Sujeta cabezas en la silla del coche: ¿sí o no?

Los sujeta cabezas no han sido testados en situaciones de impactos controlados en laboratorios, por lo tanto su respuesta en una situación límite es impredecible

¿Te ha ocurrido que a tu peque se le cae la cabeza cuando se duerme? Automáticamente buscas una solución, que habitualmente pasa por hacer una nueva adquisición: un sujeta cabezas, un accesorio para sujetar la cabeza.

Cuando compras una silla de coche para tu bebé no esperas que puedas tener ningún problema con ella. Simplemente la compras (o te la regalan), la pones y ya está. Pero una vez comienzas a usarla te das cuenta de que algo no encaja bien… Esto, por desgracia, es más frecuente de lo que pensamos y también que para solucionarlo echemos mano de accesorios poco recomendables para la seguridad de nuestros pequeños.

Sujeta cabezas infantiles, accesorios no homologados

Dichas cintas se instalan en el cabezal de la silla y se encargan de sujetar la frente de los niños y niñas para que no caiga la cabeza hacia adelante. Supuestamente no entraña ningún riesgo y algunos inclusos tienen buena publicidad y están a la venta en tiendas respetables.

Pero la realidad es que estos objetos no están homologados según las normativas que regulan el uso de los sistemas de retención infantil, ni por supuesto están probados en un número apropiado de sillas o coches.

 

 

Mucho antes de salir a la palestra el asunto del dispositivo que se utiliza para instalar las sillas más cerca de las puertas de los coches y así crear más espacio interior (puedes ver aquí la noticia del comunicado del Ministerio de Industria y aquí la de la niña fallecida en Pontevedra), ya escribimos acerca de los accesorios no homologados, así que además de redactar este post, me puse manos a la obra para ponerme en contacto con los fabricantes de estos sujeta cabezas.

Por supuesto, ninguno de ellos respondió a mis dudas. Por tanto, a falta de respuesta del fabricante, a falta de estudios y pruebas que avalen que estos utensilios garantizan la integridad física de los peques sin ponerles en riesgo, solo queda aplicar la lógica de la física y la biomecánica.

 

 

Por ello, si te encuentras en la situación en la que necesitas sujetar la cabeza de tu peque de alguna manera, mi recomendación es no comprar este tipo de productos si antes no has hecho ciertas cosas que descartarán un mal funcionamiento del sistema de retención infantil.

Dicho de otro modo, vamos a comprobar que en un impacto o frenazo no se va a poner en riesgo la vida de ningún peque solo por haber tratado de solucionar el síntoma (sujetar la cabeza) de un problema mucho más grave.

En cuanto a la instalación de la silla a contramarcha

Si percibes que a tu peque se le cae la cabeza, tienes que comprobar en primer lugar si la silla está bien instalada (a contramarcha mínimo hasta los 18 kilos y cuatro años), si queda estable, si no puedes moverla con la mano y si es apropiada para tu coche.

 

Mi bebé llora en el coche, ¿qué puedo hacer?
Averigua en qué aspectos fijarte y qué características buscar a la hora de elegir la silla de coche de tu bebé con el Seminario Online “Claves para comprar la silla de coche de tu bebé”

 

Si está bien colocada y ves que queda demasiado erguida, que proporciona una posición muy tiesa a tu peque, muy probablemente no es “compatible” en la práctica con tu coche. Por eso se recomienda probar antes, para descartar esto, entre otras cosas. Si todo esto está bien, lo siguiente que tienes que observar es la colocación del arnés.

En cuanto a la colocación del arnés 

Un arnés que no está debidamente apretado o que está mal colocado (se les baja por los brazos) no está sujetando el cuerpo. Y esta también es una de sus funciones. A los bebés o peques algo más mayores se les relaja mucho el cuerpo cuando duermen y si el arnés no está apretado, el cuerpo caerá hacia adelante. Por muy leve que sea, estamos perdiendo efectividad del sistema de retención infantil.

Aprovecho para recordarte que si utilizas agrupadores del arnés para que no saquen los brazos, si no lo has apretado bien previamente, estos accesorios no funcionarán bien tampoco.

 

 

Por último, si estás leyendo esto con un peque a favor de la marcha con arnés o con una silla escudo, en realidad el problema no es precisamente que se le caiga la cabeza, sino que viaja en una silla que pone en riesgo su vida en caso de un impacto o frenazo.

Si ya habéis pasado a la etapa de las sillas a favor de marcha con cinturón de seguridad, todavía es más probable que la cabeza vaya hacia adelante ya que no hay una sujeción como tal en reposo. Evitamos un encorvamiento excesivo retrasando lo más posible el paso de la contramarcha a la posición de frente a la marcha, pero si ya no se puede retrasar más, una silla que se acople bien al asiento de tu coche y con un cabezal que recoja bien la cabeza puede ayudarte a controlar la posición de tu peque.

 

 

Los sujeta cabezas fueron probados en sillas a favor de la marcha, no en sillas a contramarcha. Y no fueron testados en situaciones de impactos controlados en laboratorios, redactando un informe de reacción o de lesiones. Por lo tanto, su respuesta en una situación límite es impredecible.

Por todo ello, utilizar esta herramienta sin una comprobación previa de que la silla esté bien instalada o sea la apropiada para tu coche, puede proporcionarte una sensación de falsa seguridad, pero no sabemos cómo reaccionará si ocurre algo. Si aún así os quedáis con dudas, estaré encantada de ayudaros a resolverlas en la Tribu CSC.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Seguridad en el coche?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Seguridad en el coche y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

4 comentarios en "Sujeta cabezas en la silla del coche: ¿sí o no?"

  1. Hola,
    Quería consultarte . No todas las sillas valen para todos los coches ? . Tengo un Volkswagen TRoc y compré una silla joie I spin. En la tienda donde la compré me la probaron en el.coche .
    Ya ha pasado varias veces que el cuando mii peque de siete meses se queda dormido en el coche se le va la cabeza hacia delante. Según tu artículo puede ser debido a que algo no está bien . Esta silla es adecuada para mi coche ?
    Puede ser porque todavía no le hemos quitado el reductor de la cabeza ?
    Muchas gracias

  2. Hola, no es que no me preocupe la seguridad, pero afortunadamente la mayoría de los niños no sufren un accidente. De ahí que me voy a centrar principalmente en la comodidad.

    Supongamos una criatura dormida en un SRI que le protege el cuello mientras está despierta pero que le obliga a dormir con la barbilla en el esternón (no hay sillas perfectas para ambos casos, o tienen el reposacabezas demasiado atrasado, o se les cae la cabeza para delante, según mi experiencia).

    Los problemas son, en realidad, tres:
    – el calor que da el reposacabezas
    – la sujeción que ofrece hacia atrás
    – el bamboleo de la cabeza mientras se duerme, hacia delante y hacia los lados, sobre todo en trayectos con curvas.

    Es posible que no haya fabricante que resuelva estos tres problemas en sus sillas tal y como vienen de serie. La silla más adaptable que he visto está descatalogada desde hace años y posiblemente no cumpla con los máximos criterios de seguridad en ambos casos (accidente y postural), eso sí, tenía una estructura metálica tubular para ajustarse a cualquier asiento con cinturón de seguridad que permitía al menor dormir en una posición decente.

    Por otra parte, si tienes que llevar a dos chicuelos en la fila de atrás y pretendes que el copiloto se mantenga con ellos, entreteniéndolos y atendiéndolos, en el asiento central, la opción de llevarlos a ambos a contramarcha es inviable. Por no hablar de que las sillas con pata de apoyo son incompatibles con la mayoría de monovolúmenes (vehículos en extinción idóneos para familias) y que el invento del Top Tether a contramarcha supone tener una cincha que pasa por encima de la cabeza del niño que, al crecer, va a provocar molestias en el viaje.

    Ya que en caso de accidente a más de 60 km/h (creo que es la velocidad de los crash test) ningún SRI te va a proteger adecuadamente, y menos si se llegan a dar vueltas de campana, lo lógico sería que normalicen, al menos, que las sillas sean cómodas, ergonómicas, y adaptables a *todos* los coches (y eso implica compatibilidad con cinturón de seguridad, que no todos tienen 3 plazas con isofix, sistema que además no es universal, pues el tercer punto de anclaje hay que improvisarlo con Top Tether o pata de apoyo), y no es cuestión de gastar 600€ cada vez que te cambian de coche para buscar una silla compatible decente. Si eso es, sencillamente, imposible, es ahí donde empiezan los problemas de seguridad: o buscas algo más económico, o te apañas con lo que tienes.

    No es lógico que una silla te proteja ante una colisión frontal pero te deje el cuello vendido en un volantazo o un frenazo, situación mucho más común, o incluso te haga sufrir un golpe de calor.

    Entonces, ¿cuál es la mejor solución, sin cambiar de silla ni de coche, para viajar de la forma más cómoda y segura posible? En mi opinión, una buena dosis de sentido común, cerciorarse de que todo está en orden, y dejar de buscar sillas ultraseguras, carísimas y específicas para un modelo de coche determinado, e ir a lo cómodo, práctico, estándar, fácil de colocar y que te proteja suficientemente en un percance leve. En uno grave, Dios no lo quiera, encomendarse al ángel de la guarda, como siempre.

    • Buenas tardes Carlos, voy a responder en primer lugar a la primera frase de tu texto. Como bien dices, la mayoría de los peques no sufren un accidente. Pongamos 4 de cada 10 (recordemos que es la primera causa de mortalidad infantil por accidente).

      Si tuvieras la mala fortuna de que tu hijo o hija se encontrase entre esos cuatro, absolutamente todo lo demás que comentas pierde sentido ya que si la única cosa que está en nuestra mano como responsables adultos es la de la prevención haciendo uso del conocimiento que tenemos en cuanto a biomecánica y física, comportamiento de los automóviles y sistemas de seguridad pasiva entre los que incluiremos los sistemas de retención infantil, no veo por qué no hacerlo. Es como decir que vas a desenchufar el airbag porque es que apenas hay muertos en la carretera. Está, sabemos cómo funciona y sabemos que funciona mejor respetando una distancia. Pues lo hacemos así, no? Qué sentido tiene tirar una moneda al aire?

      Creo que es una buena idea revisar las prioridades que tenemos de vez en cuando, ya que jamás podrás saber si te tocará esa lotería que ninguno queremos. Además, para eso está la información. Para servirnos de ella para cambiar de opinión. Creo que es la cosa más sana del mundo.

      Otro dato que no conocemos lamentablemente debido a que en las bases de datos no se recogen son las lesiones, los tipos de silla o el porcentaje de peques que salen ilesos /heridos en sillas a contramarcha y el porcentaje de peques que salen ilesos /heridos en sillas a favor de marcha.

      Que no los sabemos el común de los mortales quiero decir, pero que cada uno (padres, sanitarios, bomberos y policías que atienden siniestros viales saben cual es la situación y si podría haber sido mejor hacerlo de otra manera)

      Te aseguro que los nombres y apellidos que se me vienen a la cabeza lo hubieran hecho distinto de haberlo sabido.

      Hay algunos parrafos de tu texto que no tienen demasiada coherencia, ya que está clarísimo según estudios que la contramarcha es el escenario más seguro en diferentes tipos de impacto en comparación con las sillas a favor de la marcha.

      Los tres problemas que me cuentas sólo hay uno importante en realidad… Ya que lo del calor se puede solucionar con una tela de algodón o un aeromoov y el bamboleo de la cabeza es una falta clara de reductores.

      No hay ningún problema en instalar sillas a contramarcha en monovolúmenes, ya que el cajón se puede anular.

      Una silla a contramarcha no te deja vendido. Si hay volantazo sigue protegiendo igual. Si hay vueltas de campana sigue protegiendo igual, si hay impacto por alcance sigue protegiendo igual. A no ser que estés circulando marcha atrás. En tal caso no, ahí no.

      También te digo que contemplas todo el tiempo que te pegan a ti… quizá seas tú el que impacte contra otro coche o mobiliario urbano.

      Lo del golpe de calor me parece sumamente difícil a no ser que el coche no tenga aire acondicionado, en cuyo caso el problema no es de la silla, sino del coche.

      Para finalizar, lo de encomendarse al angel de la guarda no lo vemos, preferimos encomendarnos al sentido común y a la prevención.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube