Posibles efectos secundarios de la epidural para la madre y el bebé

Se considera una estupenda solución al dolor del parto y muchas mujeres no conciben dar a luz sin ella, pero hay ciertos detalles que te conviene conocer si optas por esta técnica

La anestesia epidural es, sin lugar a dudas, la modalidad de anestesia más conocida; en gran parte, porque es la que se aplica en los partos. Para muchas mujeres la epidural se considera una estupenda solución al dolor del parto y no conciben dar a luz sin ella. Es por esto que la anestesia epidural se relaciona siempre con ese momento.

Es el tipo de anestesia que genera menos temor, ya que no implica la sedación total pero, dado que la práctica es dar total libertad a la madre para decidir si la quiere o no, hay ciertos detalles que te conviene conocer si optas por esta técnica. Recuerda que en la Tribu CSC nuestro equipo de matronas puede resolver online todas tus dudas sobre el proceso de gestación y parto.

¿Cuándo se debe administrar la anestesia epidural?

El momento en que se administra la epidural durante el parto es importante. Si se hace demasiado pronto puede hacer más lento el desarrollo del parto. Aunque en este extremo hay división de opiniones entre los profesionales, por lo general se espera hasta que la dilatación esté en fase activa (es decir, unos tres o cuatro centímetros de dilatación con contracciones muy seguidas). Si se pone en la fase activa del parto además, se disminuyen los posibles efectos secundarios.

Según la OMS, se considera parto activo entre 4 y 5 cm., pero esto es muy relativo y va más allá de los centímetros. El profesional sanitario puede orientarse también por las contracciones (si estas son frecuentes, intensas, duraderas, hacen a la madre adquirir posiciones diferentes, no puede hablar durante ellas, etc.). Es decir, aunque existe una recomendación general, hay que adaptarse a cada mujer (si es una inducción, o una mujer con contracciones patológicas por un bebé en posterior…).

 

Aprende qué técnicas pueden ayudarte a gestionar el dolor durante el parto con el Seminario Online «El manejo del dolor en el parto»

 

También se habla mucho de cuál es el límite para ponerla (si es a los ocho o nueve centímetros de dilatación…), ya que se calcula que tarda unos 10 -20 minutos en hacer efecto y podría no cubrir ya el momento del expulsivo. Realmente, no hay límite para ponerla, pero es cierto que la epidural es un recurso más interesante para la dilatación que para el expulsivo… En esa fase ya no ayuda demasiado, salvo que haya que usarse algún instrumental.

¿Qué cantidad se administra?

Depende de cómo vaya el parto. Como el objetivo de la anestesia epidural es eliminar el dolor del parto a la mujer, pero mantenerla «conectada» a su parto sintiendo las contracciones y permitiéndole «empujar», la cantidad que se administra hace que en cada caso esa percepción sea más o menos evidente. El objetivo de una buena epidural es también mantener la movilidad en la medida de lo posible.

Si se opta por una epidural a alta dosis, se pierde sensibilidad. En este caso las sensaciones quedan adormecidas y la mujer prácticamente inmovilizada, por lo que cambiar de postura puede resultar complicado. En este caso cabe el riesgo de estar adoptando quizás posiciones demasiado forzadas (sin darnos cuenta, ya que dejamos de «sentir») que pueden derivar en alguna lesión que cause molestias y dolores, complicando considerablemente el posparto inmediato.

 

También hay que tener cuidado con la falta de movilidad y de cambio postural. Los bebés necesitan que nuestra pelvis se mueva para encontrar su camino y encuentran dificultades si esta está estática. En este momento, tener una buena matrona al lado hace la diferencia.

Posibles efectos secundarios y complicaciones de la epidural

La epidural es eficaz para quitar el dolor y proporciona un alivio casi inmediato en la mayoría de los casos, pero (como todas las anestesias) no está desprovista de posibles efectos secundarios. Así que si vas a solicitar que te la administren, debes conocer que, en general:

  • Alarga la duración del parto. Sobre todo del expulsivo, porque en el periodo de dilatación no varía tanto si se administra oxitocina sintética.
  • Obliga a una vigilancia más estrecha de la frecuencia cardíaca del bebé. Es importante saber que si pedimos epidural, vamos a tener monitorización continua.
  • Algunos estudios sugieren que aumenta la tasa de partos en que se ha de usar instrumental médico (como ventosa o fórceps).
  • Algunas mujeres pueden tener náuseas tras la anestesia epidural e incluso presentar vómitos.

 

 

  • La madre puede perder la capacidad de pujo (empujar) y eso dificulta la salida del bebé.
  • Puede generar hipotensión (caída en la presión arterial). Podría ocurrir un episodio transitorio de tensión muy baja en la madre tras su administración, que a veces se refleja en una caída de la frecuencia cardíaca del bebé.
  • Normalmente se pierde la capacidad de orinar de forma refleja (las ganas y la capacidad de hacerlo) y, por tanto, aumenta la posibilidad de que haya que sondar de vez en cuando para vaciar la vejiga. 
  • Puede dormirse solo un lado del cuerpo y el otro no. Esto es debido a la colocación del catéter o a pequeñas fibrosis en el espacio epidural que no dejan difundir el anestésico.
  • Aumenta la probabilidad de utilizar oxitocina sintética. No siempre, pero sí en un porcentaje alto.

 

 

Al ser una técnica que implica la médula, otras complicaciones que no son habituales, pero que también son posibles, son:

  • Pinchar accidentalmente la duramadre (membrana que envuelve y protege el encéfalo y la médula espinal).
  • Que esto ocurra provoca dolor de cabeza fuerte que puede durar días o incluso semanas (en estos casos se recomienda permanecer tumbada el mayor tiempo posible y beber mucho líquido).
  • Inyectar anestesia accidentalmente en flujo sanguíneo. Es algo muy poco habitual que puede provocar pérdida de conciencia.
  • Reacción alérgica a la anestesia.
  • Infección en la columna vertebral (meningitis o absceso).
  • Daño neurológico.
  • Convulsiones.
  • Que se forme un hematoma epidural (sangrado alrededor de la columna vertebral), comprime los nervios de la zona y puede producir calambres, dolores de espalda y problemas momentáneos al caminar.
  • Las molestias lumbares posteriores son bastante frecuentes. No está bien definida su causa, pero se pueden tratar con fisioterapia.

 

 

Como ya decíamos, todas estas complicaciones mayores suceden en muy raras ocasiones. Por lo general, la epidural suele ofrecer más ventajas que contraindicaciones pero, aún así, no está de más estar correctamente informada y tener en cuenta todas las posibles reacciones si optamos por la administración de anestesia epidural durante nuestro parto.

¿Y si tienes desviación de columna o un tatuaje?

Para poner la epidural hay que pinchar en la zona lumbarentre las vértebras. Si hay una desviación de columnala colocación es más complicada, pero no imposible. La técnica es más complicada, por lo que requiere más pericia por parte del anestesista. Pasa lo mismo si se trata de un paciente obeso.

Las parturientas con tatuajes en la espalda también pueden encontrarse con que el médico contraindique su aplicación por el riesgo de infección. En estos casos, dependerá del tamaño del tatuaje. Si el color ocupa mucha superficie, el médico puede no encontrar un lugar óptimo donde aplicar la anestesia.

 

 

En esos casos, en la actualidad la opción que suele ser elegida por los profesionales sanitarios suele ser la de hacer un pequeño corte en la piel para poner la aguja (eso sí, estropeando un poco el tatuaje). Sin embargo, cada vez hay más profesionales que consideran que el riesgo de infección es mínimo y no se niegan a ponerla.

En los casos de lesiones de espalda, problemas de coagulación u otras patologías específicas, es importante que las mamás sepan que pueden hacer una consulta previa con el servicio de anestesia para ver qué posibilidades existen.

¿Puede afectar negativamente a la madre o al bebé?

En torno a la epidural en el parto existe bastante polémica. Anteriormente, algunos profesionales aducían que la epidural aumentaba el número de cesáreas porque detenía el proceso natural del parto. Sin embargo, en la actualidad ha quedado demostrado que la anestesia epidural no aumenta el riesgo de cesárea, ya que se administra oxitocina sintética. Y como este, hay varios falsos mitos bastante extendidos sobre el uso de epidural en los partos.

Uno de ellos es el que afirma que la epidural reduce la lactancia (hay quien sugiere que las madres que dan a luz con epidural son más proclives a no dar el pecho o a abandonarlo pronto, pero dicha aseveración carece de base científica ni existe correlación comprobada). Parir bajo los efectos de la epidural no disminuye las posibilidades de tener éxito en la lactancia materna.

 

Descubre cómo lograr que la lactancia sea un proceso exitoso con el Seminario Online «Claves para iniciar la lactancia con éxito»

 

Otra leyenda es que da fiebre. La epidural no causa fiebre y al cabo de las horas el cuerpo la expulsa. Sí puede ser que la parturienta sufriera una infección previa y entonces podría desarrollar fiebre, pero no causada por la anestesia en sí. En cuanto a la posibilidad de correr el riesgo de sufrir una infección por poner la epidural, el equipo médico adopta una serie de medidas higiénicas para evitar cualquier contaminación al poner el catéter.

Sobre sus posibles efectos adversos en los bebés, un estudio realizado por un equipo de científicos de la Universidad de Granada concluyó que los bebés nacidos de madres a las que han aplicado este tipo de anestesia pueden tener un índice más bajo en el Test de Apgar, mayor riesgo de requerir cuidados intensivos o peor adherencia a la lactancia materna. Aunque los propios investigadores aseguran que hay que seguir estudiando estas posibles afectaciones.

 

 

En la línea contraria, Katherine Wisner, investigadora de la Universidad de Northwestern y autora del estudio Anethesia & Analgesia afirma que la reducción del dolor del parto para la madre hace que la mujer afronte la reciente maternidad más tranquila. Además, según aseguran algunos especialistas, que la mujer esté más tranquila durante el parto hace que la oxigenación que recibe el bebé durante todo el proceso sea mejor.

Cómo se elimina la epidural

Los anestésicos locales que se suministran en la epidural se eliminan por metabolización enzimática. Es decir, el cuerpo los absorbe y los expulsa, bien sea por la orina o la bilis. Independientemente de la cantidad usada, se elimina del cuerpo en unas dos horas tras la retirada del catéter. Y no tiene por qué dejar ningún rastro ni efecto secundario en el cuerpo después de haberse eliminado.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Parto?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Parto y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Posibles efectos secundarios de la epidural para la madre y el bebé"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube