Gorka Saitua, pedagogo: “A los niños se les niega lo más básico, su derecho a sentirse seguros en un momento de extrema vulnerabilidad (operación quirúrgica), algo que no hacen ni los veterinarios, demostrando mucha más humanidad”

El popular pedagogo ha iniciado una recogida de firmas en change.org bajo el lema "Por un quirófano sensible al trauma infantil"

La separación de los menores de sus progenitores en las operaciones quirúrgicas puede provocar un trauma infantil de consecuencias imprevisibles. Un trauma que, a día de hoy, es ignorado por los servicios sanitarios. Eso es lo que ha impulsado al pedagogo y orientador familiar Gorka Saitua a poner en marcha una iniciativa para hacer los quirófanos más amables.

Gorka Saitua conoce bien el impacto que puede provocar esa separación de los niños de sus padres durante una operación. Su hija tuvo que afrontar sola una intervención quirúrgica de vegetaciones en el Hospital Las Cruces (Vizcaya). Esto le provocó un cuadro de estrés postraumático agudo, “que, por suerte, logramos revertir con técnicas de terapia psicomotriz y somática”.

Esa experiencia, junto a todos los años tratando a niños y niñas que han sufrido diferentes modalidades de trauma, le ha hecho ser consciente de que es necesario un cambio.

“Existe el mito de que ‘el tiempo lo cura todo’. No digo yo que no cure algunas cosas, pero el trauma es inmune al paso del tiempo, porque queda codificado en el cuerpo, disociado de la conciencia. Esto hace más difícil, si cabe, su tratamiento. Las niñas y niños afectados rara vez son conscientes del vínculo existente entre las sensaciones que se producen en el cuerpo y que tanto les afectan (sudoraciones, pesadillas, fobias, palpitaciones, etc.) y el evento que las motivó”.

Por eso, ha iniciado una recogida de firmas a través de change.org, ‘Por un quirófano más amable al trauma infantil’. Se necesita llegar a las 10.000 firmas para que el Congreso de los Diputados, el Defensor del Pueblo y la Fiscalía de menores tomen cartas en el asunto.

P: ¿Qué consecuencias puede tener para un menor la separación de sus padres en una intervención quirúrgica?

R: Depende de muchos factores. Entre otros, el nivel de desarrollo y madurez del niño, su estilo de apego predominante, sus factores de protección o riesgo. También su salud mental o las experiencias previas relacionadas con el sistema de salud. Influye la calidad de las relaciones que tenga con sus adultos de referencia y la confianza que haya podido desarrollar con las personas que le van a intervenir. E importa la sensibilidad de los profesionales del quirófano y la formación que tengan, entre otras cuestiones.

Lo habitual en este tipo de situaciones es que el sistema nervioso de las niñas y niños colapse

Lo habitual en este tipo de situaciones es que el sistema nervioso de las niñas y niños colapse debido a la percepción de una amenaza. Es decir, un peligro de alta intensidad del que sienten que no se pueden proteger. Y del que no van a poderles proteger las figuras que pueden darles seguridad. Eso los deja bloqueados y paralizados. Y da lugar a procesos disociativos, en los que se produce la separación entre la experiencia consciente y somática, siendo verdaderos factores de riesgo para la génesis el trauma.

El profesional sanitario rara vez interpreta esta reacción vagal dorsal como un indicador de riesgo grave en salud mental, sino que lo entiende como calma, aceptación o sumisión por parte de la niña y el niño

Lo que suele pasar es que el profesional sanitario rara vez interpreta esta reacción vagal dorsal como lo que es (un indicador de riesgo grave en salud mental). Sino que lo entiende como calma, aceptación o sumisión por parte de la niña y el niño. Además, eso facilita realizar las intervenciones necesarias. Por eso es tan complicado que salten las alertas necesarias para que el sistema sanitario puede ser consciente y reparar el daño que ellos mismos han provocado.

P: ¿Y son consecuencias palpables o pasan desapercibidas?

R: Lo dicho, suelen pasar desapercibidas. Es muy fácil entender que una niña que llora, trata de escapar o pelea contra los cirujanos, está pasándolo mal. Pero es mucho más complicado entender que un niño que está quieto, no protesta y se deja hacer, está sufriendo un cuadro de estrés tóxico mucho más profundo.

Un niño que está quieto, no protesta y se deja hacer, está sufriendo un cuadro de estrés tóxico mucho más profundo

El problema es que toda esa energía que debía ir orientada a la lucha o la huida, queda atrapada en su cuerpo. A largo plazo provoca estados de hiperactivación e hipervigilancia, orientados a prevenir que algo así pueda ocurrir. O estados de hipoactivación nerviosa, basados en la desconexión afectiva, desesperanza y la impotencia, que es otra forma de protegerse ante el daño que sigue sintiéndose como cercano e inminente.

Y estas reacciones, que son naturales ante el trauma, son las que van a empeorar más si cabe las cosas. Porque van a tener implicaciones a nivel de salud física (sistema circulatorio, endocrino, digestivo, locomotor, etc.) y mental, sobre todo, por los siguientes golpes que estas niñas y niños pueden recibir.

A largo plazo provoca estados de hiperactivación e hipervigilancia o estados de hipoactivación nerviosa, basados en la desconexión afectiva, desesperanza y la impotencia

Por ejemplo, el deterioro de la autoestima como resultado del hecho de que no se hayan podido proteger. O de no haber sido capaces de motivar la protección de las personas a quienes quieren y confían. No es infrecuente que adultos e iguales hagan más daño directa o indirectamente a las niñas y niños traumatizados porque no entienden la afectación nerviosa que pueden padecer.

P: ¿La separación de padres e hijos ante una operación puede generar problemas a largo plazo?

R: En efecto. Y más si cabe cuando se trata de edades tempranas, especialmente preverbales (entre los 0 y los 3 años). La experiencia se queda codificada en el cuerpo, sin un recuerdo asociado que facilite el tratamiento orientado a la integración de la experiencia.

El trauma temprano tiene mucho potencial de convertirse en trauma complejo si las niñas y los niños no reciben la atención que necesitan por parte de las figuras que puedan darles seguridad. Y ese trauma complejo sí que es un factor de riesgo clave de cara a su futura salud mental.

El trauma temprano tiene mucho potencial de convertirse en trauma complejo, un factor de riesgo clave de cara a su futura salud mental

Por eso es tan importante que las madres y padres estén formados. Pero, sobre todo, es clave que existan protocolos claros en los quirófanos que impidan que estas situaciones se den, máxime cuando es tan fácil su implementación. Solo hay que dejar que las niñas y niños estén acompañados en todo momento por las figuras que naturalmente puedan darles seguridad.

Solo hay que dejar que las niñas y niños estén acompañados en todo momento por las figuras que naturalmente puedan darles seguridad

P: ¿Cuál es el argumento de los centros sanitarios y hospitalarios sobre la separación de padres e hijos ante una operación?

R: Puedo hablar de la respuesta que nos dieron a nosotros. Resumiendo mucho, nos dijeron que no permitían a las madres y padres entrar porque “se ponían nerviosos y podían empeorar la situación”. Nos dijeron que el quirófano era un espacio protegido y que podíamos meter gérmenes y que les daban medicación con potencial amnésico. También indicaron que habían hecho mucho esfuerzo con comprar “cacharritos” para que las niñas y niños se sintieran cómodos en la preanestesia. Argumentos muy deficientes en relación a lo que estamos comentando.

El hecho de que algunas madres o algunos padres se hayan puesto nerviosos no justifica, en ningún caso, al maltrato sistemático ejercido hacia la infancia

Por un lado, el hecho de que algunas madres o algunos padres se hayan puesto nerviosos no justifica, en ningún caso, al maltrato sistemático ejercido hacia la infancia. Y, por otro lado, me pregunto hasta qué punto ese nerviosismo de las madres y padres —que ya sabemos que en determinados contextos somos unos histéricos— no está motivado, precisamente, por estas medidas de separación que generan tanto sufrimiento a las niñas y niños y a todo el sistema familiar. Perdonad la vehemencia, pero culpar a las personas de las reacciones naturales al maltrato es una forma sucia de manipulación.

Culpar a las personas de las reacciones naturales al maltrato es una forma sucia de manipulación

No veo qué inconveniente hay en proporcionar la anestesia en la sala del preoperatorio, donde las madres y los padres acompañamos a nuestras hijas e hijos durante la sedación. Que sí, que las cosas pueden salir mal, que puede haber reacciones adversas. Pues vale. Será entonces cuando esté justificado que nos echen a patadas para que prevalezca su derecho a la salud. Pero no hay que hacerlo de manera preventiva aceptando de antemano un daño tan grave y multinivel.

Sobre la medicación con potencial amnésico, mucho me temo que seguramente empeore la situación. A grandes rasgos es otra forma de favorecer los procesos disociativos. Es decir, esa desconexión entre el recuerdo y el cuerpo que es justo uno de los principales factores de riesgo en salud mental.

Se les niega lo más básico, que es su derecho a sentirse seguros en un momento de extrema vulnerabilidad. Si nos fijamos, no lo hacen ni los propios veterinarios, demostrando mucha más humanidad

Y ya, lo que me ofende a nivel personal, es que se confíe la calidad del trato a que las niñas y niños vean dibujos de Bob Esponja proyectados en el techo, mientras se les niega lo más básico, que es su derecho a sentirse seguros en un momento de extrema vulnerabilidad. Si nos fijamos, no lo hacen ni los propios veterinarios, demostrando mucha más humanidad.

P: Para ti la separación de padres e hijos antes de una operación es violencia. ¿Lo puedes explicar?

R: Sí, claro. En el manifiesto lo justificamos así:

«Podemos decir que un acto es VIOLENTO cuando, de manera consciente o de forma negligente, se genera un daño a otra u otras personas por el hecho de imponer y priorizar la voluntad de alguien más poderoso o los intereses de una institución, por encima de las necesidades de otra que se encuentra en una situación de especial vulnerabilidad. Siendo especialmente reprobables las diferentes formas de violencia contra la infancia por las implicaciones que puede tener a largo plazo y en relación al desarrollo emocional y físico de las niñas y los niños.»

De manera consciente o de forma negligente, se les genera un daño por imponer y priorizar la voluntad de alguien más poderoso o los intereses de una institución, por encima de las necesidades de otra que se encuentra en una situación de especial vulnerabilidad

P: Pero, según el manifiesto, la Ley de protección integral a la infancia y a la adolescencia frente a la violencia sí lo recoge.

R: Eso es, lo recoge en diferentes apartados. Siempre digo lo mismo. Con la infancia se permiten niveles superiores de violencia porque se han naturalizado. Imaginad que, en vez de tratarse de mi hija, fuera una persona mayor la que grita en un ataque de pánico que, por favor, le dejen despedirse de su hija. Seguramente lo veríamos con otros ojos y mucha más sensibilidad.

Con la infancia se permiten niveles superiores de violencia porque se han naturalizado

Pero, en esta sociedad adultocentrista, las niñas y niños son sujetos privados de sus derechos, entre otras cosas, porque no tienen capacidad de voto ni manejan dinero con el que protegerse o consumir.

En esta sociedad adultocentrista, las niñas y niños son sujetos privados de sus derechos, entre otras cosas, porque no tienen capacidad de voto ni manejan dinero con el que protegerse o consumir

P: ¿Cuál sería para ti el quirófano amable con la infancia?

R: En términos generales, un lugar en el que esté garantizada la sensibilidad de los profesionales y su formación sobre trauma infantil. Y, más en concreto, un lugar en el que se priorice, por encima de otras cuestiones, el acompañamiento que las niñas y los niños necesitan por parte de sus referentes significativos que son, en última instancia, quienes pueden transmitirles seguridad.

Hace falta un protocolo que garantice el buen trato a la infancia en condiciones de extremo estrés y extrema vulnerabilidad

Una estructura básica garantizada por un protocolo hospitalario general a nivel del estado español. Un protocolo que garantice el buen trato a la infancia en condiciones de extremo estrés y extrema vulnerabilidad.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Psicología Infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Psicología Infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Gorka Saitua, pedagogo: "A los niños se les niega lo más básico, su derecho a sentirse seguros en un momento de extrema vulnerabilidad (operación quirúrgica), algo que no hacen ni los veterinarios, demostrando mucha más humanidad""

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 mes de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube