¿Por qué lloran los bebés al nacer?

El primer llanto del recién nacido obedece a razones fisiológicas y emocionales

Quizás hayáis visto en alguna película (sobre todo las basadas en épocas pasadas), en la que el médico pone boca abajo a un recién nacido y le da una palmada en el culo. Siempre me ha llamado la atención esta imagen tan chocante (que afortunadamente hoy no se produce). No me imagino a nadie ante su psicólogo o psicóloga explicándole que es incapaz de llorar y que este lo intente poner boca abajo para darle una palmada y conseguir que llore.

Lo cierto es que esa palmada (insisto, desfasada y fuera de lugar) se daba para que el recién nacido llorara. Ese primer llanto ayuda a limpiar las vías respiratorias de líquido amniótico y a que el bebé comience a respirar por sí mismo. No todos los bebés lloran, algunos solo suspiran o hacen algún otro gesto que puede ser perfectamente útil para esa primera respiración.

Existe también el factor, digamos, psicológico: un bebé llora porque el parto es un momento traumático para él; porque de la seguridad y placidez del interior del vientre de su madre, sale a un mundo inmenso, desconocido. Ese llanto no se calmará hasta que esté con su mamá, en su pecho, oliéndola y escuchando su voz. Veamos más detenidamente las circunstancias de ese primer llanto.

 

 

Liberar las vías respiratorias

Mientras el bebé está en el útero, la placenta es su vehículo para respirar. El oxígeno y el dióxido de carbono fluyen a través de la sangre en la placenta. Cuando nace, sus pulmones están llenos de fluidos y no están inflamados. Al pasar por el canal del parto, el pecho se les comprime un poco más, de modo que al salir de la madre, se descomprime y es ahí cuando da su primera bocanada de aire. En los casos en los que el meconio sea más espeso, los profesionales aspirarán la sustancia para que no se quede en la garganta y faciliten así la respiración.

El llanto ayuda a despejar los conductos y facilita la expulsión del líquido y el comienzo de la respiración autónoma. El recién nacido entreabre la glotis con un movimiento reflejo y por tanto automático e involuntario. No siempre llora. Puede sonar a una especie de jadeo o un suspiro. Imagina que estás buceando en la piscina y sales del agua cuando no puedes respirar más. Esa bocanada de aire es similar a la que dan ellos al nacer.

 

El parto natural favorece la transmisión de bacterias "buenas" al bebé

 

Tras esa primera respiración, se van sucediendo cambios en los pulmones y el aparato circulatorio del recién nacido, hasta que los pulmones se inflan y empiezan a trabajar por sí mismos, llevando el oxígeno al torrente sanguíneo y eliminando el dióxido de carbono en la exhalación.

El cordón umbilical sigue aportando oxígeno en los primeros momentos. También es habitual que los profesionales masajeen su espaldita para estimularle. Si en cinco minutos no consigue una respiración adecuada, entonces sí que habrá que practicarle algún tipo de reanimación.

¿Y si no llora para respirar?

No todos los bebés lloran al nacer y eso no tiene por qué indicar que algo vaya mal. Como digo algunos no lloran. Están exhaustos por el parto y, sin embargo, logran expulsar el líquido con otro gesto como un bostezo o un suspiro profundo. Le ocurre, por ejemplo, a los bebés nacidos por cesáreas; cuya salida es más «placentera» (por decirlo de alguna forma), y no experimentan la compresión en el canal de parto.

Es habitual que durante la primeras horas estos estornuden para seguir expulsando el líquido que no reabsorben. Si ese primer llanto, suspiro o bostezo no se produce, los profesionales que asisten el parto harán lo necesario para que el recién nacido comience a respirar por sí mismo. Ellos analizarán que vaya cogiendo buen color, respire y se mueva.

 

El parto natural favorece la transmisión de bacterias "buenas" al bebé

 

Lo que sí es probable es que lloren, no por la respuesta innata para respirar, sino porque necesitan a su madre. De hecho, los bebés que, por diferentes motivos, no son puestos inmediatamente con sus progenitoras; suelen llorar más y de manera más vigorosa. Estar con mamá es un buen estímulo para que se calmen e incluso les da el contexto relajado y seguro para una respiración efectiva.

Un nuevo mundo que da miedo

La otra razón por la que lloran los bebes al nacer tiene una explicación lógica: llegan a un mundo completamente desconocido tras pasar nueve meses plácidos dentro de su madre. Salen del cuerpo de esta, por lo general, tras verse constreñidos en un canal muy estrecho empujados y agarrados por unas manos desconocidas… Y se encuentran ante un mundo donde se ven deslumbrados… ¡Y abrumados por todos los estímulos que les rodean! ¿Quién no sentiría temor y lloraría ante un trauma así?

 

El parto natural favorece la transmisión de bacterias "buenas" al bebé

 

Ese primer llanto se calmará inmediatamente en cuanto tengan el primer contacto externo con su madre, cuando notan su tacto, su olor, su voz diciéndole cosas dulces. De hecho, estos tres elementos son piezas favorables para iniciar una relación positiva con apego y serán algunas de las formas más exitosas de calmar sus lágrimas en los próximos meses.

La importancia de ese primer llanto, y del resto, para el recién nacido

Al margen de las razones fisiológicas, el llanto en el recién nacido es importante porque es su primera vía de comunicación. Por desgracia es la única forma que tiene de hacernos de saber si está nervioso o tiene miedo, si tiene hambre, le duele la barriguita o simplemente necesita el cariño de su madre.

El sonido del llanto provoca en nosotros una respuesta inmediata, porque desencadena una reacción en nuestro cerebro que hace imposible que lo ignoremos. Nos atraerá más que cualquier otro sonido, incluso igual de fuerte o con la misma emoción.

 

 

Esto, como muchas otras cosas, se ha estudiado científicamente. Un informe del Centro Max Delbruck de Medicina Molecular de Berlín ha demostrado que respirar y llorar está entrelazado en los bebés porque las neuronas que se ponen en marcha con lo primero también lo hacen con lo segundo. Lo estudiaron en roedores y vieron que los bebés ratones que no conseguían respirar y llorar de forma vigorosa porque carecían del nódulo clave para hacerlo, eran ignorados por sus madres; aunque estas los vieran respirar débilmente.

No es un mito, pues, que el llanto es vital para el recién nacido y que, nos digan lo que nos digan, no hay que dejarnos llevar por esa frase que seguro oiremos de «déjalo llorar, que es bueno y se les ensanchan los pulmones». El primer llanto de nuestro bebé nos generará sentimientos encontrados pero principalmente nos dará felicidad, sobre todo cuando lo calmemos con nuestro amor infinito tras nacer.

 

Aprende a cuidar de tu bebé y a cuidarte tú tras el parto con el Seminario Online «Los días después del parto»

 

Con el paso de las semanas y los meses, ese llanto generará en nosotras otras sensaciones y podrá incrementar nuestro nerviosismo, sobre todo si no sabemos cómo calmarlo o creemos que lo hemos «intentado todo». Cada madre, cada padre, encontrará su forma «mágica de hacerlo». A veces no es fácil por lo que compartir experiencias con otras familias puede ser una buena forma de encaminarnos hacia la vía más rápida y feliz de calmar a nuestro hijo para que las lágrimas se conviertan en sonrisas.

 

Vistas totales 8,341 , Vistas hoy 6 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Bebé recién nacido?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Bebé recién nacido y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿Por qué lloran los bebés al nacer?"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share via
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube