Consumo retira varios lotes de dos leches infantiles especiales por posible presencia de salmonella y cronobacter

Se trata de lotes de las leches infantiles especiales Similac Alimentum y Similac Elecare

La Comunidad de Madrid ha informado a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) de la posible presencia de las bacterias cronobacter sakazakii y salmonella Newport en dos leches infantiles especiales: Similac Alimentum y Simillac Elecare.

No consumirlos bajo ningún concepto

Ambas leches de fórmula infantiles son producidas en Estados Unidos y se distribuyen en farmacias y hospitales de toda España. AESAN advierte de la alerta y pide no consumir, aunque por el momento no se han notificado casos de afectados en nuestro país.

 

 

Según fuentes de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), la empresa comercializadora, Abott Laboratories, ha sido la primera en advertir el problema y proceder a retirar los productos y lotes afectados. En concreto son:

  • Similac Alimentum, formato de 400 gramos, fórmula para bebés de 0 a 12 meses:
    • Lote 25659Z261, fecha de caducidad 01/2023
    • Lote 28123Z261, fecha de caducidad 04/2023
    • Lote 30283Z262, fecha de caducidad 06/2023
    • Lote 31410Z204, fecha de caducidad 07/2023
    • Lote 33688Z201, fecha de caducidad 09/2023
  • Similac Elecare, formato de 400 gramos, fórmula para bebés de 0 a 12 meses::
    • Lote 25557Z203, fecha de caducidad 07/2022
    • Lote 30374Z202, fecha de caducidad 12/2022.

Se recomienda a las personas que hayan adquirido los productos afectados por la alerta que se abstengan de consumirlos y los devuelvan al punto de compra.

 

Alerta de salmonella y cronobacter en dos leches infantiles

 

La empresa informa que ha contactado con los almacenes de distribución, hospitales, centros de salud y servicios de farmacia de los hospitales que compran dichos productos para frenar su distribución y proceder a la devolución de las unidades que aún siguen en stock.

¿Cuál es el riesgo?

La salmonella newport es una toxiinfección que tiene un periodo de incubación de hasta 72 horas y puede causar gastroenteritis con fiebre, vómitos y diarrea. En el caso de los bebés se puede complicar ya que se deshidratan con facilidad.

Cronobacter sakazii es una bacteria que ya ha estado involucrada en otros brotes de intoxicaciones de leches infantiles y que evoluciona con síntomas inespecíficos, pero podría llegar a causar infecciones más graves en los bebés, septicemia, meningitis, bacteriemias y enterocolitis necrotizante. Según los centros de control de enfermedades (CDC) de EE.UU., aunque el riesgo de contagio por Cronobacter en bebés es bajo, cuando sucede la mortalidad es elevada.

Si se observa cualquier alteración en el bebé fuera de lo habitual, se recomienda llevarle a urgencias acompañando una foto del bote donde se lea la caducidad y el lote

 

Aprende a detectar cuándo una enfermedad empieza a ser grave, qué síntomas sirven de alerta en un bebé y cómo actuar cuando tu peque está enfermo/a con nuestro Seminario Online “¿Cuándo ir a urgencias?”

 

Aunque de momento no se han detectado en España casos asociados a esta alerta, la OCU recomienda a los padres de bebés y niños pequeños que hayan consumido dichos lotes estar atentos durante dos o tres días a síntomas raros en el bebé. 

Qué hacer 

La OCU informa en su página web de los pasos a seguir en caso de haber adquirido y/o consumido los lotes afectados por la alerta. 

  • Comprueba los lotes y, si están entre los afectados, deja de dárselo al bebé y llévalos al punto de compra.
  • Si el bebé ha consumido alguno de estos productos, observa al pequeño y en caso de notar cualquier alteración (fiebre elevada, aletargamiento, rigidez de nuca), acude al servicio de urgencias, si es posible llevando el bote o, en su defecto, una foto.

Cómo evitar la contaminación de biberones en casa

La contaminación en las fórmulas para bebé podría suceder en la misma fábrica, pero también en casa, una vez se abre el bote o durante la preparación del biberón, ya que la leche artificial en polvo no es estéril:

“La recomendación es que, siempre que sea posible y sobre todo si tienes un bebé prematuro o con bajo peso que no es amamantado, reciba leche artificial líquida; la que viene ya preparada. Esta leche sí es estéril y no puede contener Cronobacter, Salmonella ni ningún otro patógeno”, manifiesta Armando Bastida, enfermero de pediatría, CEO de CSC y miembro del equipo de profesionales de la Tribu CSC.

En el caso de las leches en polvo, la recomendación es hervir siempre el agua para el biberón incluso si esta es embotellada. En este sentido, las instrucciones que incluyen los fabricantes en las latas de leche en polvo no siempre son adecuadas, ya que la mayoría de estas indica hervir el agua a 40ºC, y a esta temperatura, si existe presencia de Cronobacter en el polvo, no se elimina.

 

Alerta de salmonella y cronobacter en dos leches infantiles

 

Los CDC, el NHS y la OMS hace años que explican que los biberones deben prepararse a 70ºC. Asimismo, lo recomendable a la hora de preparar el biberón del bebé es lavarnos las manos antes, lavar adecuadamente el biberón después de cada uso con agua y jabón (no hace falta esterilizarlo, pero no es aconsejable secarlo con trapos) y prepararlo en una superficie limpia.

“Hacemos llegar el agua a 100ºC para calcular el tiempo a partir de este momento. A esta temperatura no podemos echar el polvo porque se aglutinaría y endurecería, y además se activarían esporas bacterianas, así que hay que esperar entre 5 y 30 minutos para que el agua esté entre 90ºC y 70ºC”, añade Armando Bastida.

También es importante echar el polvo en la proporción adecuada (un cacito raso por cada 30 ml de agua), y agitar bien la mezcla. 

 

 

Asimismo, si se va a dar el biberón al bebé inmediatamente hay que enfriarlo. Para ello podemos ponerlo en contacto con agua muy fría y asegurarnos de que no quema antes de ofrecérselo. Se recomienda tirar los restos pasadas las dos horas a temperatura ambiente. En cambio, puede permanecer hasta 24 horas en la nevera y ser calentado al baño maría, en contacto con agua caliente o con un calienta-biberones siempre que no haya entrado en contacto con la saliva del bebé. Una vez “recalentado”, disponemos igualmente de dos horas para que el bebé lo consuma antes de tener que tirar los restos.

 

0 comentarios en "Consumo retira varios lotes de dos leches infantiles especiales por posible presencia de salmonella y cronobacter"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube