Embarazada al volante, ¿misión imposible?

Conducir estando embarazada no está contraindicado, pero es recomendable contemplar ciertas medidas de seguridad

Un alto porcentaje de accidentes de tráfico tiene lugar en trayectos frecuentes y conocidos. Esto, unido a la incomodidad de conducir embarazada y el miedo a que el bebé sufra algún peligro, hace que muchas mujeres se planteen si es necesario dejar de conducir cuando saben que están embarazadas. Pero, ¿está contraindicado conducir durante la gestación? En este post vamos a dar respuesta a esta duda, ofrecer recomendaciones de seguridad para la embarazada al volante, y resolver esos falsos mitos sobre el uso del cinturón y los peligros en el feto.

¿Se debe conducir estando embarazada?

Realmente no existe una prohibición expresa que impida conducir a las mujeres embarazadas. No obstante, diversos estudios han demostrado que las mujeres embarazadas tienen más riesgos de sufrir accidentes de tráfico. Por ejemplo: en el estudio realizado por investigadores de la Universidad de Toronto (Canadá) con el título Embarazo y riesgo de accidentes de tráfico, participaron 507.000 embarazadas para analizar si las características comunes del embarazo aumentaban el error humano y por tanto los accidentes de tráfico.

 

A pregnant woman driving a car buttoned up belt

 

El estudio concluía que la gestación está asociada con un riesgo sustancial de accidente automovilístico grave durante el segundo trimestre y, por tanto, dicho riesgo merece atención prenatal. Estos datos no implican que las mujeres embarazadas deban dejar de conducir ni que exista impedimento (si un médico no indica excepcionalmente lo contrario), pero sí sugiere que haya que tomar más medidas de precaución que sin estarlo.

Las estadísticas indican que las etapas de mayor riesgo para el feto son el principio y el final de la gestación. Existe más peligro de desprendimiento de placenta en los tres primeros meses. Además, cuando nos acercamos a la fecha del nacimiento, hay más probabilidades de parto 48 horas después de un accidente de tráfico, por lo que podría tener lugar un parto prematuro.

El uso del cinturón

Las embarazadas, como cualquier otro ocupante de un vehículo, deben usar obligatoriamente el cinturón vayan conduciendo o como pasajeras. Se ha comprobado que, en caso de accidente, el cinturón de seguridad reduce el riesgo de muerte hasta un 80%. Además disminuye las posibilidades de lesiones, tanto para la madre como para el bebé.

Muchas mujeres alegan que les resulta muy incómodo usar el cinturón de seguridad estando embarazadas (sobre todo si su estado es avanzado), pero desde 2006 es obligatorio llevarlo así que no es opcional ni negociable. Por otra parte, en la sociedad se mantiene la falsa creencia de que el cinturón, al estar situado por debajo del abdomen, puede dañar al bebé. Por eso muchas mujeres se lo ponen mal o deciden no usarlo.

 

Embarazada al volante, ¿misión imposible?

 

Pero es una creencia errónea y sin evidencia científica. Todo lo contrario. Lo que sí ha quedado demostrado es que en caso de golpe frontal, se puede provocar desprendimiento de placenta y, por tanto, hemorragias en el útero por no usarlo o hacerlo incorrectamente.

Además, ante un accidente o frenazo se podría adelantar el parto o el bebé podría sufrir traumatismo al chocar la cabeza del feto con la pelvis de la madre, por no contar con la sujeción del cinturón. Para evitar estas situaciones, es fundamental que la embarazada sepa colocarse adecuadamente el cinturón de seguridad.

La forma correcta de usar el cinturón estando embarazada

Aunque parezca que no es necesario explicar cómo colocarse el cinturón, existen estudios que demuestran que un gran porcentaje de mujeres embarazadas realizan un mal uso de este elemento de seguridad. Aunque el 91,66% conoce la obligatoriedad del uso del cinturón, un 89% reconoce una incorrecta colocación, según un estudio realizado por la Revista Matronas.

 

 

Lo más importante para la correcta colocación del cinturón de seguridad es que las bandas elásticas no queden encima de la barriga. Para ello es necesario que:

  • La banda horizontal del cinturón se ponga por debajo del abdomen, ajustándola a los huesos de la cadera para que no haya holgura y así se evite el movimiento y no suba hacia el vientre. Eso sí, sin que apriete en exceso.
  • La banda diagonal debe ir ajustada sobre el hombro y el esternón, sin que roce el cuello. Además, es importante que la banda se coloque entre las mamas, pero sin apoyarse en ninguna de ellas. Con esa posición también conseguiremos que rodee el abdomen y no lo presione.

A esto hay que añadir que ambas bandas deben quedar bien ajustadas al cuerpo, sin holguras, para evitar el movimiento. Es importante no utilizar ni cojines, pinzas ni otro tipo de rellenos entre el cinturón y la mujer que puedan afectar su capacidad de retención.

 

Embarazada al volante, ¿misión imposible?

 

Además de la colocación correcta, existen accesorios para evitar que el cinturón se deslice y pueda causar daño al bebé. No son necesarios si se ponen de forma correcta (como ya hemos indicado) las dos bandas. Si aun así te decides a usarlos, es fundamental asegurarse de que dichos dispositivos están homologados antes de su  uso.

En relación al popular cinturón para embarazadas, cabe destacar que su función es exclusivamente la de reconducir la banda horizontal por la pelvis para que se mantenga fijo y no se desplace hacia arriba. También es importante evitar las ropas holgadas y saber que el asiento debe estar lo más vertical posible (dentro de los límites de la comodidad) y que el culete debe ir bien atrás. 

Otras recomendaciones de seguridad para la embarazada al volante

En el estudio recientemente mencionado también se concluye que un 88% de las gestantes piensa que el airbag resulta peligroso para el feto. Se trata de una creencia también errónea. El uso del airbag es seguro en principio. Hay que tener en cuenta que, en caso de accidente, esta bolsa de aire solo llegaría a tu cabeza y a tu pecho, por lo que no tendría que afectar al feto.

 

 

No obstante, no debemos olvidar que en caso de embarazo se recomienda que se aumente la distancia entre la barriga y el volante. La separación debe ser de al menos 20 centímetros. Con este alejamiento se intenta evitar que, en caso de impacto, la barriga sufra un golpe que pueda conllevar un desprendimiento de placenta u otras consecuencias para el feto.

Si respetamos dicha separación, el uso del airbag no solo no está prohibido (no hay que desactivarlo, como en algún momento se recomendó), sino todo lo contrario porque en caso de accidente protegería a la madre y, por tanto, también al bebé.

Síntomas que dificultan la conducción

A pesar de que no exista prohibición, el sentido común debe estar por encima de cualquier decisión estando embarazada. Hemos visto en el primer estudio mencionado, que la gestación está asociada con un riesgo sustancial de accidente automovilístico. Esto se debe a factores como: la distracción, las náuseas, las bajadas de tensión o azúcar, la somnolencia, la fatiga, las jaquecas… y otros síntomas que son recurrentes en las mujeres embarazadas.

 

 

Estos cambios en el organismo pueden influir en la capacidad de concentración y, por tanto, en la conducción. Por eso es necesario limitar el uso del vehículo si padeces molestias o síntomas asociados al embarazo. Intenta conducir en los momentos en que sepas que se reducen estos factores que limitan tu capacidad de conducción.

También se recomienda acortar la duración de los viajes (no superando las dos horas de duración) y realizando las paradas necesarias para hidratarte, descansar, estirar las piernas, etc. Asimismo, se deben evitar las comidas copiosas, pero también los largos periodos de ayuna.

 

 

Es preciso también que extremes las medidas de seguridad si sientes contracciones y que consultes con tu especialista la conveniencia de ponerte al volante si tu embarazo sufre riesgo de parto prematuro. Por último, si sufres algún accidente, por leve que te pueda parecer, debes acudir al médico para que valore si ha habido alguna consecuencia o lesión.

Cosas que no debe hacer una embarazada al volante

La Fundación Mapfre ha creado un decálogo de cosas que no deben hacer las mujeres embarazadas cuando conducen. Algunas las hemos mencionado, pero las vamos a incluir a modo de resumen:

  • Ir sin cinturón de seguridad o colocarlo mal.
  • No seguir las indicaciones del médico o la matrona. Si el especialista o la matrona nos desaconsejan seguir poniéndonos al volante por algún motivo, debemos hacerles caso.
  • Seguir conduciendo a pesar de que el vientre está demasiado cerca del volante.
  • No descansar lo suficiente o realizar labores inapropiadas que supongan esfuerzo.

 

 

  • No adaptar el asiento y volante a nuestras nuevas necesidades. Debemos modificar la altura y posición del asiento.
  • No hidratarse o parar para descansar durante los trayectos largos.
  • Usar cojines o almohadas sobre el asiento, así como utilizar pinzas para el cinturón, ya que puede afectar a su funcionamiento.
  • No acudir al especialista en caso de colisiones leves también es un error.

 

 

¿Hasta cuándo puedo conducir estando embarazada?

Es una pregunta muy recurrente entre las embarazadas y su respuesta es muy sencilla: hasta que dejes de sentirte confiada o cómoda haciéndolo. No obstante, la mayoría de los especialistas desaconsejan que se conduzca entrado en el tercer trimestre.

 

TercerTrimestreVenta
Conoce qué ocurre en tu cuerpo durante el tercer trimestre, qué síntomas tendrás y cómo afrontarlos así como los mejores cuidados para afrontar esta etapa del embarazo con el Seminario Online «El tercer trimestre»

 

Si aun así decides hacerlo, no viajes sola a partir de la semana 30 por si surgiera alguna emergencia. Y si puedes llevar la bolsa para el hospital en el maletero, aún mejor. Se trata de un elemento que genera tranquilidad.

Por último, recuerda siempre anteponer el sentido común. Si no te encuentras cómoda, el transporte público es una buena opción o pídele a otra persona que conduzca en tu lugar. Siempre debes cuidarte al volante, ¡pero ahora tienes que cuidarte por dos!

 

Autor/a

Revisado por:




Más Información sobre el Descuento del Black Friday aquí

¿Te interesa todo lo relacionado con Proceso de gestación?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Proceso de gestación y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Embarazada al volante, ¿misión imposible?"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube