Gafas de sol infantiles: ¿complemento de moda o imprescindible?

Los ojos de los niños son mucho más sensibles que los de los adultos a la radiación ultravioleta y es necesario protegerlos

Con la llegada el verano todos los padres nos preocupamos mucho de proteger la piel de nuestros hijos con cremas solares, pero no solemos darle la misma importancia a la protección de sus ojos de la radiación solar. ¡Grave error! Los ojos de los niños son mucho más sensibles que los de los adultos a la radiación ultravioleta. Su cristalino, que ejerce de filtro, aún no se ha desarrollado por completo. Como consecuencia, en los niños menores de 12 meses, este deja pasar el 90% de los rayos UVA y el 50% de los UVB.

Estas radicaciones llegan directamente a la retina, lo que puede provocar daños a corto y largo plazo: quemaduras agudas en la retina, alteraciones agudas de la córnea, lesiones degenerativas y patologías más severas como cataratas, que es la primera causa de ceguera reversible y degeneración macular asociada a la edad.

Así que la importancia de las gafas de sol infantiles está más que justificada, ¿pero qué gafas para niños debemos elegir?

Cómo elegir unas gafas de sol para los niños

Aunque no hace falta que nos decantemos por marcas de gama alta, es importante que acudamos a un establecimiento de garantía para adquirir las gafas de sol infantiles, ya que estas tienen que ser de buena calidad y estar homologadas,  llevar el sello CE y filtrar el 100% de los UVA y UVB. Si además sus cristales son polarizados, les evitaremos incómodos reflejos.

También tenemos que seguir algunos consejos para comprar gafas de sol infantiles en cuanto a monturas, materiales y sujeción:

Por ejemplo, las monturas han de ser siempre de plástico flexible. Las gafas para niños suelen estar generalmente fabricadas en materiales plásticos que pueden doblarse ligeramente, para evitar roturas. Esta es la mejor opción para ellos en cuanto a durabilidad, comodidad, ligereza y coste. Para los pequeños de piel sensible, existen monturas fabricadas con materiales hipoalergénicos y extremadamente ligeros que podemos encontrar en ópticas.

 

 

El sistema de agarre tiene que ser seguro. Al tener los niños la nariz pequeña, es frecuente que las gafas se les deslicen hacia abajo. Para evitarlo, existen modelos que incluyen puentes invertidos o anatómicos que se adaptan mejor a su fisionomía facial. Algunos modelos incluyen terminales ajustables (la parte de la patilla que queda detrás de la oreja) y varillas flexibles para que no aprieten y se ajusten mejor a la cabeza del niño. También hay gafas que incorporan una goma ancha o una tira de tela con cierre de velcro, que une las patillas por la parte de atrás de la cabeza (estas son las mejores para bebés y niños menores de 3 ó 4 años).

Aun así, siempre debemos probarles las gafas al niño o niña. Solo de esta forma nos cercioraremos de que entre el puente y la nariz no queda espacio, y la lente no puede deslizarse.

Cómo deben ser las lentes de las gafas

La lente ha de ser de policarbonato, un tipo de plástico muy duradero y moldeable perfecto para niños, ya que un cristal frágil sería muy peligroso para sus ojos, al estar los pequeños más expuestos a golpes y caídas.

El índice de protección 3 (fuerte) es el mínimo recomendado para niños, ya que es el que mayor parte de luz absorbe con sus lentes oscuras. La Norma Europea sobre gafas de sol (UNE) establece una clasificación de los filtros solares en 5 categorías, en función de la capacidad de absorción que proporcionan los filtros. Las categorías de 0, 1, 2 son demasiado suaves para los ojos sensibles de los niños más pequeños, ya que permiten pasar demasiada luz.

 

Aprende a elegir la mejor crema solar para tus peques, cómo prevenir las picaduras, qué tipo de alimentación es más adecuada es época de calor y mucho más con el Seminario Online «Prepárate para el verano»

 

Nos decantemos por las gafas que nos decantemos, dentro de los modelos que consideremos más adecuados siguiendo los consejos anteriores, y si el niño o la niña ya tiene cierta edad, es conveniente dejarles escoger a ellos las gafas que más les gusten. ¡Participar en el proceso de compra hará que se ponga las gafas con muchas más ganas!

Y no debemos olvidar que, incluso con gafas de protección solar, los niños nunca deben mirar al sol directamente. También se debe evitar, en la medida de lo posible, su exposición entre las doce del mediodía y las cuatro de la tarde, mientras que los bebés no deben exponerse nunca directamente al sol.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 100 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 10 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Gafas de sol infantiles: ¿complemento de moda o imprescindible?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube