio para que la cabeza de nuestro bebé se mantenga redondita y prevenir así la plagiocefalia: los brazos de mamá y papá. Así que ya sabéis, ¡coger y abrazar a vuestro bebé todo lo que ambos necesitéis! Y si tenéis dudas, en la Tribu CSC estaremos encantados de ayudaros.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Mi bebé tiene plagiocefalia. ¿Y ahora qué hacemos?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube