Consejos para prevenir la enfermedad de Lyme en los niños

Si esta infección bacteriana causada por garrapatas no se trata, puede causar varios problemas de salud

Cuando una garrapata pica, puede transmitir bacterias o virus a través de su saliva, causando una infección. Te contamos en qué consiste y qué síntomas tiene la enfermedad de Lyme en los niños.

Qué es la enfermedad de Lyme

Hay tipos específicos de garrapatas (las garrapatas de patas negras o garrapatas de venado) que transmiten la enfermedad de Lyme y otros tipos de infecciones. 

La enfermedad de Lyme es una infección bacteriana. Si no se trata, la enfermedad puede causar varios problemas de salud. No obstante, si se diagnostica pronto y se administran antibióticos, se puede curar rapidamente y por completo.

 

 

No obstante, mientras que algunos niños se recuperan rápidamente de la enfermedad de Lyme con tratamiento, otros desarrollan el síndrome post-Lyme o más comúnmente conocido como enfermedad de Lyme crónica.

Síntomas de Lyme en niños

Las garrapatas se adhieren en cualquier sitio, pero prefieren los pliegues del cuerpo: axilas, ingles, parte posterior de las rodillas y nuca. Estas garrapatas son tan pequeñas a simple vista, que pueden pasar desapercibidas (incluso aunque las estemos buscando), pero si el peque se ha infectado lo más probable es que la erupción aparezca en una de estas zonas

Los síntomas iniciales de la enfermedad de Lyme suelen ser leves por lo que, con frecuencia, son ignorados. Si una garrapata ha picado a nuestro peque, debemos retirarla. Según la pediatra de la Tribu CSC, Gloria Colli: «Aunque sabemos que precisan al menos dos o tres días para inocular una infección, si nos encontramos una garrapata adherida a la piel hay que extraerla lo antes posible con unas pinzas de punta fina«.

 

 

Después, debemos vigilar si aparecen los síntomas de la enfermedad de Lyme. En la mayoría de los casos, el primer síntoma es una erupción cutánea conocida como eritema migratorio que:

  • Tiene aspecto de erupción sólida roja que se va haciendo más grande.
  • Se produce en el lugar de la picadura de garrapata o cerca de él.
  • Puede aparecer a partir de los tres días y hasta un mes después de la picadura de garrapata.
  • Tiene un diámetro de 5 a 15 cms.
  • Dura de tres a cinco semanas.
  • Al tocarla, puede estar caliente o no.
  • Normalmente, no causa dolor ni picor.
  • Posteriormente, pueden aparecer múltiples erupciones de aspecto similar.

Cuando aparece la erupción, es posible que aparezcan también otros síntomas como dolor en las articulaciones, escalofríos, fiebre y cansancio, pero pueden ser demasiado ligeros para preocuparse por recibir atención médica. Otro síntoma clásico es el dolor de cabeza.

 

 

Pero el malestar no se queda solo ahí, ya que se suelen presentar síntomas neurológicos de la enfermedad de Lyme en los niños, tales como:

  • Cuadros de fotofobia.
  • Mareos.
  • Cuello rígido.
  • Dolor de espalda.
  • Somnolencia.
  • Pérdida de memoria y de concentración.
  • Debilidad generalizada que va aumentando de forma progresiva.

 

Aprende a detectar cuándo una enfermedad empieza a ser grave, qué síntomas sirven de alerta en un bebé y cómo actuar cuando tu peque está enfermo/a con nuestro Seminario Online «¿Cuándo ir a urgencias?»

 

A medida que evoluciona, la enfermedad de Lyme puede producir cansancio grave, cuello rígido y doloroso, hormigueo o entumecimiento de los brazos y piernas o parálisis facial. Los síntomas más graves de la enfermedad de Lyme no aparecen hasta después de semanas, meses o años después de la picadura de garrapata. Es posible que estos síntomas incluyan:

  • Dolores de cabeza graves.
  • Artritis dolorosas e hinchazón de las articulaciones.
  • Problemas cardíacos.
  • Afecciones del sistema nervioso central.

¿Cómo se diagnostica?

Si sospechamos que uno de nuestros peques puede tener la enfermedad de Lyme, debemos acudir al médico inmediatamente. El diagnóstico temprano de la enfermedad de Lyme es vital y solamente se podrá hacer en base a los síntomas y el historial de posible exposición a la garrapata. Los análisis de sangre hechos durante el primer mes después de la picadura de la garrapata no son completamente fiables, ya que pueden dan resultados falsos.

 

 

Los análisis de laboratorio para identificar los anticuerpos contra la bacteria pueden ayudar a confirmar o descartar el diagnóstico:

  • Ensayo por inmunoabsorción ligado a enzimas (ELISA). Es la prueba más frecuentemente utilizada para detectar la enfermedad de Lyme. Detecta los anticuerpos contra la bacteria B. burgdorferi. Sin embargo, no se utiliza como único fundamento del diagnóstico, ya que a veces puede dar resultados falsos positivos.
  • Inmunotransferencia. Si el resultado de la prueba ELISA es positivo, se suele realizar esta prueba para confirmar el diagnóstico. La inmunotransferencia detecta los anticuerpos contra varias proteínas de la B. burgdorferi.

Estas pruebas son más fiables después de que hayan transcurrido algunas semanas desde la infección ya que al organismos le ha dado tiempo para desarrollar anticuerpos.

Tratamiento de la enfermedad de Lyme en los niños

El tratamiento temprano de la enfermedad de Lyme incluye la administración de antibióticos y casi siempre produce la cura completa. Sin embargo, si el tratamiento se retrasa, se disminuye esta posibilidad. De hecho, en un ínfimo número de casos, la enfermedad de Lyme puede convertirse en una enfermedad crónica

 

 

En cualquier caso, cuanto antes se administren los antibióticos, más rápidamente se produce la curación y mayor es la probabilidad de que esta sea completa. Los antibióticos que se suelen administrar en estos casos son de dos tipos:

  • Antibióticos orales. Se administran en estadios tempranos de la enfermedad como parte del tratamiento estándar para lograr su cura. Por lo general, incluyen la doxiciclina para adultos y niños mayores de ocho años, o la amoxicilina o la cefuroxima para adultos, niños más pequeños y mujeres embarazadas o que amamantan. Se recomienda tomar los antibióticos durante un mínimo de 10 días.
  • Antibióticos por vía intravenosa. Si la enfermedad ya afecta el sistema nervioso central, el médico podría recomendar un tratamiento con antibióticos intravenosos que dure entre 14 y 28 días. Ese tratamiento es eficaz para eliminar la infección, aunque la recuperación puede ser más lenta. Además, los antibióticos intravenosos pueden causar varios secundarios como la disminución de los glóbulos blancos, diarrea, colonización o infección con otros organismos resistentes a los antibióticos no relacionados con la enfermedad de Lyme, etc.

 

 

Después del tratamiento, muy pocas personas aún pueden presentar algunos síntomas, como dolor muscular y fatiga. Se desconoce la causa de estos síntomas continuos, denominados «síndrome post-tratamiento de la enfermedad de Lyme», y el tratamiento con más antibióticos no produce mejoría.

Consejos para prevenir la enfermedad de Lyme en los niños

La prevención es siempre la mejor medicina, por lo que aquí hay ciertos consejos importantes para ayudar a prevenir la enfermedad de Lyme:

1. Vestir a los niños con ropa larga cuando estén al aire libre en zonas de campo

Las garrapatas suelen vivir en zonas con arbustos, matorrales densos, hierba alta, muchos árboles y densa vegetación. Se adhieren a la piel para morder, por lo que usar ropa larga es el mejor protector para evitar que las garrapatas entren en contacto directo con la piel de los peques en estas zonas. Para ello, se recomienda vestir a nuestros hijos e hijas con pantalones largos, camisetas de manga larga, calcetines y zapatos

 

 

2. Mantén el jardín limpio y las mascotas sanas

Si plantamos árboles, arbustos y matorrales debemos procurar hacerlo en áreas alejadas de la zona de juegos exterior de nuestros hijos e hijas, que debe estar despejada de vegetación. Las garrapatas no pueden saltar, por lo que evitar el contacto directo con estas plantas reduce el riesgo de picaduras.

Se ha demostrado que rociar su jardín con aceite esencial de ajo reduce la cantidad de garrapatas hasta en un 60% y es seguro para las personas, las mascotas y las plantas. Asimismo, mantener a nuestras mascotas desparasitadas disminuye el riesgo de que una garrapata entre en casa o entre en contacto con nuestros niños y niñas.

 

 

El aceite esencial de ajo es tradicionalmente conocido como un antibiótico natural, antifúngico y vermífugo. Es útil en caso de picaduras de insectos, verrugas, infecciones por hongos, callos, picazones varias… eso sí, hay que mantenerlo fuera del alcance de los niños pequeños.

3. Revisar la piel de nuestros hijos tras jugar en el campo

Especialmente en épocas de plagas, debemos revisar la piel de nuestros pequeños y pequeñas cuando vengan de jugar en el campo. Presentando más interés a las áreas cálidas y húmedas del cuerpo como la parte posterior de las rodillas, las axilas, la ingle y el cuero cabelludo

4. Repelente de garrapatas

Si bien no se ha demostrado que los aceites esenciales de plantas sean totalmente eficaces al 100%, pueden ayudar a mantener alejadas a las garrapatas y otros insectos. En el caso de las primeras, se suelen utilizar las esencias de limoncillo, cedro, lavanda, geranio y eucalipto

 

 

Es mejor rociar el aceite sobre la ropa y no directamente sobre la piel para evitar cualquier posible irritación. A partir de los tres años, podemos usar productos químicos altamente eficaces contra garrapatas, como el DEET, la icaridina, el IR3535 o el citriodiol.

Qué hacer si a un niño le pica una garrapata

La especialista en salud infantil Gloria Colli, insiste en que si encontramos una garrapata, debemos eliminarla lo antes posible. Su eliminación temprana puede reducir significativamente el riesgo de contraer la enfermedad de Lyme: «Si nos encontramos una garrapata adherida a la piel hay que extraerla lo antes posible con unas pinzas de punta fina para sujetar la garrapata lo más cerca posible de la piel y evitar comprimir el cuerpo«.

Una vez sujeta hay que tirar hacia arriba de forma suave pero constante y firme sin retorcer ni dar tirones, porque así se puede quedar parte de la boca en la piel separándose del resto del cuerpo. De todas maneras, Colli aclara: «Si se quedan partes de la boca pegadas a la piel no es necesario hacer nada, ya que el organismo acabará expulsando el resto al identificarlo como un cuerpo extraño». Después de sacar la garrapata hay que lavar la zona con agua y jabón y, posteriormente, utilizar un antiséptico.

 

Descubre qué debes tener en casa para medicar antes de ir al médico con el Seminario Online «Botiquín Infantil»

 

«No se deben usar métodos tradicionales como alcohol, aceite o vaselina para que se desprendan, porque estos productos impiden a la garrapata respirar y aunque pueden favorecer que se desprenda, también pueden hacer que la garrapata regurgite dentro de la herida favoreciendo la infección«, recomienda Colli. Y ante cualquier sospecha, duda o inquietud, debemos comunicarnos con el/la pediatra de nuestro/a hijo/a.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Consejos para prevenir la enfermedad de Lyme en los niños"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube