Cómo afrontar un aborto, tanto espontáneo como elegido

Romper el silencio y el aislamiento es necesario. Compartir el dolor es un paso primordial para aliviarlo

Si todas las mujeres que se han hecho un aborto, o aunque fuera una tercera parte de ellas, estuviera dispuesta a hablar de su experiencia, no con vergüenza sino con sinceridad respecto a lo que eran entonces, lo que sabían, lo que han aprendido y lo que son y saben ahora, todo este asunto sanaría con mucha mayor rapidez.” Dra C. Northrup, “Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer”.

El aborto, una difícil y dura experiencia

Enterarte de un embarazo no deseado, o que el embarazo no es como te habías imaginado y no va bien, da inicio a una etapa durísima marcada por la incertidumbre, la duda, la culpa, la vergüenza, el dolor, la angustia… Aunque estés dentro de los plazos y los supuestos legales para una Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), tomar este tipo de decisión es muy difícil.

 

 

Una IVE es más que el hecho médico de finalizar un embarazo. Determinar la interrupción de un embarazo, posiblemente sea una de las decisiones más difíciles a las que se enfrentará una mujer. La mayoría de las veces conlleva mucho dolor, que debe ser acogido, respetado y acompañado libre de prejuicios. Muchas veces es un tema tan difícil de manejar que se suele dejar silenciado.

No obstante, que no se hable de ello, no significa que no esté ahí, y que no duela.

Duelo gestacional

Cuando se produce una pérdida gestacional, sea sobrevenida o elegida, se alejan muchas más cosas. Se deja atrás ilusión, inocencia, planes de futuro, alegría… Para dar entrada a los pensamientos en bucle, emociones extremas que duelen como nunca, y que cuesta regular. La vida es como si se parase de repente, sumiendo en una nebulosa de confusión y caos.

Si has tenido una pérdida involuntaria, puede que al leer esto, sientas cierta rabia ante la idea de que haya otras mujeres que por sus circunstancias se hayan visto en la situación de recurrir a una IVE. No tengo respuestas para ti, no hay palabras que alivien tu dolor. Pero entender que el dolor de otra mujer no influye en el tuyo, puede ayudarte en tu sanación, si te abres a la experiencia de otra persona con compasión y empatía. No en vano, es un tema que nos afecta, o nos puede afectar, a todas las mujeres.

 

 

El dolor y sufrimiento no es exclusivo de nadie. El padecimiento no es dominio de ninguna experiencia sobre otra. Todo desconsuelo merece ser acogido y reconfortado. Tender puentes de diálogo sobre un tema tan cargado de pesar es hacia donde deberíamos ir. Encontrar un camino común para la sanación de la pérdida, independientemente de cómo haya sido esta. No en vano, estamos ante duelos gestacionales, y con ellos grandes pérdidas asociadas.

El camino común que se debe transitar

Tras un aborto la culpa aparecerá en cualquier caso, con mayor o menor intensidad, pero aparecerá. También puede ir acompañada de vergüenza, tristeza, enfado, miedo… Aprender a perdonarse es primordial, reconciliarse con lo vivido a veces lleva tiempo. No en vano, lo vivido supone un profundo impacto. Contar con ayuda psicológica puede hacer este camino más transitable y llevadero.

Romper el silencio y el aislamiento ante personas con las que sientas que no te van juzgar, te van a saber acompañar, es vital. Elige con quien compartir tu pérdida, pero no te calles. Compartir tu dolor es un paso primordial para aliviarlo. Te permitirá incorporar un mirada más comprensiva y sin juicio a lo vivido.

 

Infórmate sobre el duelo perinatal y aprende a dar apoyo emocional a las personas que atraviesan una muerte perinatal para que puedan resolver el duelo de forma saludable con el Seminario Online «Apoyo emocional en el duelo perinatal»

 

Valora lo que hay en tu vida. Día a día, céntrate en tus fuentes de satisfacción y disfrute. Atrás ha quedado una parte muy importante de tu vida, sí. No obstante, tú eres mucho más que lo que ocurrió, y a eso es a lo que debes prestar especial atención, en la medida de lo posible.

Despídete. La importancia de lo rituales

Los rituales simbólicos de despedida no alivian el dolor en el momento. Pero sí pueden contribuir a encontrar la manera de afrontarlo. Crear un ritual de despedida puede ayudarte a superar tu aborto. El duelo no es un proceso pasivo, podemos hacer muchas cosas para ayudarnos a cicatrizar las heridas que nos deja la pérdida.

 

 

Te doy unas ideas para integrar en tu ritual, sea el que sea que elijas:

  • Ten en cuenta tu cuerpo, el movimiento, el tacto… No en vano durante un tiempo ese bebé formó para de ti. Puedes hacer algo manual: escribir una carta, hacer un collage, ir a un lugar especial…
  • Va a haber un torrente de emociones a veces complicado de manejar. Tras un aborto, las emociones son como olas que parece que van a arrasar todo a su paso. No obstante como olas que son, van y vienen. No hay que hacer nada especial con ellas. Acogerlas, sentirlas, y esperar a que se vuelvan a ir.
  • Haz una valoración de lo que su presencia, aunque haya sido corta, te ha aportado. Ilusión, mayor conexión con tu pareja, una fortaleza que no sabías que tenías, capacidad de tomar decisiones dolorosas…
  • Trátate de una forma amorosa y compasiva. Si no sabes hacerlo, y solo puedes escuchar una voz muy crítica y enjuiciadora, piensa en lo que le dirías a una buena y querida amiga que te contara la misma situación por la que has pasado tú. Esa voz con la que hablas a alguien que quieres, es la que hay que intentar sacar para hablarte a ti. Ya sea a través de una carta, un pequeño altar, recuerdos en un cofre especial…
  • Despedirte de tu bebé es honrarle. Aún tomando la decisión del aborto, tienes derecho a una despedida amorosa, cargada de buenos deseos e intenciones.

Hay pérdidas gestacionales que generan mucho ruido alrededor, y otras que provocan un silencio y aislamiento atroz. No obstante, no hay que olvidar que detrás siempre hay dolor, sufrimiento, decisiones difíciles que desde luego no seré yo quien las juzgue. Mi labor es acompañar ese sufrimiento sin juicios ni críticas. No tengo respuestas éticas, solo herramientas para transitar el duelo de la pérdida, sea como sea esta.

 

 

Entendernos con empatía y compasión, aunque sea desde el dolor, nos ayuda a reconocer y validar el nuestro, sin necesidad de desvalorizar el de otras mujeres. Necesitamos honrar nuestro dolor sin arremeter contra el de otras.

Un hondo abrazo para todas.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud de los padres?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud de los padres y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Cómo afrontar un aborto, tanto espontáneo como elegido"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube