Cubiertos y BLW: cómo, cuándo y de qué manera

Durante la alimentación complementaria los cubiertos no se imponen, son solo una opción

¿Son compatibles cubiertos y BLW? ¿Se pueden combinar? Y en ese caso ¿Cuándo es el mejor momento para que los peques comiencen a utilizar cubiertos y con qué alimentos? ¿Y los vasos y los platos?

La Dietista – Nutricionista infantil y familiar del equipo de expertos de Criar con Sentido Común, Rebeca Pastor, nos da claves sobre cómo introducir los cubiertos cuando se practica Baby Led Weaning. Lo mejor es hacer este paso como si fuera un juego, recordemos que los peques aprenden mientras se divierten. ¡Y con la comida sí se juega!

Cubiertos y BLW: cómo, cuándo y de qué manera

Introducir los cubiertos cuando estamos realizando alimentación autodirigida con los peques, debe ser un proceso relajado. No hay una edad ni un momento concreto, sino que todo dependerá de la capacidad de cada peque para coordinar sus manitas.

 

 

Algunas señales que nos indican que es el momento de comenzar a probar con cubiertos es cuando el peque empieza a mostrar interés y curiosidad por ellos. Además, ya debe ser capaz de satisfacer su hambre solito y disfrutar mientras lo hace.

Ofrecer los cubiertos no significa que desde un primer momento los peques vayan a optar ya por ellos siempre que se sienten a la mesa. Porque una cosa es que le resulten divertidos y otra, que sean capaces de pinchar y acertar a la boca. Debemos tener paciencia y respetar su ritmo. La alimentación complementaria es una etapa de aprendizaje.

Tips para comenzar a practicar con los cubiertos

Podemos comenzar a practicar con cualquier alimento, pues al final lo ideal es que los peques se acostumbren a utilizar los cubiertos con cualquier plato. No obstante, podemos tener en cuenta ciertos tips para facilitarles esas «primeras veces». Además, siempre que sea posible, lo ideal es que toda la familia nos sentemos juntos a la mesa, pues los peques aprenden por imitación.

 

 

Los cubiertos no se imponen, son solo una opción. Hasta ahora tu peque ha utilizado sus manitas para comer y esa es la forma que mejor se le da y con la que está familiarizado. Los cubiertos son una alternativa más para ellos y puede ser que al principio continúen prefiriendo sus manos a la cuchara o el tenedor.

Para empezar, podemos ofrecerles alimentos que se puedan pinchar de forma sencilla. Por fácil que pueda parecer, el proceso de pinchar la comida y luego llevarla a la boca puede ser todo un reto para ellos. Aquí entrará en juego el desarrollo de la coordinación ojo-mano, y esto es un proceso que se va adquiriendo con práctica.

Algunos alimentos ideales para comenzar con el tenedor son, por ejemplo: dados de tortilla, judías verdes, patatas cocidas, zanahoria cocida y cortada en dados, huevo cocido (la parte de la clara), macarrones… Y, en general, alimentos que sean blanditos para pinchar, pero que no se deshagan.

 

Averigua en qué consiste la filosofía de alimentación autorregulada por el bebé o Baby-led Weaning y cómo presentarle al bebé alimentos seguros y saludables para que él mismo los coja con la manita y se los lleve a la boca con el Seminario Online «Trucos y recetas para un BLW seguro»

 

Para comenzar con la cuchara, optaremos por texturas densas que no requieran de grandes dosis de paciencia. Por ejemplo: arroz, cremas, guisos con patatas (que suelen ser más espesos), soja picada… Si comenzamos por platos con caldo, acabarán por toda la mesa y puede que los peques se frustren si no consiguen resultados.

Ojo con la temperatura. Cuando los niños empiecen a utilizar el tenedor y, sobre todo, la cuchara, irán aprendiendo a base de ensayo y error. Es fundamental darles la comida templada para que no resulte un peligro para ellos cuando se la echen por encima. ¡Porque pasará más de una y más de dos veces!

 

 

De igual manera que el BLW es la forma más autónoma que los peques tienen para aprender a comer y autorregularse, los cubiertos también deben ser algo que utilicen a su ritmo. No debemos obligarles ni dirigirles. Ni ir con prisa, ¡tienen toda la infancia para aprender! En lugar de ello, podemos jugar al espejo. ¡Jugar a imitar les encanta! Utilicemos movimientos lentos y retemos a nuestro peque a imitarnos mientras utilizamos los cubiertos.

¿Y los vasos y los platos?

Cuando nuestro hijo ya tenga claro que todos los días se sienta en su silla o su trona para comer, está familiarizado con ese ratito y además ya controla la motricidad fina y la coordinación, podemos comenzar a servirle la comida en platos. En cuanto a los vasos, para saber cuándo es el momento de empezar a probar con ellos, nos fijaremos en el momento que ya ha adquirido destreza para coger objetos con las dos manitas a la vez. Esta es una señal de que ya puede coger un vaso con las dos manos y llevárselo a la boca para beber solito.

 

 

Para facilitarle la labor, podemos elegir los cubiertos de postre (que son más pequeños y, por lo tanto, más manejables para ellos), y los vasos de café que todos tenemos en casa y son también más chiquitos y, por tanto, de menor peso. Eso sí, tenemos que tener claro que en más de una ocasión, los platos, cubiertos y vasos se irán al suelo porque experimentar qué ocurre cuando los lanzamos desde la mesa, entra dentro del proceso de exploración. Así que en nuestra decisión está optar por otro tipo de materiales como bambú o plásticos (siempre libres de BPA).

¿Y el cuchillo?

Si hablamos de cuándo comenzar a ofrecer el cuchillo a los peques, lo primero en lo que pensamos es en el peligro potencial de que se corten. Además, también entra en juego el ejercicio de coordinación que los niños deben hacer para conseguir utilizar tenedor y cuchillo a la vez. Por ello, siempre debemos estar con ellos para ayudarles y enseñarles, pero evitando utilizar frases como «te vas a cortar» que les generen inseguridad; sino presentándoselo de forma positiva: «muy bien, esa posición es la ideal».

Para comenzar, podemos ofrecerle cuchillos de punta redonda que tengamos por casa e invitarle a untar él solito alimentos blanditos como por ejemplo hummus en pan, queso fresco, tomate triturado, plátanos, sandía, huevo cocido, etcétera. A los peques les encantará practicar con un cuchillo untando o cortando como los mayores.

 

 

En el mercado hay también modelos de cuchillos específicamente diseñados para niños. Por un lado, encontramos los que tienen sierra redondeada, son cuchillos que cortan con el sistema de serrado, y no porque tengan un filo afilado. Este mecanismo consigue que puedan cortar cualquier alimento que cortaríamos con un cuchillo tradicional pero sin riesgo de que puedan cortarse sus deditos.

Otro modelo de cuchillos diseñados para los peques son los que están fabricados en madera y sin cuchilla. Están pensados para que los niños ayuden en la cocina con verduras y frutas, y no tanto para que lo hagan en su propio plato, pero pueden ser una divertida manera de empezar a probar a partir cosas blanditas.

 

 

Por supuesto, sean los cuchillos que sean, los niños siempre deben utilizarlos bajo la supervisión de un adulto.

Aprender jugando y experimentando

La mejor forma de aprender es disfrutar en el proceso. Por ello, debemos dejar que los niños practiquen a su ritmo, experimenten y se diviertan. Sin prisa.

 

Aprende las bases de una sana alimentación complementaria para tu bebé y cómo iniciar el método Baby-led Weaning de forma segura a partir de los seis meses con el Curso Online «Alimentación complementaria y Baby-led Weaning»

 

No obstante, para cualquier duda sobre BLW, no solo sobre cómo introducir los cubiertos sino sobre recetas, alimentos ideales para comenzar, posibles errores que hacen que no funcione, y en general alimentación saludable, os invitamos a probar el mes gratis de la Tribu CSC. Durante 30 días tendrás libre acceso a los más de 120 Cursos y Seminarios online de Criar con Sentido Común sobre maternidad, educación y crianza respetuosa.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Alimentación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Alimentación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Cubiertos y BLW: cómo, cuándo y de qué manera"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube