Diario de una madre de juncos (IX): Padre Karras, I need you

¿Qué pasa cuando tu hijo, a plena luz del día, señala al infinito, se ríe y dice adiós con la manita a la vez que el gato bufa, se eriza y sale corriendo?

Yo necesito un exorcista, confirmado. Mi hijo es el sucesor de la tipa divina de la muerte esta que veía los fantasmas en la serie de televisión tan famosa. Y yo sin saberlo hasta ahora. Si es que al final, sabía yo que tragarme todos los programas de Cuarto Milenio desde que el mundo es mundo iba a hacerme efecto rebote.

Y ahora tengo un hijo poseído, médium o algo chungo de eso:

Hablando el otro día con los papis de la Tribu, preguntaba que, si a algún bebé más le pasaba como al mío, que se queda a veces mirando a un punto fijo al limbo sin pestañear… En plan de pasarle la mano por delante de los ojos y que ni se inmute. Ahí, en modo avión, fuera de cobertura, conectando con su yo interior de Yogui, ascendiendo al Nirvana o vaya usted a saber el qué, pero ensimismado en sí mismo.

Muchos papis me contaron que a sus niños les pasaba igual, con lo cual veo que tenemos en este país un buen plantel para que los de Cuarto Milenio puedan jubilarse llegado el momento con total tranquilidad, las nuevas generaciones vienen pisando fuerte fuerte… Iker, desde aquí, si me lees, tranquilo, lo inquietante seguirá siendo primera plana con estas juventudes que nos vienen… ¡Y se vienen fuertes por lo visto!

Mira que le tengo dicho a Armando que en la Tribu hace falta ya el seminario de exorcismos, pero nada, aún no lo han puesto, dicen que primero va el de variedades de caca… Espero que al menos tengan en cuenta las sugerencias de incorporar al padre Karras como uno de los más de 20 profesionales que nos soportan día a día, porque ya no sé en qué apartado meter estas preguntas…

Total, que yo ya había asumido que mi pequeño imán de fenómenos paranormales era de lo más normal (o igual no…), peeeeeeero es que ya lo que estuvo haciendo la criaturita hace unas cuantas noches, me ha dejado picueta perdida y con más miedo que un pavo oyendo una pandereta. 

Si ya lo decía la de la serie, que “la noche es oscura y alberga horrores”. Pues resulta que a mitad de la noche, mi cachorrito humano ha decidido incorporarse completamente dormido y echarse unas risas mirando a la nada. Ah, muy bien hijo, todo muy normal… Anda, sigue durmiendo que me estás dando canguis. Le volví a poner en horizontal, enchufé la exorciteta y a seguir durmiendo, pero ya mamá con un ojo abierto y el otro cerrado, mientras repites el tranquilizador mantra de “soy un junco hueco” y el junco, metido en el cajón de tus sujetadores se arma de estacas de madera y agua bendita… Just in case 

Total que, al ratito, después de dar sus correspondientes 458 vueltas de rigor, ha vuelto a repetir procedimiento: me incorporo, me río, y además -combo braker super canguis- señalo un punto indeterminado de la habitación en el que no hay absolutamente nada y digo adiós con la manita muy efusivamente mientras susurro cosas que vaya usted a saber qué significan…

BUENO, BUENO, BUENO, yo, como madre de la criatura, ya estaba buscando la explicación de “esta dormido y soñando”, “es sonámbulo” o vaya usted a saber qué, pero en todo caso la explicación más racional posible, que queda feo luego contarle a la familia, es que tu hijo es un invocador de espíritus y que el domingo no vamos a comer porque le toca exorcismo

En cualquier caso, mamá inventa lo que sea con tal de poder cerrar la pestaña y poder dormir medianamente tranquila y no pensar que mi pequeño médium acababa de invocar al chupacabras, a Belcebú y a todos sus colegas de cuando hizo la mili en Ceuta “… soy un junco hueco … soy un junco hueco … nada me afecta … a dormir hijo, deja ya la telecomunicación astral que me tienes con el esfínter metido para dentro…”.

Pero ¿qué pasa cuando tu hijo, a plena luz del día, señala al infinito, se ríe y dice adiós con la manita a la vez que el gato bufa, se eriza y sale corriendo? Pues que tienes que llamar al padre Karras para que venga, agua bendita en ristre, a purificar la casa de espíritus malignos o algo porque ahí, amiga, el canguis ha ascendido a nivel premium y ya puedes armarte de toda tu tranquilidad, junco, y karma cósmico, que el miedo empieza a subirte por la garganta y empiezas a buscarle al niño el 666 por el cuerpo como en la peli de la profecía… Igual lo encuentras, o igual encuentras alguna pelusilla que se le ha metido entre los dedos de los pies… En cualquier caso, la búsqueda no será nunca infructuosa…

A Dios gracias, llevamos una época de tranquilidad, a saber qué ha pasado, si es que la fibra 5G del inframundo está caída, que el exorcismo del junco ha funcionado, o que en mi casa hay tan poca cobertura que no llega ni las ondas Ouija… El caso es que la tranquilidad ha vuelto, creo. Un momento… Os dejo, que creo que a papá (que lleva media hora con él), le está dando vueltas la cabeza mientras me dice con una pasta verde chorreando por la camiseta (¿¿guisantes espachurrados de la cena posiblemente??) no sé qué de lo que ha hecho el cochino de mi hijo…

Ay Dios… ¡¡Deséenme suerte!!

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Maternidad y paternidad?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Maternidad y paternidad y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

28 mayo, 2022

0 comentarios en "Diario de una madre de juncos (IX): Padre Karras, I need you"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 mes de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube