La contaminación del aire aumenta la resistencia a los antibióticos, según un estudio publicado en The Lancet

Los aumentos de la resistencia a los antibióticos pueden estar relacionados con el aumento de la contaminación del aire, sugiere el primer análisis global en profundidad sobre el tema

Un nuevo estudio mundial relaciona la contaminación ambiental con la resistencia a los antibióticos.

El estudio, publicado en The Lancet, muestra que cuánto más contaminado está el aire que respiramos más resistentes nos volvemos a los antibióticos.

La polución no solo provoca millones de muertes cada año, sino que esta contribuye a que las bacterias sean resistentes a los antibióticos lo que, a su vez, es la causa directa de 1,3 millones de fallecimientos anuales.

La resistencia a los antibióticos

Los antibióticos son medicamentos que combaten infecciones bacterianas. Cuando se usan correctamente salvan vidas. Sin embargo, las bacterias evolucionan y muchas logran ser resistentes a los tratamientos médicos. Hay varios factores que influyen en esta cuestión, como el uso indebido de estos medicamentos. Es un problema tan importante que hoy en día se considera una amenaza global para el ser humano.

 

La contaminación provoca más resistencia a los antibióticos

 

Durante 2019 la resistencia a los antibióticos estuvo asociada a 5 millones de muertes en el mundo. De ellas, 1,27 millones fueron directamente causadas por bacterias intratables. Hay que tener en cuenta que este problema puede afectar a la población de cualquier edad.

Los bebés y niños pequeños, por ejemplo, son especialmente vulnerables. El uso inadecuado de antibióticos puede destruir bacterias beneficiosas para ellos. Pero, además, puede provocarles problemas de salud por su uso prolongado.

Consecuencias de la contaminación ambiental: Partículas en suspensión que contienen bacterias resistentes

En agosto de 2023 la revista científica The Lancet publicó un estudio global que relaciona la contaminación ambiental con la resistencia a los antibióticos. El estudio se centró en las partículas en suspensión, llamadas PM 2.5, que son 30 veces más pequeñas que el ancho de un pelo humano.

Para realizar este análisis global se recopilaron datos de 116 países entre 2000 y 2018. Estudiaron la contaminación del aire, el uso de antibióticos, los servicios sanitarios de cada país, su economía, el gasto en salud, la población, educación, clima, año y región.

 

La contaminación provoca más resistencia a los antibióticos

 

Los datos brutos de resistencia a los antibióticos incluyeron 9 patógenos. Entre ellos,  Acinetobacter baumannii, Klebsiella pneumoniae, Pseudomonas aeruginosa, Staphylococcus aureus, Streptococcus pneumoniae o la Escherichia coli. Además, se estudiaron 43 tipos de agentes antibióticos.

Con estos predictores lograron estimar el efecto de las PM 2.5 y realizaron predicciones de aquí a 2050. Los resultados mostraron que cada vez que la contaminación del aire aumenta un 1%, crece la resistencia a los antibióticos entre un 0,5 y un 1,9%.

Y esa relación se hace más fuerte a medida que pasa el tiempo. El norte de África y el oeste de Asia son las regiones en las que hay un mayor impacto. El 19% de los cambios en los niveles de resistencia se producen allí. Los niveles en Europa y América del Norte son más bajos.

Aunque no está claro científicamente cómo están relacionadas, la evidencia sugiere que las partículas PM 2.5 pueden contener bacterias resistentes a los antibióticos que además pueden transmitirse entre entornos y ser inhalados directamente por los humanos.

 

La contaminación provoca más resistencia a los antibióticos

 

El autor principal, el profesor Hong Chen de la Universidad de Zhejiang en China, cree que la contaminación ambiental y la resistencia a los antibióticos están entre las “mayores amenazas” para la salud mundial.

“Hasta ahora no teníamos una idea clara de los posibles vínculos entre ambos, pero este trabajo sugiere que los beneficios de controlar la contaminación del aire podrían ser dobles. No sólo reducirá los efectos nocivos de la mala calidad del aire, sino que también podría desempeñar un papel importante en la lucha contra el aumento y la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos”.

Asimismo, se sabe por estudios anteriores que la contaminación ambiental es capaz de modular la expresión de diferentes genes, pudiendo generarse genes de resistencia.

¿Cuáles son las causas de la resistencia bacteriana?

Las bacterias se hacen resistentes a los medicamentos porque evolucionan. Pero existen factores externos que las están ayudando en este proceso y provocando que esa resistencia sea una amenaza para el ser humano, los animales y el medio ambiente.

 

La contaminación provoca más resistencia a los antibióticos

 

La principal causa de la resistencia bacteriana es el mal uso y la sobreutilización de antibióticos. La pediatra de Criar con Sentido Común, Gloria Colli (a la que puedes consultar online a través de la Tribu CSC), explica que los antibióticos “se utilizan con más frecuencia de la necesaria para tratar infecciones que no los necesitan”.

Hay que recordar que únicamente las bacterias son sensibles a los antibióticos. Con los virus no tienen efecto.

“Si tratamos con antibióticos una infección vírica, la infección también curará (porque los virus se curan solos, con la única intervención de nuestras defensas), pero estaremos alterando el equilibrio de las bacterias que tenemos normalmente en nuestro organismo (mucha gente acaba creyendo que su hijo sí necesitaba antibiótico, porque la enfermedad remite al mismo tiempo que se le da el jarabe, cuando eso habría sucedido igualmente)”.

Existen otros factores ambientales que contribuyen a esta resistencia a los antibióticos. Por ejemplo, el uso de antibióticos en animales para promover el crecimiento y prevenir infecciones. O la exposición a infecciones en los hospitales, que ha acelerado el desarrollo de bacterias multirresistentes.

 

La contaminación provoca más resistencia a los antibióticos

 

Por su parte, la OMS añade otras factores como la falta de acceso a agua limpia, saneamiento e higiene tanto en seres humanos como animales; medidas deficientes de prevención y control de enfermedades e infecciones en centros de salud y explotaciones agrícolas; acceso deficiente a medicamentos; falta de sensibilización; y el incumplimiento de la legislación.

Ahora, este nuevo estudio global publicado en The Lancet añade como factor a tener en cuenta la contaminación ambiental.

Las consecuencias de la contaminación del aire en la salud

La contaminación del aire supone uno de los problemas de salud global más importantes. La OMS calcula que 9 de cada 10 personas en el mundo respira aire contaminado. En todo el mundo, el 93% de los menores de 18 años vive con niveles de contaminación atmosférica superiores a los límites establecidos por esta organización.

La exposición a corto plazo a altos niveles de contaminación puede provocar tos, sibilancias y ataques de asma. Y genera un aumento de asistencia a hospitales y centros médicos.

 

La contaminación provoca más resistencia a los antibióticos

 

A largo plazo las consecuencias son muy graves. Según la OMS, son la causa de un tercio de las muertes por accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón y cardiopatías. En total, se calcula que la contaminación mata a 7 millones de personas al año.

¿Cuáles son los tipos de contaminación del aire?

Existen distintos tipos de contaminación del aire. El monóxido de carbono, el dióxido de carbono, el dióxido de nitrógeno, el óxido de nitrógeno, los hidrocarburos, etc. Entre ellas también están las partículas en suspensión o material particulado.

Las partículas que tiene un diámetro de 10 micras o menos (PM 10) pueden penetrar y alojarse en los pulmones. Pero las más pequeñas, las PM 2.5 (en las que se han centrado el estudio global) son “todavía más dañinas”, según la OMS; ya que pueden penetrar la barrera pulmonar y entrar en el torrente sanguíneo. Las PM 2.5 pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas y respiratorias, así como de cáncer de pulmón.

 

La contaminación provoca más resistencia a los antibióticos

 

Las fuentes de contaminación con PM 2.5 incluyen el tráfico rodado, los procesos industriales y la quema doméstica de carbón y madera.

Contaminación y resistencia a los antibióticos: Previsiones para 2050

La investigación permite prever escenarios futuros que no son nada halagüeños si la contaminación y la resistencia a los antibióticos no es tenida en cuenta. Según las previsiones, los niveles de resistencia a los antibióticos en todo el mundo podrían aumentar en un 17% de aquí a 2050.

Asimismo, el número anual de muertes prematuras relacionadas con esta situación se elevaría a alrededor de 840.000, principalmente en África subsahariana.

Sin embargo, en otros escenarios donde se aumenta el gasto en salud, se controla la contaminación, se mejora el acceso al agua potable y se reduce el uso de antibióticos, el nivel de resistencia a estos medicamentos podría reducirse considerablemente.

 

La contaminación provoca más resistencia a los antibióticos

 

Por ejemplo, si se cumplieran las recomendaciones de la OMS sobre limitar las partículas PM 2.5 a 5 μg/m3 en la atmósfera, la resistencia global a los antibióticos podría disminuir en un 16,8% para 2050. Paralelamente, se reducirían un 23,4% las muertes prematuras (630.000 muertes menos). Y se ahorrarían al año 640 mil millones de dólares en materia de salud.

El estudio tiene algunas limitaciones, como la falta de datos de algunos países (particularmente los de ingresos bajos y medios, que son los más afectados por la resistencia a los antibióticos). La comparación entre países también debe analizarse con cautela. De hecho, en investigaciones futuras los autores proponen que se investiguen el mecanismo subyacente que hace que los contaminantes y otros factores afecten a la resistencia a los antibióticos, así como las interacciones entre diferentes factores.

 

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud de los Progenitores?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud de los Progenitores y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "La contaminación del aire aumenta la resistencia a los antibióticos, según un estudio publicado en The Lancet"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube