La importancia de la masticación desde los primeros dientes

Incluso con BLW hay bebés que comen demasiado blando, y lo mismo pasa con niñas y niños que mastican menos de lo necesario

Según la OMS, los bebés deben alimentarse con leche materna de manera exclusiva hasta los 6 meses. La alimentación será la lactancia materna, que es para lo que está expresamente preparado el bebé: encías firmes, arrugas palatinas para aprehender mejor el pezón, labios que sellan, frenillo que permite una movilidad adecuada de la lengua y de las articulaciones de la mandíbula (articulaciones temporomandibulares o ATMs) (no con forma de S itálica como en los adultos), ya que la mandíbula se ha de mover hacia delante y atrás en un movimiento simétrico, sin desplazamientos laterales.

Los primeros dientes

No es casual que el inicio de la alimentación complementaria coincida bastante en el tiempo con el momento en el que salen los primeros dientes. Estos vienen acompañados por el ligamento periodontal, que son fibras que rodean la raíz del diente uniéndolo al hueso; y con ellos los receptores sensoriales que perciben frío, calor, presión, texturas, dureza de los alimentos, etc.

 

primeros dientes

 

¿Quiere eso decir que hasta que no hay dientes no se puede comer sólido? No, en modo alguno. Muchos bebés mayores de 6 meses no tienen ningún diente y se llevan a la boca cualquier clase de comida que se les ponga por delante porque ya tienen las habilidades necesarias para ir masticando y deglutiendo.

Con las encías irán separando trocitos de fruta, o exprimiendo pedazos de carne; con la saliva ablandarán y envolverán los alimentos, y con la madurez ya adquirida por parte de músculos y nervios, tragarán sin problemas.

Sea como sea, acaban saliendo los dientes, normalmente primero los inferiores. ¿Por qué salen los inferiores primero? Pues porque tienen características de “activadores” sobre el maxilar superior, que es “receptor”. La arcada superior recibe el golpeteo de los dientes inferiores y así estimula la erupción de los superiores.

 

Descubre todo lo que debes saber para cuidar correctamente de la salud bucodental de tu bebé con el Seminario Online «El Cuidado de los dientes»

 

La arcada inferior, en la mandíbula, es móvil, trabaja como una mano de mortero sobre la superior, que es fija y actúa de mortero. Con eso se consigue además estabilizar la mandíbula para que cuando el niño cierre sea en una posición estable, lo cual conformará que las articulaciones temporomandibulares (ATM) crezcan centradas.

La erupción y utilización de los incisivos inferiores va a permitir establecer la altura que tendrá el tercio inferior de la cara cuando el niño o niña cierra, que es importante para que luego las muelas encajen bien también, porque ya tendrán esa referencia de altura. Finalmente, el contacto de diente de abajo con diente de arriba es una estimulación para el crecimiento óseo.

La lengua se va quedando atrás y permite cambiar el tipo de deglución: ya no se hace solo succión, sino que se fomentan además los movimientos linguales que habrá durante la masticación. Es el momento ideal, cuando ya han erupcionado los ocho incisivos, de ir retirando las tetinas artificiales para permitir que el patrón de deglución sea el correcto.

 

 

Después de los incisivos salen los primeros molares, y ahí sí que la lengua se queda «encerrada» en la boca y el bebé está preparado para la masticación sólida (entendiendo por “sólido” todo aquello que no puede aplastarse con el dedo).

Se multiplica la actividad nerviosa por el frote de las caras masticatorias de las muelas («caras oclusales»), que actúan como estímulo para el crecimiento de nuevo hueso. Luego erupcionan los caninos (colmillos), que ayudan en los movimientos de lateralidad, porque no olvidemos que la boca es un órgano simétrico que debe trabajarse por los dos lados: gran cantidad de patología, en el niño y en el adulto, tiene su origen en masticar preferentemente por un solo lado.

Comemos comida tan blanda que no necesitamos casi masticar y es suficiente con hacerlo por un lado. Este es el origen muchas veces de enfermedades que se presentan en la edad adulta (“enfermedades de la evolución del aparato masticatorio humano” como migrañas, vértigos, acúfenos, etc.).

Hay que masticar de forma potente desde la erupción del primer molar de leche. Hay que cansarse de masticar por un lado y llevar la comida al otro. Hay que masticar por los dos lados en lo que llamamos masticación unilateral alternante. 

 

Baby-led Weaning

 

Los caninos tienen aquí mucha importancia y es algo que el dentista debe evaluar en cada revisión al niño: si los caninos están dificultando los movimientos de la mandíbula hacia ambos lados y sólo permiten movimiento de apertura y cierre porque no ha habido un correcto crecimiento óseo previo.

Finalmente salen los segundos molares, que ya colocan a la mandíbula en su posición de trabajo más eficaz, el arco dental está completo y la función masticatoria debe estar completamente desarrollada.

La masticación

Para ir produciendo este efecto de crecimiento óseo es imprescindible masticar, masticar, masticar y masticar. El tiempo de estar masticando no debería ser menor a 30 minutos de trabajo efectivo. Necesitamos que sea el aparato masticatorio el que transforme la comida en puré antes de tragarlo.

Dar comida demasiado blanda impide el trabajo de las muelas, las terminaciones nerviosas no reciben estímulo y como consecuencia los músculos no responden. Se quedan fofos, blandos, inactivos.

La introducción de la alimentación complementaria mediante trozos (lo que conocemos como Baby-led Weaning) va a permitir al niño experimentar con la comida y responder de acuerdo a ello. No es lo mismo un bebé sentado en una trona, atado, viendo que se le acerca una cuchara (abre, cierra y traga, cuchara, abre, cierra y traga), que un niño que con su propia mano elige un alimento, se presupone que saludable, y prueba olores, sabores, temperaturas… se lo lleva a la boca y aprende que no es lo mismo un plátano que un garbanzo que un trozo de carne.

 

No te pierdas el más completo curso sobre alimentación complementaria y Baby-led Weaning, con el que aprender cómo hacerlo de manera segura, fácil y con más probabilidades de éxito.

 

El diseño de esas joyas blancas que nos salen de las encías es muy explícito: los incisivos son para cortar, los caninos para desgarrar y las muelas para moler. Arrancamos un trozo de manzana con los incisivos, lo hacemos puré con las muelas. Si no le quitamos la piel, costará más esfuerzo, estaremos trabajando más y mejor.

Los caninos son piezas que, por su agudeza, por la colocación en la arcada en medio del arco, y en una zona de hueso muy potente, con una raíz muy larga y cónica, sirven para desgarrar fundamentalmente carne (somos omnívoros), y exigen una fuerza de gran magnitud y a la vez muchísima precisión.

Las muelas tienen una anatomía irregular para aumentar su superficie de trabajo y facilitar el transformar un alimento en puré. La masticación potente estimula además la secreción de saliva, que ablanda y lubrica el bolo alimenticio para tragarlo más fácilmente; y hace que caiga en picado el riesgo de caries.

 

BLW

 

Pero ojo, no pensemos que el BLW tiene poderes milagrosos, porque mucha gente entiende que hacer BLW es comer lo mismo que los adultos y con eso ya lo tenemos todo hecho: en efecto, los adultos, en el mundo civilizado, comemos demasiado blando.

El aparato masticatorio necesita comer cosas duras, difíciles, que requieran esfuerzo, con una presentación del alimento lo más cercana a como se encuentra en la naturaleza: frutas con piel, carne con hueso, verduras lo menos cocidas posible (o sea, mejor en ensalada que en menestra) y olvidarse del tenedor y el cuchillo.

Nuestros tenedores y cuchillo, nuestra Thermomix, son estas 20 magníficas piezas dentarias funcionando de forma sincronizada y consciente.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 120 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 17 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "La importancia de la masticación desde los primeros dientes"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube