Hijos que no quieren a sus padres: Por qué sucede y qué consecuencias tiene para su desarrollo

Los hijos que crecen sin querer a sus padres pueden manifestar dificultades en sus relaciones sociales y afectivas futuras

Cuando una persona se convierte en padre o madre, lo habitual es querer al hijo desde el primer minuto de vida y pensamos que ese amor va a ser recíproco. Sin embargo, esto que parece completamente natural, no siempre ocurre. Y es que, aunque sea poco común, en ocasiones, hay hijos que no quieren a sus padres.

Mi hijo no me quiere

A veces no nos damos cuenta de que nuestros hijos e hijas son personas independientes de nosotros y, por tanto, no tienen por qué comportarse y sentir de acuerdo a nuestras expectativas. Es importante entender que el hecho de que un bebé sea nuestro hijo o nuestra hija no implica necesariamente que le queramos y que nos quiera.

Efectivamente, lo habitual es que nuestro punto de partida sea querer a ese hijo recién llegado, pero lo más importante es saber que el amor se construye, se trabaja y se va conquistando poco a poco.

De la misma manera que no nos pueden obligar a amar a alguien, tampoco podemos obligar a nuestros hijos e hijas a que nos quieran. Bien es cierto que, de cómo nos comportemos con ellos, dependerán el tipo de vínculo que establezcamos y la futura relación.

 

Crea un vínculo fuerte y sano con tu bebé que favorezca su desarrollo y vuestra unión con el Seminario Online «El desarrollo del vínculo afectivo»

 

De repente, un día, tu peque de cinco años se enfada porque le has dicho que ya no se puede jugar más rato y te dice un “pues ya no te quiero” que se te clava en el alma. Y entonces piensas “¿será verdad que no me quiere?”. A veces los peques nos sorprenden con estos arranques fruto del enfado momentáneo que no tienen mayor trascendencia, pero, en otras ocasiones, los hijos, efectivamente, pueden no querer a sus progenitores

¿Por qué ocurre esto?

¿Por qué mi hijo no me quiere?

El hecho de que un hijo no quiera a sus padres suele ser el resultado de la relación que se haya construido con ellos. Por tanto, lo primero es revisar la relación que tenemos con nuestros hijos. Esta se basa en diversos factores, entre ellos:

La atención que les proporcionamos

El primer factor a tener en cuenta sería la atención que les proporcionamos. Si los niños sienten que no son importantes para nosotros, se sentirán menos queridos. Por eso es importante escuchar sus historias, sus inquietudes y sus necesidades aunque nos parezcan poco importantes desde el punto de vista adulto. Así, cuando los niños reciben indiferencia y frialdad, pueden reproducir y devolver después ese mismo modelo.

 

Hijos que no quieren a sus padres

 

La disponibilidad

Otro de los factores que puede dar como resultado que los hijos no quieran a los padres es la falta de disponibilidad. Si los progenitores delegan su responsabilidad en terceras personas (abuelos u otros cuidadores) o no muestran interés hacia los hijos o hijas, los niños y niñas podrán desarrollar hacia sus padres sentimientos de abandono y desconfianza porque interpretan que sus padres, de los que esperaban disponibilidad, les han fallado.

El trato recibido

Por supuesto, los hijos e hijas pueden desarrollar desamor hacia los progenitores en los casos en los que se convierten en víctimas de los padres recibiendo cualquier tipo de abuso. Es lógico deducir que el niño va a considerar a su progenitor como un agresor y podrá generar sentimientos de odio, desconcierto y rechazo. Esto también puede suceder en los casos en los que uno de los progenitores manipula a los hijos en contra del otro como en situaciones de divorcio complicadas.

La influencia del entorno

En este punto, cabe indicar que, a medida que son más mayores, la influencia de otras personas del entorno es mayor y puede interferir en la relación que tenemos con nuestros hijos. Si esto se da y, por ejemplo, el grupo social de amigos influye negativamente, es importante poder haber establecido un vínculo fuerte y sano con nuestros hijos para revertir la situación.

El modelo de pareja que ve en sus progenitores

Finalmente, si se convive en pareja, es importante revisar esta relación por si pudiera ser el origen de que los hijos e hijas no quieran a los padres. Si el niño o la niña crece en un entorno en el que hay faltas de respeto, indiferencia o desprecio hacia el otro miembro de la pareja, podrá absorber esa forma de comunicación e imitarla.

 

Te ayudamos a identificar las señales de una relación violenta, entender las dinámicas que se llegan a establecer, y conocer las herramientas a poner en marcha para salir de una relación de maltrato con el Seminario Online «Cómo salir de una relación violenta»

 

Por tanto, si nuestro objetivo es que nuestros hijos e hijas nos quieran, está en nuestra mano facilitarlo. Establecer un vínculo de apego sano es fundamental para fomentar el amor paterno filial.

¿Qué hacer con un hijo que no te quiere? ¿Cómo hacer para que mi hijo me quiera?

Ser capaces de atender adecuadamente sus demandas de cuidado desde el nacimiento, de conseguir canales de comunicación eficaces a medida que crecen, que nos sientan como personas disponibles y lugares de seguridad a pesar de las prisas del día a día y de lo ocupados que estamos, son elementos imprescindibles para querer y que nos quieran.

Y no solo esto. Los seres humanos aprendemos a querer en primera instancia en función de ese vínculo primario que establece con los progenitores. Por tanto, las hijas e hijos que crecen sin querer a sus padres pueden manifestar dificultades no solo en la relación con sus padres sino también con otras personas. Esto hace que sus relaciones futuras de amistad o pareja puedan no ser satisfactorias.

Así, en realidad, a menudo las cosas son tan sencillas como pensar qué queremos para nosotros y dárselo a ellos. ¿Qué solemos necesitar para querer a alguien? Que nos escuchen, que podamos ser, que estén atentos a nuestras necesidades, que nos traten bien, que nos sintamos seguros y que sintamos el afecto. Como podéis ver, nuestros hijos e hijas necesitan exactamente lo mismo que nosotros.

 

Hijos que no quieren a sus padres

 

Y, como siempre, en los casos en los que la situación nos desborda porque observamos que nuestros hijos o hijas muestran repetidamente el rechazo hacia nosotros y no sabemos el motivo o no somos capaces de gestionarlo eficazmente, es fundamental contar con un psicólogo especializado en terapia familiar con el fin de mejorar las relaciones familiares y conseguir que nos vuelvan a querer. 

Si tenéis dudas o temores sobre el tipo de vínculo que estáis forjando con vuestros hijos/as, podéis consultarnos en la Tribu CSC.  

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Crianza Respetuosa?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Crianza Respetuosa y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Hijos que no quieren a sus padres: Por qué sucede y qué consecuencias tiene para su desarrollo"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube