Ecolalia, ¿repetir lo que oye es un problema?

La repetición de palabras es habitual en niños y sirve para practicar el lenguaje, pero también puede indicar que algo no va bien

Dice la RAE que la ecolalia es “una perturbación del lenguaje que consiste en repetir el enfermo involuntariamente una palabra o frase que acaba de pronunciar él mismo u otra persona en su presencia”. ¿Perturbación? ¿Enfermo? No me gusta demasiado la definición así que, vayamos por partes…

¿La ecolalia es siempre una perturbación que se da en sujetos con algún tipo de enfermedad?

La respuesta es: no necesariamente. Si simplificamos la definición a lo puramente objetivo, la ecolalia es la repetición o imitación de palabras, frases, sonidos o incluso conversaciones completas de forma involuntaria. Estas repeticiones se pueden dar de manera inmediata (justo después de oírlo) o diferida (pasados unos minutos, horas e incluso días).

Y, ¿son siempre síntoma de algún tipo de alteración? La verdad es que no, pero puede que sí. Los niños, hasta los dos o tres años, tienden a repetir las palabras que escuchan. Es algo así como un sistema de prácticas.

 

Ecolalia, ¿repetir lo que oye es un problema?

 

Imaginemos que preguntamos a nuestro peque “¿quieres pan?”, y responde “pan”. Lo lógico sería contestar sí o no, pero contesta pan. Estaría repitiendo la última palabra que ha escuchado pero, si a la vez extiende la mano para que se lo demos, esta ecolalia pasa a ser funcional puesto que le sirve para conseguir el pan que es lo que quiere.

La ecolalia funcional

Si después del ejemplo anterior, inmediatamente preguntamos al peque “¿quieres manzana?” y vuelve a responder “pan”, corroboramos que lo que quiere es el pan; mientras que si dice “manzana” pero coge el pan, estaríamos ante una ecolalia.

Vamos con otro ejemplo. Pensemos en un niño al que su profe dice “hola, buenos días” al llegar a clase. El niño repite “hola, buenos días”. Y, a medida que van llegando los demás compañeros, va diciendo sistemáticamente “hola, buenos días”.

Esto sería una ecolalia funcional porque el niño repite las palabras exactas (si no fuera una ecolalia podría variar el tipo de saludo) pero en el contexto adecuado (los niños llegan, él saluda). Sin embargo, si llega un compañero y le dice “hoy es mi cumpleaños” o el maestro dice “¿puedes colgar tu abrigo?”, y el niño responde “hola, buenos días” la ecolalia dejaría de ser funcional.

 

Aprende juegos y actividades para acompañar el desarrollo del lenguaje de tu peque a partir de los 24 meses y pasados los tres años, con el Seminario «El desarrollo del lenguaje. El tercer año»

 

Pero, ¿cómo podemos diferenciar cuándo es una repetición normal y cuándo hay detrás algo más?

La primera clave es la edad. Hasta los tres años es habitual y, a partir de los tres, puede ser un indicador de que algo más puede estar ocurriendo.

La siguiente clave es la frecuencia de la ecolalia y si hay o no otro tipo de lenguaje. No es lo mismo un niño que solo repite de vez en cuando alguna de las palabras que escucha y el resto de su lenguaje es espontáneo y variado, que un niño que repite sistemáticamente incluso capítulos enteros de sus dibujos favoritos a los tres días de haberlos visto y con exactamente la misma entonación de los personajes.

 

 

 

En medio de estos dos ejemplos, un abanico de posibilidades. Siempre he pensado que uno de los primeros aprendizajes que debemos hacer como padres es que las cosas no son cuestión de todo/nada y que es importante que acojamos la diversidad de grises con los brazos abiertos.

Dicho esto, y para ser rigurosa, la ecolalia, pasados los tres años, cuando es muy frecuente y se observa que no hay casi lenguaje espontáneo generado por el propio niño, falta de vocabulario, pobre estructuración de frases, etc. sí puede ser un indicador de algo más. Ese algo más es, con frecuencia, el trastorno del espectro autista. Por tanto…

¿Qué cuestiones debemos observar si nuestro peque presenta ecolalias?

  • Que haya lenguaje variado, más allá de las ecolalias, y que estas vayan desapareciendo a medida que el peque crece y va desarrollando su lenguaje espontáneo.
  • Que tenga intencionalidad comunicativa, que nos busque, que señale, que nos mire, que comparta el juego.
  • Que las ecolalias sean funcionales.

 

Ecolalia, ¿repetir lo que oye es un problema?

 

Si vuestro peque no cumple alguna de estas características, es el momento de consultar con un logopeda para que os pueda ayudar a delimitar cuáles son las dificultades y os dé pautas para mejorar su comunicación.

¿Qué podemos hacer si nuestro peque presenta ecolalias?

Aunque es necesario que un profesional delimite el tipo y frecuencia de las mismas, y si hay otros factores asociados; como pautas generales podríamos:

  • Respetar lo que la ecolalia tiene de comunicación y darle sentido (en el ejemplo del pan podríamos contestarle con una frase como “muy bien, el pan para ti”).
  • Hacer juegos de turnos.
  • Alentar a variar sus expresiones: si el niño o la niña dice sistemáticamente “hola, buenos días”, podemos decirle “hola Ana”.
  • Si la ecolalia es tan intensa que, por ejemplo, está repitiendo un capítulo de una serie de dibujos; una forma respetuosa de reconducirla es recogiendo parte de lo que dice para darle sentido y, a continuación, plantear otra alternativa a la conversación. Así, podemos decir “¿Peppa Pig dijo que quería saltar en los charcos? (llamamos su atención) Pues a mí también me gusta saltar en los charcos pero hoy no llevo las botas (y nos señalamos los pies)”.

 

 

En conclusión, la ecolalia es habitual y frecuente hasta los tres años, pero si observáis algo más que os llama la atención, es importante consultar con un logopeda para que pueda valorarlo y daros pautas. Asimismo, en la Tribu CSC tenemos el grupo específico «Logopedia para bebés y peques«, donde estaré encantada de atenderos si tenéis dudas.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Desarrollo infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Desarrollo infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Ecolalia, ¿repetir lo que oye es un problema?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Apúntate gratis al Congreso CSC
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube