El síndrome nido: la angustia por tenerlo todo a punto ante la inminente llegada del bebé

Cómo gestionar el nerviosismo natural ante la inminente llegada del bebé sin poner en riesgo tu salud por un exceso de actividad

En el tercer trimestre del embarazo, muchas mujeres experimentan el síndrome nido. Una necesidad instintiva, repentina e irrefrenable de limpiar, ordenar, decorar, preparar, adaptar y poner a punto la habitación del bebé y el resto de la casa.

¿Qué es el síndrome nido?

El «síndrome del nido» o «instinto de anidamiento» es un estado de hiperactividad característico del último tramo del embarazo. Aunque es más frecuente entre las primerizas, cualquier mujer embarazada puede acusarlo. Se trata de un instinto natural y ancestral que también se da en nuestros hermanos, los animales.

Este instinto no es más que un reflejo del nerviosismo que padece la futura madre ante lo que ya es inminente: el parto y la llegada del bebé. Dicho nerviosismo conduce a la madre a intensificar la realización de preparativos, ya que tenerlo todo listo y controlado resulta tranquilizador.

 

 

Además, todo este despliegue de actividad física y cerebral (planificación mental) distrae a la madre de los temores lógicos que suelen surgir en el último mes ante la perspectiva del parto.

No es el mejor momento para realizar grandes esfuerzos

A pesar de lo instintivo de esta conducta, lo cierto es que el embarazo no es el mejor momento para realizar grandes esfuerzos. Conviene que la mujer gestante descanse y no malgaste sus energías. Para ello, es importante establecer un orden de prioridades.

Por ejemplo: sí es aconsejable revisar la canastilla y cerciorarse de que se dispone de lo imprescindible como pañales, ropita o la silla de coche (que se usará desde el primer trayecto del bebé del hospital a casa, si el parto tiene lugar en un centro hospitalario). Pero lo fundamental es que la futura mamá procure relajarse.

Paradójicamente, la gestante se ve afectada por un aumento de energía que canaliza realizando todo tipo de tareas en el hogar. Su aparente objetivo es que todo esté perfecto para acoger a su bebé. Pero en realidad, lo más importante es que la mujer se encuentre descansada en el momento del parto. ¡Algo que puede ser difícil si lleva semanas limpiando de arriba a abajo la casa o estresada planificando mentalmente todo tipo de situaciones hipotéticas!

 

 

Además, en este momento es vital que se evite la exposición a peligros (como subirse a una escalera para descolgar cortinas), que levante y/o traslade demasiado peso o descuide su higiene postural (forzando, por ejemplo, la espalda al pasar la aspiradora).

Para ello, es importante conseguir entender que la ansiedad repentina por tenerlo todo preparado, así como el deseo de mantenerse ocupada, obedece a la necesidad de distraerse de los temores y preocupaciones que pueden surgir ante el nacimiento de su hijo.

Consejos para embarazadas con el síndrome nido

No obsesionarse ni agobiarse es fundamental en este momento. Tener todo lo imprescindible preparado antes del parto hará que te sientas más tranquila; pero recuerda que también debes descansar y cuidarte, por tu bien y el de tu hijo.

Esfuérzate por priorizar para dedicar tu tiempo y energía a las cosas realmente necesarias. Tener la casa limpia es básico ¡pero no es necesario redecorarla! También es importante pedir ayuda y delegar. Si las labores domésticas te agotan y no poder terminarlas te angustia, pide ayuda a familiares y amigos.

Dosifica tus fuerzas. Incluso en el caso de que te sientas muy bien físicamente, debes controlarte. Evita realizar sola las tareas que requieren mayor esfuerzo físico, como hacer la compra, y altérnalas con otras actividades sencillas y relajantes (como dar un paseo).

No realices sobreesfuerzos y vigila tu postura para evitar lesiones. Mantener una buena salud de cara al parto es fundamental. No te subas a escaleras ni a sillas para limpiar o tratar de alcanzar objetos ni traslades cosas pesadas. Y, por supuesto, párate a descansar siempre que te sientes fatigada.

 

Prepárate para la llegada de tu bebé con más seguridad, menos miedo y más disfrute con el Curso Online «El parto»

 

Algunos productos de limpieza contienen sustancias químicas tóxicas que os pueden perjudicar tanto a ti como a tu bebé, así que comprueba las etiquetas y evita usarlos. Asimismo, no ingieras bebidas ni comidas estimulantes como café, té, chocolate, azúcar, bollería industrial, comida ultraprocesada, platos picantes… Todo ello solo te pondrá más nerviosa.

Y, por último: desdramatiza y disfruta del síndrome nido. ¡Sí, disfrútalo! Piensa que los sentimientos y emociones que desencadena son naturales y te muestran un aspecto precioso de la maternidad: el instinto maternal. El deseo de amar, cuidar y proteger a nuestro bebé, de hacerlo lo mejor posible y que no les falte de nada.

Tener dudas es perfectamente normal, pero no te sobresfuerces, ¡lo vas a hacer genial! Así que disfruta con serenidad de esas últimas semanas de gestación. Y cuídate. Al fin y al cabo, tú eres lo único que él realmente necesita.

 


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 100 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 14 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común

0 comentarios en "El síndrome nido: la angustia por tenerlo todo a punto ante la inminente llegada del bebé"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube