Todo lo que tienes que saber si te planteas donar o conservar las células de la sangre del cordón umbilical

El cordón umbilical es rico en células madre que destacan por ser capaces de auto-renovarse y de renovar cualquier tipo de células

Hasta hace 30 años el cordón umbilical tenía una función clara: conectar al feto con la placenta de la madre dentro del vientre y proporcionarle oxígeno y nutrientes durante la gestación (también eliminar los desechos de la sangre de bebé). Tras el parto, se tiraba. Sin embargo, la ciencia hoy avala que las células madre del cordón umbilical salvan vidas.

La donación del cordón umbilical salva vidas

En 1988 Matthew Farrow de 5 años se curó de una anemia aplásica gracias a la donación de células madres de la sangre del cordón umbilical de su hermana recién nacida. Se abrió entonces un camino imparable que ha permitido que 50.000 pacientes en el mundo hayan tenido una oportunidad de tratamiento de sus enfermedades gracias a la donación altruista de la sangre del cordón umbilical (SCU).

En España existe un Plan Nacional para la donación de SCU desde 2008, revisado en 2020. En él se exponen una serie de objetivos de aquí a 2025, entre los que destaca que se informe correctamente sobre la donación de sangre del cordón umbilical.

 

 

Porque donar SCU es un gesto altruista que puede salvar muchas vidas. Para hacerlo solo hay que tener más de 18 años y haber tenido un embarazo y parto normal (hay algunas excepciones). Pero no es la única opción. Se puede conservar la sangre y el tejido del cordón umbilical para su uso autólogo (es decir, para el posible uso de las células madres en el propio bebé si alguna vez las necesita).

Vamos a ver por qué es importante la sangre del cordón umbilical, qué hay que hacer y las diferencias entre la donación y la conservación en bancos privados.

La magia de las células madre

El cordón umbilical es rico en células madre que destacan por dos cualidades: son capaces de auto-renovarse produciendo más células madres; y originan células hijas que se convertirán en especializadas (glóbulos rojos, blancos y plaquetas). Es decir, son capaces de renovar cualquier tipo de células.

Su principal utilidad son los trasplantes en enfermos con patologías congénitas o adquiridas de la médula ósea, como leucemias agudas o crónicas. También se utilizan para tratar el cáncer, los trastornos sanguíneos o enfermedades metabólicas.

 

 

Son aplicables en 85 afecciones distintas que pueden aumentar porque se están realizando innumerables ensayos clínicos para estudiar la aplicación de estas células del cordón en otras patologías y trastornos. De hecho, muchas de las donaciones, según la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), no se llegan a utilizar para trasplantes pero «se está investigando su uso en terapia celular, medicina regenerativa, cicatrización de heridas y transfusión en niños prematuros«.

Según la Fundación Josep Carrera, la sangre del cordón umbilical tiene suficiente cantidad de células madre para poder realizar trasplantes hemotopoyéticos en niños, adolescentes y adultos de bajo peso. Pero es que, además, pueden emplearse con éxito en cualquier receptor aunque este no sea totalmente compatible con el donante. Al estar en bancos de SCU, son fácilmente localizables y están disponibles muy rápidamente.

¿Cómo y cuándo se hace?

La sangre del cordón umbilical se recoge después del nacimiento del bebé y de que se corte el cordón umbilical. Se realiza una punción del cordón mientras la placenta está todavía en el útero. La recogida de la sangre no supone ningún peligro para la madre o el hijo.

La sangre se envasará y se enviará a un banco se sangre de cordón umbilical, donde se almacenará para usarla a largo plazo. A la madre también se le extrae sangre que será analizada para descartar enfermedades infecciosas por transfusión, como la hepatitis B y C o el VIH.

 

 

Una vez en el banco de sangre de cordón, la muestra se somete a rigurosos controles para descartar que no cumple con los estándares de calidad. La que supera esos análisis se congela para su uso en trasplantes. La que no cumple con la normativa, se destruye o se usa para fines científicos.

En el primer caso la velocidad es importante porque debe estar criopreservada (en nitrógeno líquido) en un plazo de 48 horas (hasta 72 horas en el caso de donaciones dirigidas). Esa criopreservación se hace a una temperatura inferior a -150 grados.

¿Qué hay que hacer para donar la SCU?

Cuando una embarazada quiere donar su cordón umbilical debe dirigirse a los Bancos de Sangre de Cordón, donde se le informa del proceso. Hay que firmar un consentimiento informado. De hecho, este es un criterio de obligado cumplimiento: la mamá tiene que expresar libremente que quiere ser donante y firmar ese documento.

Ese documento se puede firmar en la propia maternidad donde se da a luz (fue mi caso). En España existen 6 bancos públicos de sangre de cordón umbilical: Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga, Santiago de Compostela y Valencia. Además, existe un listado de maternidades autorizadas para la extracción de la sangre del cordón umbilical.

 

 

Para la donación también es imprescindible entregar la historia clínica de la madre sobre las posibles enfermedades que puedan contraindicar el empleo de la SCU; análisis de sangre de la madre en el momento del parto (como ya he explicado antes); y un examen clínico del bebé al nacer (y opcionalmente a los tres meses). Todo se analizará y se informará a la madre de cualquier resultado. Si la sangre pasa todos los controles, entrará en la base de datos del banco y los datos se remitirán a la Red Española de Donantes de Médula Ósea (Redmo).

Hay que tener en cuenta, además, que la donación de SCU no se podrá realizar en los siguientes casos: si el parto se produce antes de las 37 semanas (para prevenir la anemia en niños prematuros se hace un clampaje del cordón umbilical para transferirle sangre extra del mismo y evitar así transfusiones posteriores); si es un parto gemelar o múltiple; o si la madre presenta alguna patología como placenta previa.

 

 

En el caso de la cesárea, también hay contraindicaciones, aunque la ONT recoge en su plan nacional (página 19) que se puede plantear con la placenta fuera del útero, siempre bajo el criterio y la responsabilidad de los profesionales.

El uso autólogo de la sangre del cordón umbilical

El uso autólogo hace referencia al almacenamiento de la sangre y el tejido del cordón umbilical para el propio bebé o algún miembro de la familia compatible (un hermano o hermana, por ejemplo). La red nacional de Bancos de Sangre de Cordón Umbilical en España está compuesto por 6 bancos públicos y dos privados. Hoy en día se puede contratar el almacenamiento de la SCU por una tarifa determinada (desde los 1.300 euros aproximadamente).

La sangre y el tejido se quedarán guardados durante los años pactados en el contrato por si el bebé lo necesita a lo largo de su vida. El principal argumento que se utiliza para esta vía es que la compatibilidad es del 100% con el propio niño y que la disponibilidad es inmediata. Hay muchos seguros privados que incluyen ya esta opción.

 

 

No obstante, hay que tener en cuenta que la legislación española establece que cualquier sangre almacenada en un banco público o privado en España puede ser utilizada para cualquier paciente que la pueda necesitar. La recogida, analíticas y todo el proceso de congelación y mantenimiento es sufragado por el Sistema Nacional de Salud.

En cualquier caso, se puede optar por un banco privado ubicado fuera del país. También hay que remarcar que algunas enfermedades genéticas de base infantil no se curan con estas células madre. Para un adulto, por otro lado, puede no ser suficiente la cantidad almacenada.

 

 

El Consejo de Europa, las principales sociedades científicas y la propia ONT desaconsejan la donación privada por su baja efectividad. Según la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) sobre el uso autólogo de la SCU:

Hoy en día la probabilidad de que una unidad de sangre de cordón sea utilizada para trasplante autólogo es muy baja y su utilización se ha limitado a patologías en pediatría (…). Actualmente no existe una evidencia clara de que estas células puedan ser utilizadas para la medicina regenerativa, o para tratar otras enfermedades en el futuro, pero hay varios ensayos clínicos iniciales para probar la eficacia de células autólogas para algunas indicaciones.

Dejar al bebé más tiempo con el cordón umbilical

Existe cierta controversia con el momento del pinzamiento del cordón umbilical. Si una vez que nace el bebé se deja que el cordón siga latiendo, sin cortarlo, se produce un intercambio de sangre de la placenta al bebé. Esto le dará al bebé hierro extra que podrá almacenar disminuyendo el riesgo de anemia ferropénica. Es beneficioso para los recién nacidos a término y prematuros.

 

posibles-patologias-embarazo
Aprende qué patologías pueden aparecer durante la gestación y cómo cuidarte si aparecen con el Seminario Online «Posibles patologías en el embarazo»

 

Hay organizaciones profesionales que lo recomiendan y, de hecho, la Organización Mundial de la Salud desaconseja el pinzamiento precoz del cordón umbilical. ¿Qué ocurre? Pues que si se recoge sangre del cordón antes de los 30 segundos del nacimiento (pinzamiento precoz), el volumen de concentración de células madre es mayor y eso beneficia la donación SCU. A los 60 segundos disminuye el volumen de estas.

La ONT, en cualquier caso, subraya que el momento del pinzamiento no debe ser nunca antes de los 60 segundos. Ante esta dicotomía, la Organización Nacional de Trasplantes se muestra partidaria de encontrar una fórmula «que no perjudique al recién nacido y a la vez permita la donación altruista de SCU con la obtención de unidades de calidad».

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Parto?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Parto y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

1 comentarios en "Todo lo que tienes que saber si te planteas donar o conservar las células de la sangre del cordón umbilical"

  1. Como Matrona estoy PERPLEJA de la desinformacion que dais en este acrtículo. Os habéis leido siquiera el documento de la ONT donde dejan claro el perjuicio que supone al bebe el pinzamiento precoz ? Estais manipulando a las mujeres a que donen la sangre de SU bebé. La sangre del cordón no existe. Este articulo es una sinvergonzada. Estudiad un poquito y dejad de hacer daño a los bebés.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2º Congreso de Crianza Respetuosa - APÚNTATE GRATIS
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube