¿Qué es la dislexia? Cuando la lectoescritura es un problema

No podemos esperar a que un niño fracase en el colegio para intervenir y garantizarle los apoyos que necesita. La dislexia no solo afecta a la lectoescritura, también al plano emocional y puede desembocar incluso en problemas de tipo conductual

Alguna vez he escuchado en series y programas de televisión conversaciones en las que un personaje decía algo así como “no sé dónde está la derecha porque soy disléxico” o “no hablo bien porque soy disléxico”. Y siempre pienso en lo necesarias que son en este sentido las campañas de sensibilización porque, no, la dislexia no tiene nada que ver con la lateralización ni con hablar mejor o peor.

Pero, entonces, ¿qué es la dislexia?

La dislexia es la dificultad de aprendizaje más común en nuestros niños y no tan niños. Habitualmente, aparece asociada a dificultades en escritura como disgrafía y disortografía, por lo que se suele utilizar el término dislexia de manera general para las dificultades en lectoescritura.

 

 

Los niños con dislexia se caracterizan por presentar dificultades específicas en el aprendizaje de la lectoescritura. Con el término específicas nos referimos a que no presentan ni déficit sensoriales, ni motores, ni cognitivos, neurológicos o sociales, es decir, son niños que ven, oyen y se mueven bien, su nivel de inteligencia es adecuado y disfrutan de un entorno socioafectivo correcto para su desarrollo escolar.

La definición parece sencilla. Sin embargo, ¿qué tipo de dificultades y en qué grado? En este punto radica la dificultad a la hora de diagnosticar e intervenir.

Qué es la dislexia en niños y cómo se detecta

Para poder realizar el diagnóstico de dislexia, es necesario que presente dos años de retraso en habilidades de lectura. Si el aprendizaje de la lectoescritura es objetivo del primer curso de la educación primaria (recordemos que la educación infantil no es obligatoria), deducimos que, para que un niño cuente con un diagnóstico de dislexia debe estar cursando al menos tercero.

Sin embargo, al llegar a tercero de primaria, el niño con dislexia probablemente ya arrastre dificultades en el colegio dado que el sistema educativo está sustentado fundamentalmente en la lectoescritura.

 

 

Por tanto, no podemos esperar a que un niño fracase en el colegio para intervenir y garantizarle los apoyos que necesita. En parte porque su desarrollo académico se va a ver comprometido y en parte, y no menos importante, porque la dislexia puede afectar en el plano emocional acarreando una menor autoestima y un nivel bajo de autoeficacia que pueden desembocar incluso en problemas de tipo conductual.

Pero, ¿cómo podemos saber si un niño es disléxico antes de que lleguen esos dos años de retraso?

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene dislexia? ¿Cuáles son los síntomas de la dislexia?

Existen algunos indicadores que nos hacen saltar las alarmas. Si nuestro peque no consigue aprender la correspondencia entre los fonemas o sonidos del lenguaje y los grafemas o letras, si su lectura es especialmente lenta o dificultosa, si no es capaz de llegar al significado de lo que lee o si omite o sustituye unas letras por otras, debemos estar atentos y consultar con un experto.

Incluso podemos ir más allá. Tenemos la suerte de que en las últimas décadas la investigación en lectoescritura ha proliferado de forma espectacular y cada vez contamos con más datos acerca de los requisitos necesarios para una lectura eficaz. Esto nos ha llevado a conocer incluso algunos predictores que influyen de manera directa en el aprendizaje de la lectoescritura y, a la postre, nos aporta la posibilidad de realizar una detección temprana.

Fomenta las habilidades lingüísticas de tu peque a partir de los 24 meses con ayuda del Seminario Online «El desarrollo del lenguaje»

 

El predictor que ha demostrado mayor influencia posterior sobre el aprendizaje de la lectura es la denominada conciencia fonológica o habilidad para operar con los sonidos del lenguaje y realizar de manera correcta actividades como deletrear, segmentar palabras y sílabas, identificar un sonido dentro de una palabra, añadir o quitar sonidos de una palabra o encontrar rimas.

Como veis, todas estas tareas se llevan a cabo de manera oral por lo que pueden trabajarse en la etapa de educación infantil, así que bien merece la pena dedicar tiempo y recursos a que los niños jueguen con los sonidos del lenguaje durante esta etapa.

Finalmente, ¿qué podemos hacer como familia?

Lo primero es estar pendientes del desarrollo de las habilidades de conciencia fonológica en nuestros peques. Podemos jugar con ellos a hacer rimas, a segmentar frases en palabras dando saltos o palabras en sílabas dando palmadas.

No es necesario reservar un momento del día que a veces no tenemos para estos menesteres. Simplemente aprovechando el paseo, los traslados en coche, etc. es suficiente. No hace mucho viajábamos de Valladolid a Almería sin tablet y nuestros padres nos entretenían jugando al veo-veo o recitando retahílas, ¿os acordáis? Pues, es la hora de retomar esos juegos lingüísticos.

 

 

Y si vuestro peque presenta alguna dificultad cuando, en primero de primaria, empiezan a leer y escribir de forma más sistemática, mi recomendación es: por un lado, hacer llegar al colegio vuestras sospechas y, por otro, consultar a un logopeda para que pueda ponerse manos a la obra cuanto antes. Solo haciendo una buena valoración para conocer el perfil lector del niño o si hay algún otro síntoma asociado se podrá realizar un programa de intervención personalizado.

Los programas de intervención deben, a mi juicio, escuchar las necesidades del niño, incluir instrucción explícita y sistemática en tareas de conciencia fonológica, mecánica y comprensión lectora, escritura, etc. y buscar la motivación del niño hacia la lectoescritura a través de actividades motivadoras que partan de sus focos de interés y puedan tener una repercusión positiva a nivel emocional.

 

 

La razón es sencilla: los niños con dislexia suelen dar la imagen de niños desmotivados o vagos y es una pena que, niños con un buen potencial para otras actividades, terminen por perder el interés por el aprendizaje (y en muchos casos sufriendo por ello) por no tener los apoyos o adaptaciones que necesitan.

Así que, como siempre, intentaremos no preocuparnos pero sí ocuparnos. Si necesitáis consultar vuestro caso particular, el equipo de especialistas de Criar con Sentido Común estaremos encantados de resolver vuestras dudas y prestaros orientación en el espacio dedicado a ello en la Tribu CSC.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Desarrollo infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Desarrollo infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿Qué es la dislexia? Cuando la lectoescritura es un problema"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube