¿Cómo afecta la falta de vitamina D en el embarazo?

El 64% de las mujeres embarazadas presenta déficit de vitamina D

La vitamina D regula en nuestro organismo distintos procesos importantes, no obstante, se suele hablar de ella como una pseudo hormona más que una vitamina. Hoy veremos para qué sirve la vitamina D en el embarazo y cómo afecta su carencia a la mamá y al bebé.

Vitamina D en el embarazo: ¿Cómo saber si tengo déficit?

La vitamina D se sintetiza a través de la exposición solar, sobre todo, ya que su aporte a través de los alimentos supone un porcentaje muy bajo de la misma. 

En nuestra sociedad vivimos actualmente dentro de casas y cuando salimos no tomamos el sol o lo hacemos con protección solar para evitar las lesiones en la piel, por ello no es de extrañar que en estudios recientes aproximadamente el 64% de las mujeres embarazadas tengan un déficit de la misma.

 

¿Cómo afecta la falta de vitamina D en el embarazo?

 

Hace relativamente poco que se empezó a poner el foco en la deficiencia generalizada de esta vitamina en nuestra población y sus posibles efectos, que os iré contando a lo largo del post, pero, ¿qué se considera un déficit de vitamina D?

En la analítica se suele pedir este valor como 25(OH) D, y se consideran niveles óptimos a partir de 50 nmol/L. Tendríamos una deficiencia por debajo de 30 nmol/L y una deficiencia severa por debajo de 20 nmol/L. Si hablamos de límites superiores, no deberíamos sobrepasar los 125nmol/L (exceso de vitamina D en el embarazo), aunque el rango para producir patología es muy amplio.

Funciones de la vitamina D en el embarazo

Esta vitamina tan especial se encarga, no sólo de regular el metabolismo del calcio y mantener nuestros huesos y los de nuestro bebé en estado óptimo, sino que hace muchas cosas más.

Por ejemplo, regula el metabolismo mineral, la función cardíaca, la función inmunológica, la secreción de hormonas sexuales, la implantación del embrión y la maduración respiratoria del feto. 

También se encarga de estabilizar la pared vascular de los nuevos vasos que se forman con la placenta, por eso, tiene un protagonismo importante en la prevención de la preeclampsia.

 

posibles-patologias-embarazo
Aprende a detectar posibles patologías durante la gestación y cómo cuidarte si aparecen con el Seminario Online «Posibles Patologías en el embarazo»

 

Los niveles de vitamina D irán fluctuando a lo largo del embarazo, dependiendo también de las necesidades del momento.

Y ¿qué pasa si mis niveles son bajos?

La vitamina D y los efectos perjudiciales de su déficit se estudian desde hace años, pero aún queda mucho por descubrir.

Cómo afecta al embarazo el déficit de vitamina D

Uno de los procesos en los que tiene una importancia clave, es en la regulación de la función inmunitaria y en la autoinmunidad.

En el primer trimestre de embarazo se producirá un ambiente uterino inflamatorio que permita la invasión de la pared uterina por parte de las células del embrión que después formarán la placenta. Una vez pasada esa etapa, el ambiente se tornará antiinflamatorio para permitir crecer al bebé, hasta que al final del tercer trimestre vuelve a convertirse en inflamatorio para permitir el proceso de parto.

Este equilibrio entre los distintos estados, está regulado por el sistema inmune, en el que la vitamina D es un eslabón esencial. Sin niveles óptimos de esta hormona-vitamina, ese baile inflamatorio puede que no se produzca de forma óptima aumentando el riesgo de preeclampsia, partos prematuros o abortos de repetición. 

 

¿Cómo afecta la falta de vitamina D en el embarazo?

 

Un déficit de vitamina D está relacionado con el aumento de riesgo de padecer preeclampsia, ya que afecta a la pared vascular de los vasos placentarios y, por tanto, al resultar más difícil irrigar al feto, el cuerpo reacciona con un estado hipertensivo para favorecer la llegada de sangre al bebé. Además, al regular peor la autoinmunidad, es más frecuente que se produzca un estrés placentario que empeore el proceso. 

Por eso, las últimas recomendaciones van en la línea de suplementar a las mujeres en edad fértil previamente al embarazo hasta conseguir niveles de al menos 50 nmol/L y reducir el riesgo de que la placenta se forme desde el inicio de manera patológica. De hecho, niveles menores de 30 nmol/L se relacionan con mayor riesgo de esta patología.

Aumenta el riesgo también de padecer diabetes gestacional, ya que comparte muchas veces fenómenos patológicos con la preeclampsia. Es un proceso también inflamatorio en el que la glucemia de la madre está elevada debido también a la resistencia a la insulina, así como con el tamaño del bebé (debido seguramente a la afectación vascular placentaria). 

 

DiabetesGestacionalVenta
Aprende sobre la diabetes previa al embarazo, averigua qué es y si es posible prevenir la diabetes gestacional y qué alimentación y ejercicio físico te conviene practicar con el Seminario Online «Diabetes gestacional»

 

La carencia de esta vitamina en la mujer durante el proceso de gestación también se ha relacionado con un aumento de los partos prematuros, pero aún tiene que ser confirmado con ensayos clínicos de calidad.

Unos buenos niveles de vitamina D en el embarazo se han relacionado con menor riesgo de preeclampsia, de diabetes gestacional, probablemente con menor riesgo de bajo peso al nacer y disminución de la probabilidad de hemorragia postparto (Cochrane 2019).

En cuanto a la fertilidad, aún queda mucho por descubrir, pero la deficiencia de vitamina D se ha relacionado con infertilidad, endometriosis, SOP, abortos espontáneos o de repetición y rotura prematura de membranas, aunque no se sabe exactamente si es la causa de estos problemas o es un signo más que acompaña a estas patologías. En cuanto al factor masculino, se ha detectado semen de peor calidad en individuos con bajos niveles de vitamina D.

Cómo afecta al bebé la carencia de vitamina D en el embarazo

Respecto al bebé, se ha evidenciado que una suplementación durante el embarazo en cantidades suficientes de vitamina D, disminuye el riesgo de asma, infecciones respiratorias, eccema y rinitis y en algunos estudios incluso se hace referencia a su importancia en el desarrollo cerebral en los primeros años de vida del mismo.

 

Revelan cómo influye la voz de una madre en el desarrollo del bebé

 

Entonces, ¿qué se puede hacer?: La suplementación de vitamina D en el embarazo

Para paliar el déficit, lo ideal sería como punto de inicio, saber de qué niveles partimos para adaptar la cantidad de suplemento y establecer una adecuada dosis de vitamina D en el embarazo.

Podemos aumentar la ingesta de alimentos ricos en vitamina D y salir más a la calle a que nos de un poco el sol evitando quemarse.

Si es necesario (y casi siempre lo es) se puede suplementar, aunque aquí las pautas son dispares. Lo que sí está claro es que esta suplementación es segura tanto para la madre como para el bebé, habiéndose descrito como único efecto secundario importante, la elevación del calcio en algunas mujeres, sin que eso supusiera ningún riesgo para ambos.

 

AlimentosEmbarazoVenta
Cuida de tu salud y la de tu bebé alimentándote correctamente durante el embarazo con el Seminario Online «Alimentación en el embarazo»

 

Cuánta vitamina D hay que tomar durante el embarazo

Digamos que los mínimos serían unas 600-800 unidades al día, pudiendo subir incluso a 2.000 o más en un embarazo normal. Se ha descubierto que, por ejemplo, una suplementación de 1200 UI durante la gestación, produce niveles de vitamina D en sangre del bebé mayores a 30 nmol/L.

En cuanto a la lactancia, la vitamina D sigue siendo esencial para nuestro bebé. Les tenemos que suplementar porque al no tener nosotras niveles óptimos la mayoría de las veces, nuestra leche también se forma con un déficit. Pero si suplementamos a la madre y sus niveles suben hasta el rango adecuado no haría falta dársela al bebé. Para ello se considera una buena suplementación aquella que se adapte a las deficiencias maternas (alrededor de 6.000 UI en muchos casos).

 

¿Cómo afecta la falta de vitamina D en el embarazo?

 

Por último, se considera que la cantidad de vitamina D presente en los polivitamínicos prenatales es muy insuficiente en general y seguramente se requiera de una suplementación aparte de los mismos. Si tienes alguna duda al respecto, el equipo de profesionales de Criar con Sentido Común te podemos ayudar a resolverla en la Tribu CSC.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿Cómo afecta la falta de vitamina D en el embarazo?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube