¿Puede la vacuna de la DTP que reciben normalmente los niños proteger también contra la COVID 19?

Las primeras informaciones al respecto de la vacuna de la DTP son esperanzadoras, pero no hay que precipitarse

Una de las cosas buenas que nos está dejando esta pandemia son los enormes avances que se están haciendo en investigación y ciencia, y la vertiginosa rapidez con la que se conocen y comparten los descubrimientos. Como es el caso de las últimas noticias referentes a la vacuna de la DTP y la supuesta «inmunidad» de los niños al coronavirus.

La pandemia por Coronavirus obliga a buscar soluciones con rapidez

Nunca antes la comunicación entre científicos había sido tan fluida y tan desinteresada como está siendo ahora. Todo por conseguir el objetivo común de conocer mejor la enfermedad para poder combatirla con rapidez y eficacia.

Igualmente, todos los conocimientos que se van adquiriendo, los mecanismos de transmisión del virus, las medidas de protección más eficaces, las novedades en tratamientos o vacunas, se trasladan rápidamente a los medios generales, de forma que llegan a toda la población casi a la vez que a la comunidad científica.

 

 

Esto, que puede ser muy positivo, tiene también una parte negativa, ya que muchas veces se comunican a la población resultados que, en otras circunstancias, quedarían solo en manos de los científicos por ser resultados muy preliminares y que necesitan más investigaciones antes de darse por válidos.

Este exceso de información sin confirmación puede generar miedos infundados o falsas expectativas en la población, ávida de buenas noticias en esta pandemia que se nos está haciendo tan larga.

¿Por qué la Covid 19 afecta menos a los niños?

Una de estas noticias es la reciente comunicación de que una vacuna de las de toda la vida: la vacuna contra difteria, tétanos y tosferina que se administra a los niños y niñas de forma universal durante el primer año de vida, podría tener efecto protegiendo también contra el coronavirus.

Una noticia que, de confirmarse, podría suponer un gran avance; pero que es muy preliminar y precisa muchos estudios antes de poder decir que es una realidad.

 

¿Puede la vacuna de la DTP que reciben normalmente los niños proteger también contra la COVID 19?

 

Una de las primeras cosas que llamó la atención del nuevo coronavirus, el SARS COV 2, causante de la Covid 19, es que afectaba con mayor virulencia a las personas mayores, mientras que parecía respetar a los más pequeños. Los niños, que son el principal objetivo de la gran mayoría de los virus respiratorios, incluida la gripe, parecían estar protegidos de alguna forma natural frente a este virus.

 

Ocúpate para no preocuparte. Infórmate sobre cómo prevenir y actuar en caso de contagio con el Seminario Online «Coronavirus: todo lo que debes saber»

 

Tampoco parece que se comporten como grandes transmisores del coronavirus, como sí lo hacen con el virus de la gripe, por ejemplo. Todos los científicos se preguntan desde el inicio de la pandemia cuál es el motivo de esta baja afectación de los más pequeños, porque tal vez descubriendo la causa de esa aparente inmunidad natural, se podría conseguir alguna vacuna o tratamiento que consiguiera de alguna manera controlar la pandemia. 

Mucho se ha especulado respecto a esto… Que si los niños están expuestos a múltiples infecciones respiratorias que generarían una especie de inmunidad genérica contra cualquier virus respiratorio; que si alguna de estas infecciones infantiles está producidas por otros coronavirus menos agresivos, pero que inducen una inmunidad cruzada con el SARS COV2; que los niños tienen algún mecanismo de protección innato que se va perdiendo con el tiempo…

Pero ninguna de estas teorías ha podido ser confirmadas y seguimos sin saber por qué los niños se afectan menos.

Vacuna de la DTP, ¿podría ser la solución al coronavirus?

Una reciente investigación realizada en la Universidad Complutense de Madrid, afirma que la protección natural que parecen ostentar los niños, podría estar relacionada con la vacunación frente a difteria, tétanos y tosferina que se administra durante los primeros meses de vida. ¿Es posible que la solución sea tan fácil?

Los investigadores estudian en el laboratorio si los glóbulos blancos, que son capaces de reconocer distintos virus y bacterias habituales entre los niños, son capaces de reconocer también al coronavirus. Cuando pasamos una infección, habitualmente desarrollamos inmunidad, de modo que no volvemos a pasar la enfermedad, aunque tengamos un nuevo contacto con el germen, sea virus o bacteria.

 

Coronavirus: ¿Cómo son las pruebas PCR en los niños? ¿Pueden hacérselas sin mi permiso?

 

Esto sucede porque los glóbulos blancos han aprendido a reconocer proteínas del virus y fabrican una proteína específica que al unirse a la del virus la neutraliza e impide que produzca la enfermedad. Esas proteínas de los glóbulos blancos se unen a las proteínas del virus específico que las generó, pero también pueden unirse a otras proteínas de otros virus o bacterias. Es lo que se conoce como inmunidad cruzada.

No hace falta pasar los más de 100 tipos de rinovirus que causan el resfriado común para inmunizarse contra el resfriado. Una vez que hayamos pasado unos cuantos, la inmunidad cruzada nos protegerá del resto. 

Lo que analizan los investigadores de este estudio es si los glóbulos blancos, que protegen contra una serie de enfermedades frecuentes de los niños, protegen también contra el coronavirus mediante inmunidad cruzada. En concreto, estudian los glóbulos blancos que reconocen los rinovirus de los catarros, el virus respiratorio sincitial de la bronquiolitis, el virus de la gripe y varios tipos de herpes, así como los que generan protección contra virus y bacterias vacunales.

 

 

De todos estos, encuentran que los glóbulos blancos que se producen tras la vacuna de difteria, tétanos y tos ferina reaccionarían también identificando al SARS COV2. Esta vacuna se administra a los 2,4 y 11 meses con una dosis de refuerzo entre los 4 y los 6 años, lo que explicaría por qué los niños enferman menos por la Covid 19. 

Existe la esperanza, pero faltan resultados concluyentes

Aunque se trata de unos hallazgos muy esperanzadores, ya que supondría que tendríamos la tan ansiada vacuna al alcance de la mano, estos resultados deben tomarse con mucha precaución. Primero deben replicarse en otros laboratorios, por más investigadores.

Luego ver si verdaderamente se encuentran efectos reales en la población. ¿Hay mayor incidencia de coronavirus en poblaciones menos vacunadas? Esto es difícil de estudiar porque es una vacuna con una amplia distribución a nivel mundial.

Después se deberían hacer ensayos clínicos específicos de efectividad contra el SARS COV2. Serían más cortos que los de las nuevas vacunas, ya que no serían necesarias las fases iniciales para comprobar seguridad, pero igualmente son necesarios.

 

¿Puede la vacuna de la DTP que reciben normalmente los niños proteger también contra la COVID 19?

 

Y finalmente, si se comprueba su utilidad, habría que organizar una campaña masiva para vacunar a toda la población. Esto supondría cantidades enormes de vacunas que no es fácil de fabricar y distribuir.

En ocasiones ha habido problemas de disponibilidad de vacunas porque se requieren productos biológicos para su fabricación que precisan tiempo para su obtención y no se pueden acelerar los procesos.

Por todo lo anteriormente expuesto se concluye que, aunque son noticias muy buenas, no hay que echar campanas al vuelo y debemos seguir haciendo lo que sabemos que funciona: usar mascarillas, mantener las distancias y lavarse las manos con frecuencia, evitando las aglomeraciones y procurando pasar el mayor tiempo posible al aire libre.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud de los padres?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud de los padres y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

2 comentarios en "¿Puede la vacuna de la DTP que reciben normalmente los niños proteger también contra la COVID 19?"

  1. Esa vacuna, además de a los niños, también se les pone a las embarazadas, ¿no? Por lo que las mujeres que han dado a luz en estos años también estarían protegidas, de ser cierto este estudio claro…

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube