¡SOS! Mi hijo tiene lombrices

Una infección frecuente entre los escolares de 5-14 años. Según la AEPED, afecta al 40-50% de menores en edad escolar. Si tu hijo tiene lombrices y el pediatra le prescribe un tratamiento, su consejo será que se trate toda la familia

Una noche, dos, tres… Tu hija o tu hijo pequeño duerme inquieto, se despierta mucho e incluso tiene pesadillas. Y, sobre todo, se rasca mucho el culete. Y, de pronto, te das cuenta. ¡SOS! Mi hijo tiene lombrices. Lo cierto es que se trata de una situación incómoda pero nada grave y para la que existe tratamiento. Así que, tranquila/o. En este post te aclaramos todo lo que tienes que saber.

¿Cómo se contagian las lombrices en niños?

«Aunque se trate de un trastorno molesto, los parásitos más habituales no revisten gravedad y disponemos de tratamientos efectivos y sin complicaciones pero, como siempre, lo mejor es prevenir», explica la pediatra del equipo de Criar Con Sentido Común, Gloria Colli. Y es que una buena higiene puede ser clave para evitar que los niños se contagien de lombrices.

Existen distintos parásitos que pueden habitar nuestro organismo pero los más frecuentes son los oxiuros (Enterobius vermicularis) o lombrices. De hecho, estas suponen la infección por gusano más frecuente en Europa.

«Se trata de un pequeño gusanito del tamaño de un grano de arroz muy fino que se aloja en el intestino grueso. Durante la noche se desplaza a la zona del ano donde deposita los huevos que se quedan adheridos a la piel y a la ropa«, resalta Gloria Colli.

 

S.O.S ¡Mi hijo tiene lombrices!

 

Que un niño tenga lombrices no tiene nada que ver con falta de higiene o suciedad. Tampoco pueden ser transmitidos por animales domésticos porque el único reservorio es el ser humano. Las lombrices adultas viven en el intestino grueso de una persona. Cuando las hembra están gestando se desplazan al exterior y ponen los huevos en la región anal del huésped. Al rascarse, estos huevos pueden quedar en manos y uñas, que a su vez pueden pasar a otros objetos.

Los huevos pueden vivir de dos a tres semanas en el exterior, por lo que cualquier persona se puede contagiar si está en contacto con sábanas, toallas, o incluso juguetes o arena, etc. Cualquier superficie donde haya huevos puede ser origen de la infección. A veces incluso se pegan a través de la comida si esta ha estado en contacto con manos contaminadas.

¿Cómo saber si tu hijo tiene lombrices?

Según explica Gloria Colli, nuestra pediatra, los síntomas principales son el picor y el rascado secundario. Si tu hijo tiene lombrices, le aparecerá prurito anal. Le picará el culete, principalmente por la noche. Por el día es posible que no tenga ninguna molestia.

«En ocasiones las molestias nocturnas producen también irritabilidad diurna por despertares frecuentes y alteraciones del sueño con pesadillas, despertares múltiples, incluso episodios de sonambulismo«, afirma la pediatra de la Tribu CSC, con la que puedes resolver cualquier duda si detectas que tu hijo tiene lombrices.

 

Pesadillas y terrores nocturnos

 

En el caso de las niñas, se puede producir «inflamación en la zona genital», incluso favorecer la aparición de infecciones (con producción de flujo o picor). La sabiduría popular ha extendido la idea que que si un menor tiene bruxismo (rechinar de dientes) este se puede deber a la presencia de lombrices. Pero es un extremo que no se ha demostrado en la práctica. 

La infección de lombrices no ocasiona ni fiebre ni diarrea. Y es posible que los adultos no presenten síntomas, aunque tengan la infección, pero también pueden sentir picor en la zona anal. 

Lombrices en niños: Tratamiento

El diagnóstico de lombrices es fácil. Si las vemos en el culete de nuestro hijo no hay que hacer más pruebas. Hay que comentárselo al pediatra y ya. «No hace falta llevar el pañal, ni las lombrices en un tarro, ni siquiera una foto. El pediatra se fiará de lo que has visto, créeme«, advierte Gloria Colli.

Existe, por otro lado, una prueba diagnóstica que se llama test de Graham. Se utiliza cuando hay sospecha pero no se han detectado lombrices. Consiste en cortar un trozo de cinta adhesiva transparente de la que se usan para pegar papeles, de unos 5 cm de largo; y pegarla sobre la zona del ano a primera hora de la mañana. Inmediatamente, se despega y se coloca en un cristal que habrá proporcionado el laboratorio. Los huevos se quedan adheridos y serán fácilmente detectables.

 

Aprende a detectar cuándo una enfermedad empieza a ser grave, qué síntomas sirven de alerta en un bebé y cómo actuar cuando tu peque está enfermo/a con nuestro Seminario Online «¿Cuándo ir a urgencias?»

 

En cuanto al tratamiento, se utiliza un medicamento «que se administra una vez al día entre uno y tres días». Pasadas dos semanas hay que volver a utilizarlo para eliminar las lombrices que nacieron de los huevos que se pudieron quedar depositados sin ser eliminados en la primera toma.

Toda la familia debe tratarse

Si tu hijo tiene lombrices y el pediatra le prescribe un tratamiento, su consejo será que se trate toda la familia (excepto las embarazadas), tengan síntomas o no. Los oxiuros se transmiten muy fácilmente. Como decía al principio, las lombrices se convierten en una infección muy molesta porque los huevos son muy resistentes y es posible que la infección reaparezca, pese al tratamiento.

Además, subraya la pediatra de CSC, es muy posible que el picor persista varios días después de haber recibido el medicamento.

 

S.O.S ¡Mi hijo tiene lombrices!

 

Para prevenir nuevas infecciones, hay que lavar la ropa con agua caliente que haya podido estar en contacto con los huevos, como el pijama, la ropa interior, toallas o sábanas. En este caso, es mejor no sacudirlas para evitar la propagación de los huevos.

Por otro lado y como las manos son una fuente clave de la propagación de lombrices, es importante inculcar a nuestros hijos una buena higiene de manos y procurar que tengan las uñas cortas y limpias.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¡SOS! Mi hijo tiene lombrices"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube