Ecpatía infantil: ¿Cómo es un niño ecpático?

La ecpatía es la habilidad de contrarrestar el contagio emocional de una empatía excesiva y evitar que podamos ser manipulados

En los últimos años se ha generalizado el uso de la palabra empatía y, seguramente, a día de hoy, casi todos sabemos a qué nos referimos cuando hablamos de que una persona es muy empática. Aunque hoy no nos vamos a ocupar de este término, sí vamos a refrescarlo puesto que lo necesitaremos para encajar el nuevo término: la ecpatía. ¿Qué es la ecpatía infantil?

¿Qué es ser ecpático?

Por empatía entendemos la “identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro” (Diccionario de la RAE), es decir, lo que comúnmente llamamos “ponerse en el lugar del otro”. Seguramente, todos estamos de acuerdo en que, dado que somos seres sociales y que vivimos en comunidad, estamos ante una habilidad positiva que nos permite comprender a los demás y captar sus emociones y promueve la ayuda entre nosotros. 

Empatía y ecpatía

Sin embargo, si la empatía fuera la única cara de la moneda, podría suceder que solo pensaríamos en lo que sienten los demás y daríamos respuestas exclusivamente a los deseos, necesidades, pensamientos y emociones de otros. Y, ¿qué ocurriría entonces con nuestros deseos, necesidades, pensamientos y emociones cuando muchas veces son distintas a las nuestras? ¿Cómo podríamos evitar el contagio emocional excesivo?

 

Ecpatía infantil: ¿Como es un niño ecpático?

 

La solución radica en un nuevo término acuñado por el profesor Luis de Rivera (al que agradecemos su disposición como fuente de consulta para la redacción de este post. Es un privilegio poder contar con la fuente original), la ecpatía, que define como el “proceso mental de percepción y exclusión activa de los sentimientos inducidos por otros”. La ecpatía no sería un término opuesto a la empatía sino una acción mental compensatoria de la empatía. 

¿Qué es ecpatía? Ejemplos

Esto que parece muy complejo, se comprende fácilmente con un ejemplo de ecpatía. Imaginemos una persona que trabaja cuidando personas con algún tipo de enfermedad. Resulta fácil intuir que la empatía sería la capacidad de ponernos en el lugar del otro, entender su sufrimiento, ser compasivos e intentar ayudar minimizando dicho sufrimiento en lo que esté en nuestra mano.

Pues bien, la empatía puede jugarnos una mala pasada y arrastrarnos en ese contagio emocional. Y es en ese momento en el que entra en juego la ecpatía como una serie de acciones mentales que contrarrestan ese contagio emocional y evita también que podamos ser manipulados.

Pero, ¿qué ocurre con los niños? ¿Cómo aparece esta capacidad a lo largo de los primeros años de vida?

 

Ayuda a tus hijos a conocer y regular sus emociones para formar una sana autoestima y relacionarse adecuadamente con su entorno con nuestro Seminario Online «Regulación Emocional»

 

Ecpatía infantil

Parece que los estudios nos llevan a pensar que la empatía aparece de manera natural en el desarrollo normal del ser humano. Las investigaciones sobre las neuronas espejo sugieren que en nuestro cerebro existe un tipo de neuronas especializadas en los procesos de imitación que serían la base de la empatía.

De ahí que, cuando un bebé llora en presencia de otro, el otro bebé suele llorar también. Así, la empatía se va desarrollando y perfeccionando desde el nacimiento influenciada también por el entorno en el que vivimos.

Sin embargo, la ecpatía, tal y como refiere Luis de Rivera, es una habilidad adquirida, aprendida. De hecho, es una herramienta utilizada en el ámbito de la psicoterapia dentro de la intervención en las simbiosis afectivas y en personas que sufren manipulación psicopática.

Nos detenemos en este punto para remarcar que la ecpatía no es en ningún caso egocentrismo ni egoísmo y tampoco indiferencia, desprecio o frialdad hacia el otro; sino algo así como un muro de contención de la empatía.

 

Ecpatía infantil: ¿Como es un niño ecpático?

 

La educación en ecpatía incluiría ser capaces de detectar los sentimientos de la otra persona e interpretarlos adecuadamente, es decir, asumir que son de la otra persona y no nuestros, de forma que podamos actuar libres de la influencia excesiva de los mismos.

Por tanto, ser ecpáticos consistiría en poder poner límites a la empatía para que esta no se convierta en un problema por exceso. Este hecho resulta muy interesante porque actuaría como un elemento equilibrador.  

Qué es la ecpatía infantil

Como decimos, el concepto surge en el contexto de la psicoterapia, pero parece que podría ser muy útil en la intervención con menores que sufren algún tipo de manipulación dentro del marco de una relación tóxica, por ejemplo, con alguno de sus progenitores. De este tema ya hablamos en un post anterior.

Parece fácil intuir lo valioso que pudiera llegar a ser el desarrollo de esta habilidad en niños y niñas que son utilizados como herramienta de manipulación de manera que fueran capaces de delimitar que el odio que uno de los progenitores intenta inculcar hacia el otro forma parte de los sentimientos de los progenitores y no de los suyos propios evitando que pudieran ser manipulados en este sentido.

 

Aprende a llevar a cabo un proceso de separación que dañe lo menos posible a los hijos en común con el Seminario Online «Nos separamos. ¿Y los niños?»

 

Bien es cierto que, en palabras del profesor Luis de Rivera, “existe la necesidad de ampliar el concepto y sus aplicaciones, una de las cuales podría ser el tratamiento de niños/as sometidos a relaciones tóxicas”.

Aunque aún hay camino e investigaciones por hacer, parece muy interesante la puerta que abre este nuevo concepto no solo en el campo de la psicoterapia sino también en el educativo, como forma de complementar las acciones que realizamos en la familia y la escuela para fomentar la empatía.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Psicología Infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Psicología Infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 mes de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube