Padres tigres, niños autoexigidos

Se trata de progenitores perfeccionistas y exigentes con sus hijos que aplican una crianza autoritaria para que estos sean perfectos y triunfen

Se conoce como padres tigres a aquellos progenitores que se muestran autoritarios en su relación con sus hijos para que estos alcancen el éxito bajo cualquier circunstancia. Es un modelo de crianza que tiene consecuencias para los hijos al limitar la capacidad de decisión de estos, que pueden llegar a desarrollar problemas psicológicos

¿Qué son los padres tigres?

El término de madre o padre tigres se vincula con un modelo de crianza oriental. De hecho, el término se popularizó por el libro “Madre Tigre: Hijos Leones” de Amy Chua de 2011. Una obra en la que la autora, hija de emigrantes chinos-filipinos, explica cómo cría a sus dos hijas bajo un método inflexible de crianza de origen chino. En el libro se pone en cuestión la permisividad y la, según ella, “escasa exigencia” del modelo educativo occidental. 

 

Padres tigres, niños autoexigidos

 

La idea es que los padres orientales creen que la mejor manera de criar a sus hijos es preparándoles para el futuro, y lo hacen centrando la atención y anhelo en ámbitos concretos de la educación y prohibiendo otros. Por ejemplo, practicar con un instrumento horas y horas, sacrificando horas de juego, descanso y diversión. En su caso, sus hijas no pueden dormir fuera de casa, deben sacar siempre sobresaliente en la escuela y ensayar al menos dos horas diarias de piano y violín.

De este modo, los padres y madres son exigentes, autoritarios y quieren que sus hijos sean perfectos en todos los aspectos. Son padres tigres. No quieren que sus hijos vean la televisión, no toleran las quejas o protestas, el tiempo que no están en el colegio es para hacer deberes, estudiar o practicar con un instrumento, un deporte o cualquier actividad en la que sus padres desean que destaquen

No suelen ser cariñosos, quizás por la idea de que el afecto puede debilitar a sus hijos, pero exigen respeto y obediencia de sus hijos. La meta final es el éxito.

 

Padres tigres, niños autoexigidos

 

El perfeccionismo de los padres limita a los hijos

Mamen Bueno, psicóloga de Criar Con Sentido Común, afirma que ese “perfeccionismo y exigencia hacia los hijos habla más de la inflexibilidad de los padres que de la incapacidad de los hijos”Nuestra psicóloga atiende a diario a cientos de familias a través de la Tribu CSC y, según ella, el hecho de “anteponer” objetivos muy exigentes para los hijos e hijas provoca que padres e hijos se distancien.

Además, un tipo de crianza de este tipo “limita la capacidad de decisión de los hijos y les desconecta de sus potencialidades reales”. Al no cumplir con las expectativas de los progenitores, los menores pueden acabar siendo personas presas de la “insatisfacción” e incluso pueden acabar desarrollando “diversos problemas psicológicos”.

 

AdolescentesVenta (1)
Averigua cómo es el mundo emocional de tu hijo/a adolescente y cómo lidiar con sus emociones, con herramientas y claves para tener una buena comunicación con él/ella en el Seminario Online “Las emociones en la adolescencia”

 

En este sentido, tomar conciencia sobre lo que exigimos a nuestros hijos pueden marcar un antes y un después. No hay que ser padres puramente tigres. A veces exigir ciertas cosas a nuestros hijos -sobre todo aquellas que están fuera de su alcance- puede tener un impacto en ellos.

¿Qué deberías hacer si entras en el modelo de padres tigres? Según Mamen Bueno, habría que hacer “un poco de autocrítica”. Reflexionar sobre cómo nos sentimos ante determinadas situaciones: “¿Qué pasa si las cosas no salen como habías pensado? ¿Puedes improvisar? ¿Te angustia? ¿Respetas a tu hijo o hija aunque no logre los objetivos?”, esas son preguntas que debería hacerse una persona que encaja con este modelo de crianza. Si es así, nuestra experta recomienda hacer terapia.

¿Cómo son los hijos de unos padres tigres?

Es posible que unos padres tigres puedan lograr que sus hijos sean más productivos y responsables y, por supuesto, que destaquen frente a otros. Pero también puede tener consecuencias negativas.

Es posible que esos niños repriman sus sentimientos y deseos, puesto que sus padres no admiten quejas o que protesten. Pueden sentirse no vistos o aceptados, no sentirse seguros. Además, al tener muy limitada la vida social también les puede afectar en sus relaciones sociales con otros iguales. La presión y el perfeccionismo de los progenitores pueden derivar en una baja autoestima y en que el miedo controle sus vidas.

 

Padres tigres, niños autoexigidos

 

E incluso es posible que sean inconstantes a la hora de abordar diversas tareas si sienten la frustración de no poder concluirlas de manera perfecta, o no cumplir las expectativas que les han depositado sus padres. Por otro lado, esas altas expectativas pueden provocar depresión y ansiedad en los niños, aunque depende también de cada menor. 

¿Cuál es el mejor modelo de crianza?

Los padres tigres parten de la idea de que hay que esforzarse para alcanzar el éxito y la perfección a toda costa. Pero, ¿qué es el éxito? ¿Quién decide lo que es el éxito? Un niño que saca sobresaliente en todo, pero que no tiene amigos y se siente infeliz por ello no parece ser un modelo saludable a seguir.

El autoritarismo de los padres tiene consecuencias. De hecho, provoca una de las cinco heridas emocionales de la infancia analizadas por la psicología: la herida de la injusticia. Esta se origina cuando los progenitores son fríos y rígidos, e imponen una educación autoritaria y no respetuosa con los hijos. Esa exigencia constante genera sensación de ineficacia, inutilidad e injusticia, que luego convierte a estos niños y niñas en personas incapaces de negociar o dialogar.

 

Descubre cómo educar con respeto y sin gritos, lágrimas ni castigos, mediante la Disciplina Positiva en nuestro Curso Online “Educación Respetuosa y Disciplina Positiva”

 

Como defiende la experta en disciplina positiva de CSC, Silvia Guijarro, la crianza es cosa de cada familia. No nacemos sabiendo cómo criar, pero sí podemos tomar decisiones sobre qué nos gustaría y que no. Es posible que repitamos algunos patrones de nuestros padres consciente o inconscientemente, pero al final somos nosotros los que debemos elegir cómo hacerlo.

En Criar Con Sentido Común defendemos el amor y respeto con los niños. Y aplicar disciplina, sí, pero de manera positiva y teniendo en cuenta que nuestros hijos son personas, tan dignas de ser escuchadas y tenidas en cuenta como los adultos.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Maternidad y paternidad?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Maternidad y paternidad y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Padres tigres, niños autoexigidos"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 mes de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube