• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

En la playa y la piscina: ni manguitos ni flotadores hinchables

Confiamos demasiado en ellos, y eso los hace aún más inseguros

Son los elementos estrella en piscinas y en el mar, cuando de niños y niñas hablamos, porque es con lo que todos hemos crecido: los flotadores y los manguitos hinchables. Curiosamente son, probablemente, los menos seguros para los niños cuando se meten en el agua.

Y es que la recomendación actual es clara: ni manguitos ni flotadores hinchables.

Los manguitos y los flotadores hinchables son peligrosos

Ya lo dicen en las advertencias cuando los compramos: no son elementos de salvamento y por supuesto no podemos dejar de vigilar a los niños, aunque vayan con ellos. Y sin embargo, mucha gente lo hace.

Los flotadores se consideran peligrosos porque pueden pincharse y porque la mayoría de madres y padres confiamos en ellos. Son los elementos que mejor conocemos, todos hemos tenido uno y todos vemos cada verano a decenas de niños con sus flotadores.

Sin embargo, es esa seguridad la que los hace peligrosos, porque un niño que está en el agua debería estar siempre acompañado de un adulto, y en caso de que estar solo en el agua, debería estar siendo vigilado constantemente.

Son muchos los niños que jugando, girando o moviéndose más de lo normal han logrado darse la vuelta con el flotador, quedándose con la cabeza bajo el agua. Son muchos los que se han colado por el agujero del flotador hacia el fondo del agua, al levantar los brazos sin ser conscientes de que eso los ponía en peligro. Basta que en ese momento estemos despistados hablando con alguien, o leyendo algo en el móvil, confiando en que con su flotador no les pasará nada, para que la vida de nuestro peque corra peligro.

 

Descubre cómo acompañar a tu peque en el proceso de control de esfínteres con el Seminario Online «¿Le quitamos el pañal?»

 

En cuanto a los manguitos, sucede algo parecido: pueden pincharse fácilmente. Además, el tamaño tiene que ser el adecuado, porque si son grandes pueden salirse fácilmente al estar en el agua si el niño levanta los brazos.

A esto hay que sumar lo poco que ayudan los manguitos a aprender a nadar, pues limitan el movimiento de los brazos, de manera que al retirarlos no saben muy bien qué gestos tienen que hacer con los brazos para flotar y desplazarse.

Qué podemos usar como alternativa

Con el tiempo han aparecido nuevos elementos de flotación que son más seguros y más adecuados para ofrecer una libertad que les permita aprender a nadar mejor.

 

 

El típico churro es una de las mejores alternativas, porque no se puede pinchar, les ayuda a flotar y no les sostiene el cuerpo por ninguna parte: son ellos, los niños y niñas, quienes tienen que sostenerse a él. Esto hace, además, que los padres nos sintamos más obligados a estar con ellos para que no les pase nada.

Si se quiere, los churros pueden unirse por los extremos para hacer un círculo que nos puede ayudar mucho para cuando los niños aún son pequeños.

Otra opción son los chalecos de natación, como estos que veis en la foto, que les ayuda a flotar y que les deja los brazos y las piernas libres, y los hay incluso con los flotadores internos extraíbles, que son una excelente opción para que vayan aprendiendo a nadar. Por supuesto, tenemos que estar con ellos, porque en algunos casos pueden desequilibrarse y echarse hacia adelante, siendo también peligroso.

Otra opción son los cinturones de tablas de corcho, que les ayuda a flotar y que también pueden irse retirando poco a poco a medida que el niño se mueve mejor por el agua. Quizás al principio sea buena idea complementarlos con los churros o similar, pues al ir cogidos a la cintura les dificulta un poco el equilibrio dentro del agua.

 

 

Si les fueran molestos, o prefirierais utilizar manguitos, podéis recurrir a los manguitos de poliestireno que se componen de varios discos. Yo los utilicé con mis hijos, cuando no había chalecos y como complemento a los churros (teníamos este modelo) y van muy bien porque no pueden pincharse, quedan bien fijados en los brazos y a medida que el niño crece y flota mejor se pueden ir quitando discos. Lo malo es lo que he comentado antes: no dejan libertad en los brazos para moverlos en el agua, aunque cuando llevan dos, y sobre todo cuando llevan uno por brazo, se mueven mucho mejor.

Sea cual sea el método elegido lo importante, lo que hace que los niños estén seguros en el agua, es nuestra presencia y nuestra vigilancia. El agua es terriblemente peligrosa (muy divertida, pero peligrosísima) para un niño que no sabe nadar, así que siempre que estén dentro debemos vigilarlos, porque los accidentes ocurren, y suceden cuando menos te lo esperas.

Por cierto, quiero recordaros que podéis leer acerca de las crema para el sol (fotoprotector) en este post que escribió la Dra. Gloria Colli: Cómo elegir la mejor crema solar para niños. La salud de la piel es muy importante.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

4 comentarios en "En la playa y la piscina: ni manguitos ni flotadores hinchables"

  1. Justo esta mañana pensaba que tenía que investigar este tema. Muchas gracias por anticiparos a mis deseos! Nada de maguitos pues!

  2. Muchas gracias 🙂
    En natación nos recomendaron también el flotador que va pegado al cuerpo…alguna sugerencia?

    • Xisca, puedes usar cualquier tipo de flotador para jugar, pero sabiendo que eso no lo protege del riesgo de ahogarse. Tiene que estar pendiente en todo momento y tenerlo a la distancia de tu brazo. Para evitar ahogamiento solo son útiles los chalecos homologados.

  3. Existen unos manguitos de esa misma espuma que llevan cintas gruesas de Velcro. En matro los usábamos primero como manguitos normales, en los brazos, y después, para dejarles libertad y que los fortalezcan se los poníamos a cada lado de la cadera, enganchados está vez del bañador o pañal de agua. Lo he hecho así con mis tres hijos y ha funcionado!

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube