Entrevista a Irene Iglesias, odontóloga materno-infantil: «La lactancia materna no provoca caries, ni de día ni de noche»

"Un odontólogo extraordinario cuidará de la salud general del niño desde la boca"

Irene Iglesias es madre de dos hijos de su barriga y otros dos de su pareja. Con los cuatro aprendió a ser madre. También es dentista: se dedica a la odontología materno-infantil, odontología preventiva y rehabilitación funcional.

Su objetivo es que la gente necesite ir lo menos posible al dentista, para ello «la prevención, el establecimiento de unos correctos hábitos de alimentación o higiene, o el conocimiento de los factores de riesgo de las enfermedades bucodentales, es la mejor medida».

Desde bebés, el cómo dormir, cómo respirar, cómo mamar, cómo comer, influye decisivamente en el desarrollo de la boca, de la cara y de todo el organismo. Estructura y función van de la mano. Como dentista y profesional sanitario, su labor es promocionar la salud, y por eso además de ejercer su profesión forma parte del equipo de especialistas de Criar con Sentido Común, ayudando en todo lo que puede a las familias miembro de la Tribu CSC.

P: ¿Qué es lo que te más emociona de tu trabajo?

R: El poder dar respuestas a tantos padres y madres que me preguntan “por qué”. No solo no me molesta que me pregunten o que me cuestionen, sino que es lo que de verdad da sentido a mi trabajo. Los dentistas deberíamos trabajar menos con las manos y más con la palabra.

Los dentistas deberíamos trabajar menos con las manos y más con la palabra

P: ¿En qué estado crees que está la odontopediatría en la actualidad?

R: Empieza a haber mucho movimiento en cuanto a odontología para bebés y también en cuanto a técnicas atraumáticas, basadas en el diagnóstico precoz y tratamiento lo más temprano posible. Muchos odontopediatras que antes se vanagloriaban de hacer los tratamientos más complejos, actualmente han comprendido que, también en odontología “menos es más”. Desde el inicio de la pandemia, parece que la formación en odontopediatría ha iniciado un potente camino en dar a conocer los problemas de los lactantes (caries, anquiloglosia…).

Empieza a haber mucho movimiento en cuanto a odontología para bebés y también en cuanto a técnicas atraumáticas, basadas en el diagnóstico precoz y tratamiento lo más temprano posible. En odontología “menos es más”

P: ¿Prestamos la suficiente atención a la salud bucodental de nuestros hijos-as cuando son bebés?

R: Los padres cada vez más, y van arrastrando a los profesionales, que muchas veces son los primeros sorprendidos en ver pacientes tan pequeños. Desgraciadamente seguimos encontrándonos profesionales desactualizados que aún preguntan “y por qué me lo traes tan pronto”. Pero gracias a internet y a las RRSS los padres y madres cada vez están más informados y están más pendientes de la boca de sus bebés.

Desgraciadamente seguimos encontrándonos profesionales desactualizados que aún preguntan “y por qué me lo traes tan pronto”. Pero los padres y madres cada vez están más informados y más pendientes de la boca de sus bebés

P: ¿A qué edad deberíamos llevarles a su primera consulta con el dentista y cada cuánto tiempo deberíamos ir a revisión con ellos?

R: La primera consulta debería ser a los seis meses, incluso aunque el bebé aún no tenga ningún diente. Es el momento ideal para seguir animando a continuar la lactancia materna, para dar indicaciones respecto a la alimentación complementaria o las primeras recomendaciones sobre higiene bucodental.

La primera consulta debería ser a los seis meses, incluso aunque el bebé aún no tenga ningún diente

P: ¿Cuáles son las principales afecciones en la boca de los más pequeños de la casa?

R: Sin lugar a dudas, y a mucha distancia de cualquier otra, la caries. Es muy difícil luchar contra ella cuando toda la sociedad, la publicidad, la industria, animan a consumir azúcar desde todas las instancias.

Es muy difícil luchar contra la caries cuando toda la sociedad anima a consumir azúcar desde todas las instancias

P: Muchos especialistas se oponen, pero ¿qué opinas tú de la presencia de los padres en el gabinete dental?

R: Para mí es absolutamente imprescindible. El triángulo formado por padres/profesional/paciente debe permanecer íntegro. Si se rompe por cualquier motivo, el fracaso en el tratamiento está asegurado. Hay padres que pueden obstaculizar (por ignorancia, nunca por mala fe) la relación del profesional con el niño o niña. Pues no pasa nada: se habla con los padres y ya está.

Como odontóloga, para mí la presencia de los padres en el gabinete dental es imprescindible

Una madre, bien intencionada, puede emplear vocablos o tener actitudes que dificulten el trato de su criatura. Pues se le explica (aunque normalmente se hace en la primera cita, pero hay que reconocer que a veces se olvida): «mira, no utilices palabras que crean imágenes negativas en la mente de tu bebé. No puedes estar ansiosa por la consulta, y si lo estás, dínoslo. Dinos qué te preocupa, dinos qué podemos hacer para que tú estés tranquila, porque eso es lo que va a relajar a tu hijo. Sí, tu bebé va a llorar porque es un bebé. Si estás a su lado, vais a estar ambos más tranquilos».

Si el padre/madre está al lado del bebé, van a estar ambos más tranquilos

P: ¿Los dientes temporales, también precisan ser tratados?

R: Los dientes de leche son el proyecto de los definitivos. Si no hemos aprendido a cuidar los de leche, no vamos a saber cuidar los definitivos. Si en los de leche hay caries, coexistirán unos cuantos años con los definitivos, y estos también tendrán caries porque los hábitos de higiene, de alimentación, en definitiva, los factores de riesgo que afectaron a unos, también lo harán en los otros.

Tratar las enfermedades o alteraciones en los dientes de leche reducirá muchísimo el riesgo de que a los definitivos les pase lo mismo. Trabajar en los de leche es ahorrar mucho tiempo y dinero

Las maloclusiones en los dientes de leche se reproducirán en los definitivos. Tratar las enfermedades o alteraciones en los de leche reducirá muchísimo el riesgo de que a los definitivos les pase lo mismo. Trabajar en los de leche es ahorrar mucho tiempo y dinero.

P: ¿Es un bulo eso de que la lactancia materna prolongada provoca caries? ¿Y la lactancia nocturna?

R: Es un bulo. La lactancia materna no provoca caries, ni de día ni de noche. La caries es una enfermedad dependiente directamente del azúcar ingerido, y no solo eso, sino también de los carbohidratos fermentables. La caries es multifactorial, y eso es lo que hay que valorar, qué factores de riesgo están disparados en los bebés y niños que tienen caries.

La lactancia materna no provoca caries, ni de día ni de noche

Lo que yo me encuentro en consulta: una sucesión inacabable de “excepciones” (esto se lo dan en la guarde, esto otro es que hoy ha salido con los amigos, esto es ecológico, esto otro se lo ha dado la abuela, esto otro no lo compramos nunca pero hoy sí, esto otro es que era un cumple) y una higiene deficiente, no tanto en número de veces al día como en cuanto a una técnica ineficaz.

P: ¿Y el biberón para dormir por la noche, es malo?

R: El biberón en general es una interferencia para la adecuada colocación de la lengua, sobre todo desde el momento en que erupciona la primera muela de leche. A partir de la introducción de la alimentación complementaria, los líquidos ya se pueden beber en vaso. Si en el biberón ponemos fórmula, o peor aún, cereales, estamos aumentando muchísimo el riesgo de caries. Si se utiliza, el odontólogo establecerá las pautas necesarias para prevenir en lo posible la aparición de caries.

El biberón en general es una interferencia para la adecuada colocación de la lengua, sobre todo desde el momento en que erupciona la primera muela de leche

P: ¿Por qué es bueno que el bebé abandone los purés y triturados a los 12 meses de vida?

R: Porque a esa edad la lengua ya debe poder moverse de forma independiente de los labios y de la mandíbula. Cada estructura puede, y debe, trabajar por separado. A esa edad la capacidad del aparato masticatorio permite hacer movimientos rotatorios diagonales y circulares para masticar. El bebé ya no solo abre y cierra la boca sino que lleva con la lengua los alimentos de un lado a otro para insalivarlos y triturarlos, incluso aunque no tenga muelas. Los hitos de la masticación se van cumpliendo poco a poco, pero si no hemos aprendido a mover la lengua de un lado a otro, no podremos aprender a desviar voluntariamente la mandíbula a la derecha y a la izquierda para masticar fuerte por un lado y por el otro dentro de unos meses.

Si el bebé no tiene la oportunidad de aprender a masticar antes de la salida de las muelas y de los caninos, cuando estos salen acaban entorpeciendo el desarrollo de los movimientos de la boca. Con dos años ya es tarde

Así, nos encontramos con muchísima frecuencia que como el bebé no ha tenido la oportunidad de aprender esto antes de la salida de las muelas y de los caninos, cuando estos salen acaban entorpeciendo el propio desarrollo de los movimientos laterales de la boca. Es tremenda la cantidad de criaturas que nos encontramos con los dientes muy bien alineados pero cuando contactan los de arriba con los de abajo, hay ya una imposibilidad funcional de masticar bien. No hemos aprovechado esa ventana en la cual el bebé debía haber aprendido a mover el bolo alimenticio. Con dos años ya es tarde.

P: ¿Ayuda el BLW a la prevención de las afecciones bucodentales? 

R: Depende de lo que entendamos por “BLW”. Lo que me encuentro habitualmente son niños que comen “lo mismo que los padres”, o sea, alimentos excesivamente blandos, que con masticarlos dos veces y tragarlos ya tenemos suficiente. Una tortilla de patatas, un pisto o una lubina al horno no estimulan lo suficiente ni los músculos, ni la producción de saliva ni nada. Realmente nosotros, los adultos, comemos demasiado blando.

Aunque el BLW es insuficiente para prevenir los trastornos del desarrollo de los maxilares (porque en el mundo “civilizado” comemos demasiado blando), siempre será mucho más enriquecedor que alimentarse con purés y papillas

A pesar de lo que la gente piense, el BLW tal como lo entendemos en el mundo “civilizado” es muy insuficiente para prevenir los trastornos del desarrollo de los maxilares (maloclusiones) lo cual acaba repercutiendo en la edad adulta (no caben todas las muelas, hay compromiso de espacio para los movimientos mandibulares, que en adultos puede acabar generando migrañas, vértigos…). En todo caso siempre será mucho más enriquecedor que alimentarse con purés y papillas.

P: ¿El chupete puede deformar los dientes o separarlos? ¿Cuándo debemos dejar de usarlo?

R: El problema de las tetinas no es que los dientes estén más juntos o menos: el problema es la fuerza que hace el chupete sobre el hueso, impidiendo su correcto crecimiento. Los dientes van donde va el hueso. Si el maxilar superior sufre una fuerza hacia delante y afuera, los incisivos superiores se inclinarán hacia delante y afuera.

El chupete afecta a los músculos y a los huesos, impidiendo su correcto crecimiento

Y sobre todo, el chupete impide que la lengua contacte con el paladar, e igualmente impide que el labio de arriba quede sellado contactando con el de abajo. Es decir, afecta a los músculos y a los huesos. Llevar a los dientes a su sitio es relativamente fácil. Corregir las funciones orales es mucho más complicado.

P: ¿Cuándo tenemos que empezar a cepillar los dientes de peques, con qué pastas de dientes y cantidad de flúor?

R: Como suelo decir, el culo se limpia desde la primera caca y los dientes desde el primer diente. La pasta tiene que tener un mínimo de 1000 ppm de ión fluoruo, y el cepillo debe ser un cepillo de verdad, no una gasa, ni un dedal u otros inventos.

P: ¿Qué hay de cierto con el uso de xylitol en lugar de flúor en pastas? ¿Es igual de efectivo?

R: No, no lo es. Como edulcorante es una muy buena opción. Pero en cuanto a remineralización y prevención de la caries, hoy por hoy el flúor es el “gold standard”. Es, indudablemente, lo que más evidencia científica tiene, no solo en el campo de la Odontología, sino de toda la Medicina.

En cuanto a remineralización y prevención de la caries, hoy por hoy el flúor es el “gold standard”. Es, indudablemente, lo que más evidencia científica tiene, no solo en el campo de la Odontología, sino de toda la Medicina

P: ¿Cuáles son los principales errores que cometemos en el cuidado de los dientes de los más pequeños?

R: El pensar que como “son de leche” no importa si se pierden, si se infectan o si se rompen; el creer que el niño es “demasiado pequeño” para que le hagan “algo”, o el creer que la caries es “genética” y da igual lo que hagamos o no.

Es un error pensar que como los dientes del bebé “son de leche” no importa si se pierden, si se infectan o si se rompen

P: ¿Qué diferencia a un buen odontólogo infantil de uno extraordinario?

R: Un buen odontólogo infantil hará unos tratamientos extraordinariamente complejos y los hará técnicamente muy bien. Un odontólogo extraordinario luchará a brazo partido por no tener que hacerlos. Un odontólogo bueno, tratará muy bien los dientes. Uno extraordinario, verá más allá y cuidará de la salud general del niño desde la boca.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Entrevista a Irene Iglesias, odontóloga materno-infantil: "La lactancia materna no provoca caries, ni de día ni de noche""

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube