Día Mundial de la [In]Fertilidad

La dificultad para concebir todavía lleva un estigma, aún pesa esa lacra de que la valía personal aumenta teniendo descendencia, como si nuestra calidad se midiera en el número de hijos/as

El 4 de junio se celebra el Día Mundial de la Fertilidad para concienciar a la población del aumento de los problemas asociados a la infertilidad.

Las expectativas sobre fertilidad

Cuando era niña jugábamos de diferentes maneras a predecir el futuro; decíamos a qué edad nos íbamos a casar, donde íbamos a vivir, si íbamos a ser ricas y por supuesto cuántos hijos íbamos a tener. Sonrío mientras pienso en nuestra inocencia viéndonos casadas y con prole con menos de 23 años, porque la edad que manejábamos casi siempre era por veintipocos, supongo que sería porque eso es lo que veíamos entonces, algo que en un par de décadas ha cambiado.

 

 

Y  así soñábamos que íbamos a ser madres mucho más pronto de lo que ahora la sociedad, de una forma u otra, impone. Una cultura donde la mujer debe ser productiva, progresar y tener un trabajo estable antes de plantearse la maternidad y, por supuesto, también nos imaginábamos con una pareja perfecta, igualito que en las películas de princesas, donde omiten que conseguir eso es irreal, pero en nuestro inconsciente queda grabado de alguna manera.

En aquellos momentos nos visualizábamos felices con nuestros bebés preciosos en brazos, como si solo con desearlo ya estuvieran ahí. Y es que nadie contaba que tener una criatura podía hacerse una carrera de obstáculos a contrarreloj.

Contrarreloj

“Se te va a pasar el arroz”, como si la vida fuera una paella. Me pregunto por qué hay gente que no piensa antes de soltar una frase de estas; porque sí, hay que pensar que es posible que la mujer o pareja que tengas delante no desee tener bebés o lo lleve buscando desde hace años o hayan tenido que aceptar que no llegará esa ansiada gestación.

Y es verdad, vamos con el tiempo, como si fuera una mecha, avanzando sin pausa mientras en lugar de pólvora se van quemando las posibilidades de quedarse embarazada de forma natural, a la vez que vas viendo alrededor como “las demás” tienen a sus bebés y les das la enhorabuena con sabor agridulce esperando a ver cuándo sientes ese subidón al ver las dos rayitas en el test.

 

 

Así que no hace falta que nadie reproduzca esos dichos tan desafortunados, si acaso, si realmente hay confianza, vale más preguntar con el corazón si desean tener familia y ofrecerse a escuchar sin juicios y con ganas de prestarse a apoyar emocionalmente.

No sé cuál es el dato concreto, me consta que cada vez hay más casos, pero no quiero ahondar ni en la cantidad ni en las razones de la infertilidad. He visto parejas luchar por tener un bebé durante años, sufrir cada mes que volvía a visitar la regla o haciendo una cuenta atrás en la “betaespera” cruzando los dedos para que se quede ahí el embrión que contiene todas sus esperanzas. Mujeres y hombres asolados de tristeza, esperando con toda la paciencia que se puede tener, sin poder compartir su dolor porque todavía lleva un estigma la dificultad para concebir.

 

 

Infertilidad invisible

Son pocas las parejas que se animan a hablar abiertamente de que tienen problemas para concebir hijos. Pesa esa lacra de que la valía personal aumenta teniendo descendencia, como si nuestra calidad se midiera en hijos/as, pero ojo, ni muchos ni pocos, “los justos”. Porque siempre hay alguien que pregunta “¿para cuándo la parejita?” o “este tercero ha sido un accidente, ¿no?”, otorgándose el derecho a opinar sobre el número ideal de niños que se deben tener.

He presenciado alguna vez cómo una mujer se anima a contarlo y a otra se le ilumina la mirada mientras relata su experiencia de tratamientos con alguien que realmente sabe lo que es estar en esa carrera de obstáculos. Casi siempre esto ocurre después de tener éxito en alguno de esos tratamientos, mucho menos frecuente es ver cómo comparten que su carrera ha terminado, esto se reserva para círculos más íntimos o, a veces, directamente al ostracismo. Lo sé porque en mi consulta veo y escucho muchas historias, a veces soy cómplice de que se conozcan, siempre con su consentimiento, en un intento de aportar un poquito de paz y comprensión.

 

 

Por eso me gustaría que hoy, 4 de junio, demos un poco de luz a la fertilidad y a la infertilidad, a los caminos que muchas mujeres y parejas recorren solos; para que se hable más de ello y se le dé importancia a su salud física y, sobre todo, emocional.

Por un lado, que la sociedad entienda que hay preguntas o comentarios que deberíamos desterrar y, por otro, que se le dé el valor emocional que tiene el precio que se paga por esa lucha hasta llegar al destino; incluyendo a los servicios sanitarios, que deberían aportar recursos psicológicos a estas parejas.

La esperanza

Tengo sus nombres en la cabeza, o sus caras, o a veces les veo por la calle… Niños y niñas casi milagrosos desde el punto de vista científico, otros tras largos tratamientos y alguno cuando ya no se le esperaba.

Me maravilla revisar cómo se dan zancadas en los avances para ayudar a mujeres y hombres a alcanzar su deseo de ser madres y padres, de unos años a esta parte, las investigaciones son capaces de conocer con mucho más detalle qué hace falta en cada situación, convirtiéndose en hadas madrinas para estas familias.

 

Te enseñamos las prácticas que pueden favorecer el embarazo y te damos la información necesaria para saber en qué momento es más probable conseguir la gestación en el Seminario Online «Buscando el embarazo»

 

Me encanta compartir esa alegría y también sus miedos cuando rompen en llanto porque casi no se creen que por fin lo han conseguido: ahí está, mirándoles a los ojos, dedicándoles su primera sonrisa y pidiéndoles sus brazos llenos de seguridad para arroparles.

Infertilidad: La aceptación

Y sí, a veces no llega. Por más deseo que le pongas, por más avances que se sigan dando, a veces hay que plantearse si el precio emocional que se paga vale la pena. No se trata de una derrota, sino de aceptar que ese camino así no lo puedes transitar, hay otras maneras de dar amor, porque el amor va más allá del que se da a los hijos biológicos. Es algo que puede trascender donde le pongas tu intención, reconvertir el dolor en oportunidades de crecimiento. Esto también lo he visto, una energía resplandeciente destinada a una/o misma/o y a los demás de otra manera.

 

 

Si necesitas sentir el apoyo de una red de iguales, que te escucharán sin juzgarte, o recibir el asesoramiento profesional de nuestro equipo de expertos, te esperamos en la Tribu CSC.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Fertilidad?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Fertilidad y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Día Mundial de la [In]Fertilidad"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube