¿Y si negáramos la fuerza de la gravedad?

Te explicamos por qué ir a contramarcha no es moda ni opinión, sino evidencia científica

Tras varios años trabajando para garantizar la seguridad infantil en las carreteras, podría escribir un decálogo con las dudas o comentarios más frecuentes acerca de este tema. Y es que, a pesar del trabajo de divulgación realizado, lo natural es llegar únicamente a las personas que se interesan en ese momento, porque acaban de tener un bebé, porque van a tenerlo, etc. Afortunadamente cada día se forman familias nuevas pero, muy a nuestro pesar, continúa el bombardeo de publicidad o las leyes, que deberían ocuparse más por proteger a lo que más queremos.

No es moda ni opinión, es evidencia científica

Suele ser muy habitual que según salís de ciertos comercios o tras haber tenido una conversación (con la vecina, el primo o el carnicero del barrio…), recibáis una opinión personal, sin que la hayáis pedido, y además sea expuesta como una verdad absoluta, aunque esté basada en hechos erróneos.

Pero nadie cuestiona que la gravedad existe, ¿verdad? Nadie pone en duda que la tierra es redonda (excepto cuatro frikis) o que estamos vivos porque respiramos oxígeno. No lo vemos, pero lo creemos a pies juntillas y no lo cuestionamos, porque está demostrado, fundamentado. Hubo quienes invirtieron su vida, estudios e investigaciones en explicar ciertos fenómenos que hoy ya nos son comunes a todos.

 

Todo lo que debes saber para escoger adecuadamente la silla grupo 0 para tu bebé, en el Seminario online «Claves para comprar la silla de coche de tu bebé»

 

Pues con la biomecánica pasa exactamente igual. No es cuestionable que en un siniestro la orientación de la silla marcará la diferencia. No importa la opinión, porque la evidencia es la que es. Y los suecos lo saben (y eso que la normativa es exactamente igual que la nuestra). Pero no tienen reparos y nadie se cuestiona que los peques tienen que ir seguros. Porque la mayor incidencia de mortalidad infantil mundial está en los siniestros en la carretera. ¿No es alucinante? Algo que se podría haber evitado y no se hace.

Curso de Técnico Avanzado en Sistemas de Retención Infantil

Por eso la creación de este curso (y esto es solo el principio) en la Universidad Pontificia de Comillas. Allí había ingenieros, tiendas como la mía y otras personas implicadas en la seguridad de los peques, pero implicados de verdad. Faltaban autoridades, policías, bomberos, DGT… aunque confiaremos en que esto solo sea un proceso que requiera algo más de tiempo.

 

a contramarcha

 

Y por eso, os quiero recordar algunas cosas que muy probablemente no tengáis en cuenta porque el mercado y la sociedad nos llevan por esos derroteros y, sin pensarlo, adquirimos esos comportamientos tan mecánicos.

  • No compres en internet. Solo te estas ahorrando dinero en ese momento. Ni has probado la silla, ni te garantizas que sea la ideal para tu coche y tu peque, ni te la está instalando un especialista. Y si lo has probado en una tienda y tras la explicación y el tiempo invertido has ido a comprarla a Amazon, pues está feo. Porque detrás de cada tienda especializada hay profesionales, como nosotras, que invierten mucho dinero y tiempo en reducir la mortalidad infantil. ¡Qué menos que guardar fidelidad a tu tienda de confianza!
  • Prueba siempre antes de comprar e infórmate. Para eso estamos aquí. Para eso están las tiendas especializadas. Porque las sillas no son caras en realidad, son 350 euros para tres años, de media. No es el gasto más caro en la maternidad y la paternidad, ni muchísimo menos.
  • Siempre a contramarcha, mínimo hasta los 18 kilos. Y máximo hasta donde te permita la silla porque ni «total son cinco minutos» ni «es para el coche de los abuelos» ni «es que se aburre». En un momento tu vida es absolutamente normal y feliz; al siguiente minuto, sin darte cuenta, estás muerta en vida.

 

 

Durante la presentación del I Curso Técnico Avanzado en Sistemas de Retención Infantil, en el turno de preguntas, agarró el micrófono un hombre que hasta ese momento había pasado desapercibido. Estaba a cinco sillas de donde yo me sentaba. Lo encontré algo diferente de las fotos en las que suelo verlo en redes sociales… pero en cuanto le pasaron el micro lo reconocí y los ojos se me llenaron de lagrimas. A mí y a todos los presentes que saben su historia. Era Fer, el papá de Gabriel el Vikingo. Recordándonos que el final de tu vida puede estar justo al lado de tu casa. Y es que, por estadística, la mayor incidencia de siniestros está en el camino del cole a casa.

No queremos más Gabrieles. Ni Danielas. Desde aquí os damos la herramienta más potente: el conocimiento. Muchísimo más seguro que cualquier ley o normativa. Coge la información y úsala.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 100 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 10 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "¿Y si negáramos la fuerza de la gravedad?"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube