6 juguetes naturales en los que vale la pena invertir

Juguetes fabricados en madera que potencian múltiples aprendizajes tempranos y les acompañarán durante muchos años

Montessori, Waldorf, Reggio Emilia o Slow Toys… Hay muchos juguetes naturales que estimulan la creatividad, la imaginación y ayudan a nuestros peques a descubrir el mundo que les rodea. Sin embargo, al estar fabricados artesanalmente en madera, su precio es algo más elevado y a muchas familias les echa para atrás su coste.

¿Por qué merece la pena invertir en juguetes naturales?

Los juguetes naturales promueven como ningún otro material los primeros aprendizajes. Para la presente selección hemos tenido en cuenta los siguientes criterios de selección:

  • Que estén promovidos por una pedagogía respetuosa hacia el niño.
  • Que sean seguros, de buena calidad y duraderos.
  • Que abarquen un amplio rango de edad y sean evolutivos, es decir: que se vayan adaptando al crecimiento y a las diferentes etapas de juego (por lo que los amortizaremos y serán utilizados durante muchos años).
  • Que sean versátiles y multifuncionales. Es decir: que permitan diversos juegos y ofrezcan diferentes aprendizajes y estímulos.
  • Que tengan un precio razonable.
  • Que sean juguetes sin pilas.
  • Que sean juguetes no guiados, es decir: que fomenten el juego libre y autocorrectivo. De esta forma aprenden de forma intuitiva, movidos por su curiosidad innata y sin darse cuenta, mediante su propia experimentación.

A continuación os vamos a enseñar una selección de aquellos en los que vale la pena invertir porque favorecen el desarrollo cognitivo y psicomotor de nuestros hijos e hijas.

Árbol musical

El árbol musical es mucho más que un juguete, ya que es un auténtico un instrumento musical que, aunque no reproduce la escala musical, permite a los peques interiorizar diferentes tonos. Las canicas de cerámica caen por los pétalos de madera colocados en cascada y van reproduciendo sonidos, cuyo tono va cambiando de grave a agudo.
Árbol musical

 

Es un material de juego a medio camino entre el instrumento musical y la pista de canicas. Enseña la noción de movimiento, velocidad y la gama cromática de los colores, ya que al ser un material afín a la pedagogía Waldorf, los colores de sus hojas van siguiendo la escalera cromática de Goethe.

 

 

Fue diseñado por el artista suizo Matthias Utinger y ganó el Premio Alemán de Diseño en 2000. Este mágico juguete fascina tanto a niños y niñas como a adultos, por su decorativa estética y el delicado y afinado sonido que producen las canicas al deslizarse entre las hojas de diferentes tamaños.

Se puede ofrecer a partir de los 2 o 3 años (siempre que ya hayan superado la etapa de exploración con la boca, ya que contiene pequeñas canicas) y se puede encontrar en varios tamaños y con distintos acabados.

Arcoíris Waldorf

Del arcoirís Waldorf ya hemos hablado extensamente en un post anterior y es que, no en vano, es uno de los juguetes más famosos del mundo. Se puede encontrar en varias versiones de color y tamaño y se adapta a cualquier edad.
Estimula el juego simbólico y de construcción, ayuda a contar y seriar, a aprender los colores, además de familiarizarse con las nociones de espacio y equilibrio, ya que les permite construir en tres dimensiones. Y, sobre todo, potencia la imaginación ya puede formar parte de múltiples juegos, pues admite la creación de mini mundos con grandes posibilidades.

 

Arcoíris Waldorf

 

Además de resultar muy atractivo, es un material multisensorial de gran tamaño y muy ligero, que atrae poderosamente la atención de los niños y niñas y promueve su manipulación. Se les puede ofrecer al iniciar la etapa de sedestación, sobre de los 6 meses de edad. Su precio varía en función de su tamaño y del fabricante o el acabado (los hay bicolores, en tonos pastel, en una sola gama cromática, en blanco y negro, en madera natural…).

Torre cónica

La torre cónica es un juego de encaje manipulativo que favorece los primeros aprendizajes y el desarrollo psicomotor. También les enseña los colores, los tamaños y a contar. Es uno de los juguetes educativos más apreciados ya que se trata de un juguete con múltiples posibilidades de manipulación y de juego, y acompaña a los niños durante mucho tiempo.

 

Torre cónica

 

La versión favorita suele ser la de gran tamaño con tonos pastel, y también se puede ofrecer a los niños y niñas a partir de los 6 meses.

Cubos arcoíris

Seis cubos de madera de forma cuadrada, teñidos con los colores del arcoíris, que encajan los unos en los otros, quedando todos ellos recogidos dentro del más grande. Los cubos arcoíris apilables son un juguete de madera tan sencillo como fascinante.

 

Cubos arcoíris

 

Este juguete tan sencillo tiene un enorme valor pedagógico. Es un material abierto básico en el juego infantil, ofrece una enorme variedad de juegos y acompañan a niños y niñas durante muchísimo tiempo permitiéndoles apilar y encajar, construir casas, resguardar a sus muñecos, almacenar sus tesoros, aprender a contar, familiarizarse con los colores, los tamaños, los conceptos de «dentro y fuera», «arriba y abajo»…

 

 

Se les puede ofrecer a partir de los 6 meses y al crecer, les sirven como cajas contenedoras y clasificadoras de todo tipo de elementos y objetos: ceras, rotuladores y lápices de colores, semillas, juguetes de pequeño tamaño, telas, material artístico o escolar…

Puzzles Montessori

Los puzzles de madera Montessori se pueden utilizar a partir de los 2 años (según su temática y dificultad) y permiten un aprendizaje más rico y participativo.

 

Puzzles Montessori Botánica

 

Al no tener sus piezas las típicas formas básicas de encajar, sino que las diferentes partes tienen formas diversas, son mucho más estimulantes. 

Además de aportar conocimiento sobre diversas materias, son un material que permite estimular la lectoescritura al provocar el movimiento de pinza con los dedos gracias a sus piezas de agarre en forma de botón. También refuerza la lógica y la orientación espacial y aportan conocimientos del medio (naturaleza, ciencia, geografía, vida práctica…).

Puzzles Montessori Animales

 

Así, un niño pequeño de 3 años jugará a hacer el puzzle, mientras que uno de 7 aprenderá con él las partes de la flor o los países de Europa. Asimismo, sirven para dibujar formas sobre el papel, contorneando con lápiz la silueta de sus piezas.

Bloques escalonados

Los bloques escalonados también incorporan la gama cromática del arcoíris y resultan muy atractivos estéticamente. Son un material increíble para la construcción libre y además ayudan a los peques a aprender a ordenar y clasificar por colores y por conceptos espaciales como pequeño, mediano y grande.

 

Bloques escalonados

 

Pero su utilidad no acaba ahí… Contienen 10×10, es decir 100 piezas de madera de colores que simbolizan el sistema decimal (donde la pieza más pequeña equivale a 1, y la barra más grande corresponde a 10 unidades), por lo se puede interiorizar sensorialmente la unidad y el sistema decimal. Además, estimulan su creatividad y el juego simbólico.

 

 

Asimismo, es un material autocorrectivo, el propio niño se dará cuenta de qué pieza le falta o necesita para completar un cuadrado, por ejemplo. También les permite aprender matemáticas manipulativas y a operar aritméticamente de forma intuitiva buscando, por ejemplo, las maneras posibles de componer el número 10 mediante fragmentos más pequeños.
De esta forma, van aprendiendo conceptos como mayor, menor, igual que, mucho, poco… Se pueden ofrecer a partir de los 3 años y aún les resultarán útiles durante su preadolescencia.

Tabla curva

La tabla curva es un balancín de equilibrio. Un material desestructurado y abierto que acompaña el movimiento libre, el juego simbólico, los juegos de construcción y la creación de mini mundos. Asociada tradicionalmente a la escuela Waldorf, es también un material muy afín a la vertiente pedagógica Reggio Emilia y a su filosofía del movimiento libre.

 

Tabla curva

 

El secreto de su éxito en todo el mundo está precisamente en su enorme versatilidad. Puede convertirse en un balancín, un columpio, un puente, una tienda, una cabaña, un escalón, un taburete, un asiento, una cuna, una cama… ¡O todo lo que los niños y las niñas sean capaces de imaginar!

Es un material de juego que potencia habilidades y el desarrollo físico-cognitivo. Además no tiene fecha de caducidad, acompaña a nuestros hijos e hijas en su crecimiento y les hace disfrutar muchísimo.

 

Tabla curva de Wobbel

 

Según el modelo, la tabla está recomendada desde el nacimiento (como balancín) o a partir de los 36 meses, e incluso sin límite de edad (en algunos modelos los adultos también pueden usarla).

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Wobbelyoga® (@wobbelyoga) el

 

Es un material apto para toda la familia. ¡Incluso podemos utilizar la tabla de forma conjunta con para divertirnos, hacer ejercicio o practicar yoga! También puede utilizarse como una tabla de entrenamiento físico. De hecho, es un material tan beneficioso para el desarrollo de los peques que en las escuelas de Ámsterdam se utiliza como un complemento pedagógico más.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 100 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 10 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "6 juguetes naturales en los que vale la pena invertir"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube