Camas elásticas y castillos hinchables: ¿Son seguros?

En la UE cada año se registran en urgencias unas 51.000 lesiones en menores de 14 años relacionadas con camas elásticas y se observa un incremento significativo de niños atendidos por lesiones producidas en castillos hinchables

Artículo publicado el 5 Ene 2022 - Este artículo ha sido revisado y actualizado con fecha 9 agosto, 2023

Cada año, miles de niños se divierten saltando en camas elásticas y castillos hinchables pero ¿son seguros? Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), los menores de 6 años son especialmente vulnerables a sufrir lesiones y heridas en las camas elásticas y los menores de 5 conforman el grupo de mayor riesgo de fracturas y esguinces en castillos hinchables.

De hecho, según la Guía de la Alianza Europea para la seguridad infantil, cada año en la UE se producen unas 51.000 lesiones en menores de 14 años producidas en camas elásticas, con gravedad suficiente como para acudir a urgencias.

Asimismo, en los últimos años también se ha observado un incremento significativo del número de niños y niñas atendidos de urgencia por lesiones producidas como consecuencia del uso de castillos hinchables (en EE. UU. se ha descrito una tasa de lesiones de 5,3/100 000 niños).

¿Por qué conllevan tanto riesgo estas atracciones infantiles? ¿Son seguros su instalación y uso? ¿Cómo se producen las lesiones? ¿Son consecuencia de una instalación inadecuada, del mal estado del producto o de un mal uso del mismo? ¿Son peligrosas las camas elásticas? ¿Debemos evitar que nuestros hijos jueguen en ellas? ¿Son peligrosos los castillos hinchables? ¿En qué debemos fijarnos antes de permitir su uso? ¿Podemos instalarlos en casa? ¿Qué recomendaciones de uso debemos transmitir a nuestros peques?

 

 

Peligros de las camas elásticas

Las lesiones infantiles registradas a consecuencia del uso de camas elásticas se produjeron por una colisión con otra persona o por una mala caída tras un salto. De hecho, aproximadamente el 75% de los accidentes ocurren cuando hay más de un niño utilizando la cama elástica al mismo tiempo.

Cabe señalar, que la mayoría de los accidentes se producen en camas elásticas instaladas en casa, por lo que se deduce que su uso individual y supervisado por monitores especializados tiene menor riesgo. Pero ¡ojo! porque la supervisión de un adulto minimiza el riesgo pero no garantiza la seguridad por el mero hecho de ser adulto: más de la mitad de las lesiones acontecidas en camas elásticas suceden con un adulto presente. No obstante, tal y como la AEP señala, está demostrado que la presencia de un observador entrenado sí que reduce considerablemente el riesgo de accidente.

Los datos recogidos por la Guía de la Alianza Europea para la seguridad infantil indican además que a menor peso, mayor probabilidad de resultar herido, lo que explica por qué los menores de 6 años son especialmente vulnerables a resultar lesionados en las camas elásticas.

 

 

En cuanto al tipo de lesión producida, la AEP indica que las lesiones pueden producirse en cualquier parte del cuerpo, siendo las de la cabeza y el cuello las más peligrosas.

Para evitar los peligros de las camas elásticas, antes de comprar o utilizar una cama elástica debemos comprobar que:

  • Cumple las normas europeas EN 913:2008 y EN 13219:2008 para equipos de gimnasia.
  • Ha de estar en un espacio despejado (lejos de vallas, mobiliario, árboles, paredes y otras áreas de juego), rodeada por una red de seguridad para evitar caídas y con los elementos metálicos acolchados (barras, ganchos, muelles, marcos de metal…). A ser posible, además, las almohadillas deben ser de un color distinto al de la cama elástica.
  • Ha de estar colocada sobre una superficie llana, blanda y que absorba los impactos (césped mullido, material acolchado, etc.).
  • Debemos comprobar que no hay agujeros en la cama elástica donde los dedos puedan quedar atascados, ni huecos que puedan hacer que los niños se pillen los dedos o la piel. Asimismo, antes de cada uso debemos comprobar su estado, para asegurarnos de que no hay roturas ni desgaste de materiales, que el marco y la red no están dañados, las almohadillas protectoras están correctamente colocadas y las abrazaderas cerradas.
  • El acceso debe ser a través de una puerta vallada que debe permanecer cerrada cuando el niño esté saltando dentro y seguir así cuando no se utilice la cama elástica o se ausente el adulto supervisor, para evitar que los peques accedan a ella sin supervisión. Además, no debemos colocar ninguna escalera de acceso a la cama elástica, ya que incrementa el riesgo de accidentes y damos oportunidad a los más peques a sentirse tentados a acceder sin supervisión. Es mejor prestar ayuda a los peques que lo requieran para subir a ella. Asimismo, no debemos permitir salir de la cama elástica de un salto.
  • La AEP recuerda que las camas elásticas no están recomendadas para bebés ni menores de 6 años, estos últimos solo pueden usar camas elásticas adecuadas a su edad, peso y estatura.
  • Los niños han de usar la cama elástica sin collares ni accesorios, evitando prendas que puedan hacer que se queden enganchados en algún lugar de la cama elástica o en su red de protección (tirantes, sudaderas a la cintura o con capucha, etc.), y de que no llevan ningún objeto punzante para que no se lastimen con él en caso de caída.
  • Los niños deben usarla por turnos. Puesto que la mayoría de las lesiones se produce por el uso conjunto de la cama elástica, lo mejor es no permitir que haya más de un niño en ella al mismo tiempo.
  • No permitir volteretas ni acrobacias, ya que la AEP advierte que en estos casos una mala caída puede causarles parálisis o fracturas de columna.
  • Supervisar siempre cuando los niños esté usando la cama elástica.

La AEP recuerda, además, que es importante que los niños conozcan las normas de uso que establezcamos e informarles de los riesgos que tiene no hacer un uso adecuado de la cama elástica.

 

Ayuda a tus hijos/as a interiorizar las normas y rutinas necesarias para que tengan un orden, y a establecer límites respetuosos sin gritos ni castigos, de forma que ellos y ellas los entiendan y respeten con el Curso Online “Límites con respeto”

 

Peligros de los castillos hinchables

Los castillos hinchables son una de las atracciones para niños más populares. Los podemos encontrar en ferias, festivales, parques de atracciones, cumpleaños infantiles, fiestas privadas, restaurantes family-friendly… A pesar de haberse registrado un aumento del número de lesiones infantiles atendidas en servicios de urgencias relacionadas con ellos, la AEP sostiene que si se usan siguiendo algunas pautas son atracciones en principio seguras.

En realidad, la falta de supervisión y el uso simultáneo por un número elevado de niños (sobre todo si son de distintas edades), son los principales factores de riesgo para que se produzcan los accidentes. En este caso, el principal mecanismo de lesión son las caídas y los choques entre niños de distinta edad y tamaño. Aunque la Guía de la Alianza Europea para la seguridad infantil considera que los desplazamientos de la atracción debido a un mal anclaje y las ráfagas de viento que pueden provocar que los niños salgan despedidos hacia afuera son factores a tener en cuenta por su potencial gravedad.

En cuanto al tipo de lesiones producidas en castillos hinchables, los últimos años se ha observado un incremento significativo del número de niños atendidos en los servicios de urgencias por ello. En concreto, las fracturas y esguinces son las lesiones que con mayor frecuencia se producen, siendo las primeras más habituales en menores de 5 años. Las siguientes en frecuencia son las contusiones, los hematomas y las quemaduras provocadas por el roce con la lona del castillo.

 

 

Las zonas del cuerpo más afectadas son las extremidades, tanto superiores como inferiores, seguidas del cuello y la cabeza. Las lesiones más graves registradas como consecuencia del uso de castillos hinchables son los traumatismos craneoencefálicos, aunque no son muy frecuentes.

Para evitar los peligros de los castillos hinchables y reducir al mínimo el riesgo de lesiones en ellos es importante seguir las indicaciones del fabricante, así como las propuestas hechas por distintos organismos:

  • Solo debe montar y desmontar el castillo personal cualificado y los amarres y anclajes deben ser fuertes y adecuados; estableciéndose al menos seis puntos de anclaje.
  • Se debe colocar sobre una superficie plana y sin elementos que sobresalgan (como piedras, rocas, palos, aspersores de agua, etc.). Asimismo, debe colocarse lejos de ramas de árboles y tendidos eléctricos y ha de respetarse un perímetro de seguridad alrededor del castillo de al menos un metro. Si se monta en interior, el castillo ha de estar lejos de paredes y varios metros por debajo del techo.
  • Debe contar con una superficie blanda a la entrada/salida del castillo y ha de estar siempre despejada.
  • Los niños han de subir al castillo sin zapatos, joyas, gafas, objetos punzantes, etc. y no deben usar la atracción mientras comen o beben.
  • No debe subir al castillo ningún tipo de mascota.
  • No se puede hacer volteretas, juegos bruscos, ni subirse o colgarse de las paredes y ha de comunicarse a los niños que se mantengan alejados de la entrada y de las paredes.
  • Se detendrá la actividad si el castillo comienza a perder aire o en caso de meteorología adversa (lluvia, viento…).

Por último, la AEP recuerda la importancia de que la actividad esté supervisada por un adulto responsable en todo momento , que comprobará el buen estado del castillo así como la seguridad de la instalación y su correcta utilización por parte de los niños, limitará el número de usuarios al estipulado por el fabricante y organizará sesiones por grupos de edad y peso.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Seguridad Infantil?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Seguridad Infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

2 comentarios en "Camas elásticas y castillos hinchables: ¿Son seguros?"

  1. Lo más importante es supervisar siempre! Y, aun así, no hay que olvidar que son niños, por lo que cualquier cosa puede pasar… En la comunión de una sobrina había un pequeño hinchable para los nenes y por una mala caída al saltar uno fracturó la pierna, y eso que no podía haber más control!

  2. Por favor, SIEMPRE cuando vayais a un restaurante con zona infantil comprobad el estado y seguridad de los juegos. En mi ciudad murió una nina pq el viento desplazó un castillo hinchable instalado en un restaurante, la niña salió disparada mientras los padres hacian el cafè a pocos metros… No quiero ni pensar la culpa de esos padres por no haber comprobado antes si el castillo cumplía la seguridad mínima (estar anclado), pero como iban ni a imaginarlo…. Ninguno de nosotros se lo plantea hasta que pasa cerca…. Gracias por el artículo…

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube