Ecografías emocionales: 3D, 4D y 5D. ¿Qué las diferencia?

Aunque se ha demostrado que no provocan malformaciones, no hay investigaciones que aseguren que sean totalmente inocuas

Las denominadas ecografías emocionales nos permiten ver a nuestro bebé con una calidad de detalles impensable hasta hace unos años. No hace tanto que las ecografías eran algo muy excepcional, solo se hacían en el caso de sospecha de problemas durante la gestación. Hoy en día, como mínimo nos harán tres durante la gestación y una de ellas, al detalle, la denominada morfológica, en el ecuador del embarazo.

Ecografías diagnósticas y emocionales. ¿Qué las diferencia?

Las ecografías que nos hacen a lo largo del embarazo, tienen como objetivo anticiparse a problemas que puedan surgir, detectar anomalías e incluso, se ha llegado a operar a bebés en el útero gracias a las ecografías. Además de este tipo de ecografías diagnósticas, están las que denominados ecografías emocionales: las 3D, las 4D y las 5D.

 

 

Este tipo de ecografías que todos y todas ya hemos visto, seguramente, por embarazos de amigos y amigas, familiares, etc., cuentan con un realismo al detalle pero su objetivo es tener un recuerdo emocional, ver las manitas de nuestro/a bebé, sus piececitos y algo que nos hace especial ilusión: ¡saber el sexo de bebé! Normalmente, no tienen un carácter diagnóstico y se realizan en centros totalmente ajenos a centros sanitarios.

¿Cuál es la diferencia entre las opciones que se ofrecen? ¿Merece la pena hacerse este tipo de ecografías? ¿Son necesarias? ¿Pueden suponer algún tipo de prejuicio exponerse a este tipo de ecografías de forma continuada en la gestación? ¿Son inocuas? Vamos resolver todas tus dudas para que sepas cuál elegir en caso que decidas hacerte una de estas ecografías emocionales.

 

Prepárate para las pruebas y analíticas que se realizan durante el embarazo con el Seminario Online «Las pruebas médicas en el embarazo»

 

Ecografías 2D y 3D

Si hablamos de las ecografías que todos y todas conocemos, las que como decíamos, nos hacen normalmente en los centros sanitarios y tienen un objetivo diagnóstico, hablaríamos de ecografías 2D que muestran una imagen plana en blanco y negro.

 

 

Las ecografías 3D fueron las primeras en cobrar protagonismo superando a las habituales, allá por los años 90. En un principio, solo se utilizaban en las consultas ginecológicas y, poco a poco, se trasladaron a centros independientes con el objetivo de hacer las denominadas ecografías emocionales. Estas nuevas ecografías introducían la tercera dimensión, la profundidad y de ahí, su nombre.

Las ecografías 3D aumentaban, sustancialmente, la calidad de la imagen y la nitidez, lo que las hacía perfectas para ver con más detalles anomalías que pudieran detectarse en las ecografías habituales.

 

 

Se abría, además, una nueva forma de conocer a tu hijo o hija dentro del útero, pues ya no «jugabas a adivinar» qué era pie o qué era cabeza, sino que con este nuevo tipo de ecografías en tres dimensiones, ya se podía incluso sacar parecido a nuestro bebé antes incluso de nacer.

Yo me hice la ecografía 3D en 2011 de mi hijo mayor y cuando nació, comparé su carita de recién nacido con la que habíamos visto en la ecografía y el resultado era asombrosamente parecido. Eso sí, muchos bebés cambian mucho al cabo de los días, e incluso semanas, después de haber nacido.

 

 

Ecografías 4D

Si a las ecografías 3D le añadimos vídeo en tiempo real, entonces estamos hablando de las ecografías 4D. Permite ver al bebé en tiempo real, sus movimientos, en directo, con todo lujo de detalles. Una vez que hemos realizado estas ecografías, podemos guardar el vídeo en un pendrive y enseñárselo a nuestros hijos e hijas cuando sean más mayores.

 

 

Hace no muchos años, pensar que podíamos ver un vídeo de nuestro hijo o hija intraútero, era casi ciencia ficción… Hoy en día es muy fácil hacerse este tipo de ecografías (incluso las 5D de las que hablaremos a continuación), y guardarlas como uno de los primeros recuerdos de nuestra maternidad y paternidad.

Ecografía 5D

Las ecografías 5D son las más novedosas, pero ¿qué las hace diferentes? La principal novedad es la resolución de la imagen. Las 5D tienen una mayor resolución de imagen, esta es más nítida.

 

 

En ellas se percibe la tonalidad de piel, así como sombras que hacen aún más realista el vídeo y la imagen. Esto es gracias al software que mejora la calidad de la imagen suavizando las texturas, ajustando el color y creando sombras que permiten dar más realismo a la imagen.

¿Cuándo es el mejor momento para hacerse una ecografía emocional?

El mejor momento para hacerse cualquiera de estas ecografías emocionales es a partir de la semana 20, cuando el o la bebé ya están formados y se pueden distinguir con más detalle sus extremidades, su carita, gestos… y hasta la semana 32. A partir de la semana 32, el o la bebé es ya más grande, lo que dificulta poder verle con tanto detalle.

 

Crea un vínculo fuerte y sano con tu bebé que favorezca su desarrollo y vuestra unión con el Seminario Online «El desarrollo del vínculo afectivo»

 

Acudir a la ecografía: tips a tener en cuenta

Cuando acudamos a una ecografía, tanto si son las que nos hacen en los centros médicos con motivos diagnósticos, como si son las emocionales que nos hacemos por un tema más sentimental, hay una serie de consejos que son muy útiles:

  • No utilizar cremas, aceites o cualquier producto similar 48/72 horas antes de la ecografía. Puede interferir con el gel conductor que se utiliza en el momento de la ecografía.
  • Beber mínimo dos litros de agua ese día y los dos días anteriores. Ayuda a que la imagen sea más nítida
  • Utilizar ropa cómoda que podamos subirnos con facilidad a la hora de la prueba. Ya que vamos a estar tumbadas mínimo durante 30 minutos, lo ideal es estar cómodas.
  • Relajarse y disfrutar. ¡Es un momento que recordaremos durante toda la vida!

 

 

¿Son seguras?

Las ecografías que nos hacemos con motivos exclusivamente emocionales, por conservar un recuerdo… ¿Son inocuas? ¿Son totalmente seguras? ¿Cuántas es recomendable hacerse a lo largo del embarazo? Pues bien, nuestra experta matrona de la Tribu CSC, Esther Esteban, nos cuenta que, en principio, la evidencia científica nos dice que son inocuas y seguras.

Ahora bien, habría que hacer una diferenciación en cuanto al momento gestacional. No tiene mucho sentido hacerse un gran número de ecografías antes de la semana 12 de gestación, salvo que sea necesario por un motivo médico, pues sí es cierto que sabemos que las ondas del ultrasonido tienen calor y exponer al embrión a ese calor durante mucho tiempo podría resultar contraproducente (aunque no hay evidencia científica sobre ello, ya que por motivos obvios no sería ético hacer un estudio de estas características).

Además, hay que tener en cuenta que más ecografías antes de la semana 12 no cambia un pronóstico de la gestación. Esto quiere decir que si, poro ejemplo, lamentablemente tenemos que acudir a urgencias por un sangrado y nos comunican que existe un hematoma donde se está formando la placenta, el embrión está de tamaño adecuado, tiene latido… hacer otra ecografía a la siguiente semana no va a mejorar ni cambiar el pronóstico. Si el desarrollo del bebé continúa o no, no depende de la eco, ni siquiera de lo que haga la mamá… Aunque se ponga progesterona o se haga reposo, es la naturaleza la que al final se impone en este caso.

 

 

Cuando el embrión tienen una edad gestacional más avanzada, sí podríamos hablar de esa inocuidad. Pero ojo, que como decíamos, no se han hecho estudios sobre qué podría ocurrir si realizáramos un gran número de ecografías durante la gestación. Pensemos que son ultrasonidos que viajan por el líquido amniótico donde está nuestro/a bebé y se mueven dentro del mismo.

Por lo que sí, hay una evidencia de que son seguras, porque se ha demostrado que no provocan ningún tipo de malformaciones; pero del mismo modo, no se ha realizado ninguna investigación de que sean totalmente inocuas. La reflexión, nos cuenta Esther, sería:

¿Cuánto necesitamos realmente ver a nuestro/a bebé? o ¿Por qué tenemos esa necesidad en esta era tan digitalizada? ¿Puede este tipo de inmediatez digital hacernos olvidar la parte de sentimientos, del sentir, del confiar en nuestra propia naturaleza y comunicarte con tu bebé de una forma más «tradicional»?

Realmente este tipo de ecografías nos han dado mucha información de cómo se comporta el bebé dentro del útero. Sabemos, a través de ellas, que los bebés hacen succión y deglución antes de nacer, por ejemplo. Y esto es, sin duda, un aspecto positivo; pero a nivel diagnóstico, usualmente no aportan más información que las 2D.

 

 

Habría que encontrar, pues, cuál es el equilibrio entre la parte diagnóstica y la emocional. Confiar en que al final, la naturaleza es muy sabia y nos ha traído hasta aquí a lo largo de los siglos de la humanidad. Podemos hacer uso de las nuevas tecnologías, sin duda, pero no olvidando esa parte de contacto, sentimientos y confianza que tenemos al alcance de nosotras mismas.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Proceso de gestación?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Proceso de gestación y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Ecografías emocionales: 3D, 4D y 5D. ¿Qué las diferencia?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube