¿Puede la dieta influir en el sexo del bebé?

Varios estudios relacionan la alimentación con la probabilidad de tener niño o niña, pero las evidencias científicas no son sólidas

Artículo publicado el 14 Dic 2021 - Este artículo ha sido revisado y actualizado con fecha 8 septiembre, 2023

El sexo del bebé viene determinado por los genes. Concretamente, por los pares de genes del espermatozoide que fecunda el óvulo. Pero, ¿puede hacer algo una pareja para determinar el sexo del bebé? Y, más concretamente, ¿existe relación entre la alimentación y el sexo del bebé?

¿Pueda la madre influir de algún modo comiendo determinados alimentos? Hay investigadores y autores que afirman que sí. Hoy vamos a repasar alguna de esas teorías.

La matrona del equipo de Criar Con Sentido Común, Sara Caamaño, asegura que la única forma a día de hoy de determinar el sexo (al margen del azar genético) es con reproducción asistida. Y en España, al igual que en Europa, la ley de reproducción asistida no permite la selección del sexo del bebé a no ser que sea por fines terapéuticos (por ejemplo, enfermedades hereditarias que solo afectan a un sexo concreto).

Si tienes dudas sobre la búsqueda de un bebé o sobre cualquier tema relacionado con la maternidad y la crianza, en la Tribu CSC, nuestro equipo de profesionales pueden asesorarte sobre este y otros temas de la salud materno-infantil y la crianza.

 

¿Puede nuestra dieta influir en el sexo del bebé?

 

¿Cómo se determina el sexo del bebé?

Los genes están agrupados en 23 pares de cromosomas (46 en total). Solo los óvulos y los espermatozoides poseen la mitad. Así, cuando se unen para crear vida se obtienen los 23 pares de cromosomas que formarán a un nuevo ser humano.

El óvulo siempre tiene el cromosoma X. El espermatozoide puede aportar el cromosoma X o Y. Por tanto, si la suma es XX, será niña. Si es XY, será niño. De este modo, es el espermatozoide el que determina el sexo del bebé. La probabilidad de tener niño o niña es principalmente un proceso aleatorio.

Sin embargo, los espermatozoides Y son más rápidos aunque sobreviven menos tiempo en el tracto genital femenino. Los X son más lentos pero muy resistentes y sobreviven más tiempo. De modo que, algunos expertos apunta a que se puede concebir un niño o una niña dependiendo de la ovulación en el momento del coito (método Shettles). Incluso una investigación japonesa apunta a que los propios padres podrían seleccionar espermatozoides mediante un compuesto químico para decidir niño o niña.

 

Te enseñamos las prácticas que pueden favorecer el embarazo y te damos la información necesaria para saber en qué momento es más probable conseguir la gestación en el Seminario Online “Buscando el embarazo”

 

Estudios y creencias hay de todo tipo. ¡Hay estudios que incluso relacionan el estrés de la madre con la mayor probabilidad de tener niñas! Sin embargo, la evidencia científica con respecto a la posibilidad de que la dieta de la madre incluya en la selección del sexo del bebé no es demasiado sólida. Hay estudios, sí, pero son limitados.

La alimentación y el sexo del bebé: dos estudios

En 2008 un estudio de la Universidad de Exeter y Oxford relacionó las dietas bajas en calorías o que se saltan el desayuno con la mayor probabilidad de tener niñas. O dicho de otro modo, si durante el proceso de búsqueda del bebé la madre no sigue ninguna dieta y su ingesta calórica es importante, es más probable que tenga un niño.

Según su autora, Fiona Mathews:

“Este estudio ayudaría a explicar por qué en los países desarrollados, donde muchas mujeres jóvenes optan por realizar dietas bajas en calorías, la proporción de nacimientos de varones está disminuyendo“.

Mathews explica que en las últimas cuatro décadas se ha ido produciendo una reducción “pequeña pero constante” de nacimientos de varones. Más allá de las bromas, el estudio se centró en 740 madres primerizas de Gran Bretaña. De ellas, el 56% de aquellas que más calorías consumían durante el momento de la concepción, tuvieron más varones. Frente al 45% del grupo de mamás con menor ingesta calórica.

 

¿Puede nuestra dieta influir en el sexo del bebé?

 

Por otro lado, las universidades de Delft y Maastricht (Países Bajos) también han estudiado la relación entre la alimentación de la madre y el sexo del bebé. El estudio se publicó en 2010 en la revista Reproductive BioMedicine Online. Las autoras apuntan a que una alimentación previa de la futura madre rica en frutas y verduras puede ayudar a la concepción de niñas.

En concreto se evaluó la realización de una dieta materna baja en sodio y alta en calcio, en combinación con el momento del coito mucho antes de la ovulación en 150 parejas. El objetivo: concebir una niña. El 80% de las mujeres que siguieron los patrones estipulados por los científicos logró tener una hija.

Teorías y métodos que relacionan alimentación y sexo del bebé

A día de hoy existen varios métodos que relacionan la alimentación y el sexo del bebé:

Método Stolkowski

La dieta, según la teoría del doctor francés Joseph Stolkowski, puede ayudar a la elección del sexo en el embrión. Según este autor, la alimentación influye en la formación de la membrana del óvulo, convirtiéndola más receptiva para los espermatozoides X o los Y. En su caso, analizó el caso de 500 mujeres en distintos países, con un grado del 80% de acierto.

 

El Seminario Online “Maternidad y Ciclo Menstrual” ofrece toda la información sobre el ciclo menstrual, los cambios que se producen y qué es la eco-menstruación, así como los beneficios que comporta y cómo hacer uso de la copa menstrual

 

Según este método, un dieta rica en sodio y potasio y pobre en calcio y magnesio prepara la membrana del óvulo para concebir un niño. Una dieta con mucho calcio y magnesio, pero baja en sodio y potasio, niña. El doctor Stolkowski recomienda seguir esta dieta dos meses antes de la fecundación. Eso sí, con supervisión médica. No se aconseja para personas con problemas de hipertensión.

Método Baretta

Adriana Baretta, bioquímica argentina, ha desarrollado un método basado en la influencia de la ingesta de minerales en la fecundación y en el ciclo menstrual. Su recomendación es iniciar la dieta tres meses antes de la concepción para que el cuerpo se prepare. Según su web, “las secreciones cervicales, modificadas por la dieta, aparecen como el factor más probable de selección espermática”.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Embarazo?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Embarazo y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

8 septiembre, 2023

0 comentarios en "¿Puede la dieta influir en el sexo del bebé?"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube